Castillo de Falkenstein

La reseña de hoy, trata sobre un juego poco común y menos conocido. Si creíais que en todos los juegos de rol se usan fichas y dados, este es uno que rompe la regla.
El Castillo de Falkenstein fue editado en España a mediados de los años 90, por la editorial Martínez roca y nunca tuvo un gran éxito. Pero los que lo tenemos y lo hemos leído, es una joya como pocas se pueden encontrar, en un mundo de artimañas corporativas e intereses económicos, donde las reediciones de juegos superventas, están mas al dia que la calidad de los juegos.
Lo primero que nos encontramos al coger el libro, es un formato de tapa blanda donde aparece el típico castillo  de cuento de hadas de fondo. Delante, aparecen unos personajes curiosos, un elfo vestido como húsar enfrentándose a un soldado prusiano,un zepelín en el cielo y un tipo con levita y espada junto a unos enanos saliendo de la penumbra... La ilustración en si, no es ninguna maravilla. Podrían haber usado una mejor, pero la verdad es que resume bastante bien el contenido del juego. También hay que destacar, que en la época de la edición del juego, se cuidaba menos el aspecto gráfico de los juegos de rol.
De hecho, ese es un punto fuerte del libro, la calidad gráfica del mismo.
La primera mitad del libro está lleno de color e ilustraciones que sirven para ambientar el mundo del juego. Mas de la mitad de las paginas del libro, ciento veintitantas de doscientas veintidós, es una introducción a la ambientación de mano de Tom Olan,  un personaje que cuenta como se vió tele-transportado a un mundo mágico llamado Nueva Europa y que tiene bastantes paralelismos con nuestra Época Victoriana.
De mano de Tom,  el lector se entera de como es ese mundo paralelo, donde se pueden encontrar las cosas más peculiares que hay en Falkenstein, y que no hay en nuestro mundo. Las potencias mundiales enfrentadas, los dragones, los seres feericos paseando por las ciudades, las sociedades secretas de magos...
Un dato curioso, que no se si es error del autor del juego o se hizo a propósito es que, en el mapa de la pagina 30-31, donde muestra Europa, Valencia aparece tierra a dentro, sin costa mas bien donde debería situarse Zaragoza, ya que se encuentra justo en un cruce de caminos entre Barcelona, Madrid y San Sebastian.
El resto de libro, son las reglas del juego. De nuevo es Tom Olan quien nos las cuenta, en lo que el llama "El gran juego", aunque las reglas en este juego, es un termino abstracto, ya que apenas existen.

Una vez leído el libro te sorprenden varias cosas. Como he comentado al principio, no existe hoja de personaje. Los personajes se generan escribiendo un diario donde pones los aspectos más interesantes de tu vida, tu némesis, tus metas personales, cuáles son tus rasgos de personalidad, cómo actúas. En definitiva, creas un personaje sin realizar ni una sola tirada de dados.
Por otro lado, no se usan dados para resolver las acciones, en su lugar, se utilizan dos barajas de poker francés, una para las acciones y otra para la magia.  
Llama mucho la atención la riqueza de Falkenstein. Se puede encontrar prácticamente de todo: desde maquinas infernales, artefactos de vapor, magos, seres feericos, dragones… pero lo que llama realmente la atención es que la mayoría de los personajes de la literatura del siglo XIX en Falkenstein existen y son de carne y hueso: En una aventura podriamos encontrarnos Sherlock Holmes, el capitán Nemo, Fu-Manchu, Moriarty, Dr. Van Helsing...
Los magos se reúnen en Sociedades Secretas, están perseguidos y no son dados a desvelar sus secretos.También destaca su ingenio a la hora de tratar la revolución (o era) del vapor. Todo el juego gira en torno a él. Como realizar artefactos de vapor, inventos de lo más sofisticados, maquinas. Eso es el espíritu del juego.
Al no haber apenas reglas ni ficha tu eliges que quieres ser, en el libro hay algunos arquetipos que puedes tomar como ejemplo: soldado, genio del crimen, ladrón de guante blanco, diplomático, caballero, espía, o dama.
Coincido con otro comentarios que he leído por la red o comentado en persona, que Castillo de Falkenstein no es un juego aconsejable para jugadores de rol noveles o que quieran adentrarse en el mundillo del rol por primera vez. Es un juego para jugadores veteranos, que hayan evolucionado del los juegos mata- mata y disfruten con la narrativa.
En definitiva, en gran juego, que merece la pena jugar, si se disfruta de las partidas narrativas.

Entradas populares