La obra de Lovecraft

Las historias y relatos sobre los mitos de Cthulhu son extensas, pero no todas fueron escritas por Lovecraft.
H.P. Lovecraft fue un escritor de cartas muy prolífico y trabajo reescribiendo libros de otros autores, que aunque mas conocidos en su época no tenían tanto talento para escribir como el.  Aunque fue Lovecraft el que inventó la mitología sobre Cthulhu y los primigenios fue después de su muerte cuando mas evolucionó su obra. El motivo es que la mayoría de los relatos sobre los mitos de Cthulhu no los escribió el, sino escritores  de su llamado "Circulo de Lovecraft", como Clark Ashton Smith y August Derleth, aunque fue este ultimo el mas prolífico de todos.
Pero mientras Lovecraft uso a primigenios y dioses alienigenas como parte de su hilo argumental, planteando una visión que 
todo lo humano, sus acciones, pensamientos y sentimientos no tenían ningún valor en la inmensidad del universo, y pocos o ninguno de los seres que en él existen reparan en la Humanidad, Derleth en cambio creo un panteón de dioses completo con una guerra entre los dioses viejos o "primigenios" y los nuevos o "arquetipicos", empleando un concepto de bien y mal que no existía en la obra original para ofrecer en sus partidas un sabor mas similar al de Lovecraft.
A parte del trasfondo incluido en los mitos, en las historias de Lovecraft se repiten varias constantes que detallaré a continuación para que los directores de juego de La llamada de Cthulhu puedan, si quieren, ambientarse y reproducir esos aspectos en sus historias.

· El Conocimiento prohibido.
Los protagonistas de las historias de Lovecraft siempre son conducidos a descubrir conicimientos incomprensibles para la razón de la naturaleza humana, también comienzan así muchas de sus historias. Generalmente, cuando ocurre tal cosa, la mente del protagonista queda destruida al ser incapaz de asimiliar esos conocimientos. Aquellos que se cruzan con manifestaciones "vivas" de lo incomprensible, se vuelven locos.
Aquellos personajes que intentan hacer uso de este conocimiento, son, invariablemente, condenados. Algunas veces su trabajo atrae la atención de seres malévolos; ocasionalmente, son aniquilados por monstruos de su creación.

· Influencias extraterrenas en la humanidad.
Los seres de los Mitos de Lovecraft a menudo se sirven de humanos. Cthulhu, por ejemplo, es venerado bajo distintos nombres por diferentes cultos alrededor del mundo, como los esquimales de Groenlandia  y los practicantes de vudú de Luisiana.
Los adoradores son usados por Lovecraft por motivos narrativos como ayuda en el hilo conductor de la historia. A veces intervienen de forma directa en la acción. La mayoría de los seres de Los Mitos son extremadamente poderosos como para ser derrotados por humanos, y su conocimiento directo significa, normalmente, que la víctima se vuelva loca. Cuando se llega a un acuerdo con ellos, Lovecraft necesita una forma de proveer una estructura dramática para construir el hilo tensor sin llevar la historia a un final prematuro. Los adoradores le ofrecen la forma de revelar información sobre sus "dioses" en pequeñas dosis, y haciendo posible para los protagonistas ganar batallas temporales.

· Culpa o maldiciones generacionales.
Otro tema recurrente en las historias de Lovecraft es la idea que los descendientes en una línea de sangre nunca pueden escapar de los crímenes cometidos por sus antepasados, si éstos han sido suficientemente atroces.
Un ejemplo de crimen que Lovecraft considera suficientemente atroz para esta clase de consecuencias es el canibalismo (El grabado de la casa y Las ratas en las paredes).

· Imposibilidad de escapar del Destino.
A menudo, en las historias de Lovecraft, el protagonista es incapaz de controlar sus propias acciones, o encuentra imposible cambiar el curso de los acontecimientos. Muchos de estos personajes escaparían del peligro si simplemente corrieran en dirección opuesta, aunque esta posibilidad nunca surge o es de alguna forma sometida por una entidad externa. Con frecuencia estos sujetos se encuentran bajo la influencia de algún ser malévolo u otros seres.

· La civilización amenazada.
Algunas historias  presentan una penosa lucha contra elementos bárbaros y primitivos, esta lucha es a nivel individual; la mayoría de sus protagonistas poseen una cultura y unos estudios elevados, pero se ven gradualmente corrompidos por una influencia maligna.
En estas historias, la "maldición" es normalmente hereditaria, o por cruzarse con seres no humanos (La sombra sobre innsmouth). La degeneración física y mental aparecen unidas. El tema de la "sangre corrompida", podría representar la preocupación de Lovecraft respecto la historia de su familia.
En otras historias, una sociedad al completo es amenazada por la barbarie. A veces, dicho barbarismo es representado por una amenaza externa, frecuentemente, tales historias involucran a una cultura civilizada que es gradualmente socavada por una clase baja marginal, sin educación ni derechos, que se halla influenciada por fuerzas inhumanas.

· Racismo
Un componente común y dramático en el trabajo de Lovecraft es asociar la virtud, el intelecto, una clase elevada, civilización, y racionalidad a la etnia anglosajona blanca, que a menudo contrapuso con el corrupto, intelectualmente inferior, incivilizado e irracional, que asoció con gente de clase baja, racialmente impura, y/o de raza no europea, de piel oscura, que frecuentemente eran los villanos en sus historias (La llamada de Cthulhu, Herbert West Reanimador).
Lovecraft también expresó en alguna ocasión creencias racistas y etnocéntricas en su cartas personales.
Hasta cierto punto, las ideas de Lovecraft referentes a la raza reflejaban actitudes comunes en esa época, y particularmente las leyes de segregación racial se hacían cumplir en la mayor parte del territorio estadounidense, muchos estados promulgaban leyes en contra del mestizaje, que también eran comunes en áreas no católicas en Europa. Un movimiento popular, dio como resultado a la restricción en la inmigración hacia los Estados Unidos, culminando en la  ley de inmigración de 1924, que ponía de manifiesto testimonios de expertos ante el congreso de Estados Unidos sobre la amenaza hacia la sociedad americana en la asimilación de “personas de baja cultura” del este y del sur de Europa.
Lovecraft era un Anglófilo confeso, y sostenía que la cultura inglesa era el pináculo comparativo de la civilización, y consideraba a los descendientes de los primeros ingleses en América como una rama de segunda clase, y todos los demás, por debajo de ellos. Su amor por la historia y la cultura inglesa se ve a menudo reflejada en su trabajo (como la nostalgia del Rey Kuranes por Inglaterra en La búsqueda onírica de la desconocida Kadath).

· Las mujeres
Las mujeres en la obra de Lovecraft escasean, y no son compasivas, comprensivas ni amables. Los pocos personajes femeninos en sus historias, - como Asenath White  en El ser en el Umbral y Lavinia Whateley en el Horror de Dunwich son, siempre, sirvientas de las fuerzas del mal. Sus historias están ausentes de romance y cuando aparece el amor, es normalmente de forma platónica (El arbol). Sus personajes viven en un mundo donde el sexo tiene connotaciones negativas. Si es reproductiva, suele dar nacimientos de seres deformados o no humanos (El horror de Dunwich).
Además, Lovecraft sostiene en una carta privada que la discriminación en contra de la mujer es una superstición oriental, de la cual los arios deberían liberarse.

· Riesgos de la ciencia.
Al llegar el siglo XX, la dependencia y confianza del ser humano respecto la ciencia fue aumentando significativamente, abriendo nuevos mundos y proporcionando herramientas mediante las cuales se puede comprender mucho mejor el mundo en el que se vive. Lovecraft aprovechaba los huecos y lagunas en el conocimiento del universo, y las convertía en tenebrosas ciénagas del horror. En la obra El color allende el espacio, se pone de manifiesto la incapacidad de la ciencia para comprender un meteorito, lo que lleva a un paroxismo demencial.
Lovecraft especula con la comodidad que proporciona la ciencia y el riesgo que supondría que se colapsara. Es más, en una época donde el ser humano veía la ciencia como algo sumamente poderoso e ilimitado, Lovecraft se dio cuenta de su potencial alternativo y sus tenebrosos resultados.

Entradas populares