Mutant Chronicles. La Colonia. Sesión 6.


La expedición colonizadora por fin llega al asteroide, una roca de aspecto inerte y helada, pero que mantiene un alo trasparente de lo que podria ser la antigua atmosfera de la terraformación del asteroide, hace mas de 1000 años.
De la nave Imperial abordada por la Legión oscura, han descubierto que eran agentes libres contratados por Imperial para descubrir una base Bauhauser  llamada "New Heimburg", aparte de contener una fuerte cifra de dinero, que el magistrado del grupo obligó a entregar a Lord Wanfranc para la Colonia.


Tras aterrizar, se extiende ante los colonizadores un paramo helado, como la tundra venusiana o marciana, con escasa vegetación y poca altura.
En el exterior, se puede respirar, pero la insuficiente concentración de oxigeno obliga a usar equipos especiales de respiración.
Contodo este va ha ser su nuevo hogar durante mucho tiempo, sino de por vida y este, parece darles la bienvenida, cuando de repente la oscuridad envolvente se transforma en una fantastico espectaculo de color al dejar pasar la luz entre los asteroides. Las plantas comienzan a florecer con pequeñas florecillas de llamativos colores, exoticos animales observan en la lejania a los nuevos visitantes. 


Tras varias semanas de duro trabajo formando la colonia, se organiza una expedición de trabajo a la que forman parte los personajes. La expedición consiste en instalar una serie de antenas repetidoras de señal en puntos clve del asteroide, para poder comunicarse desde cualquier punto de la roca.



El dia a dia resulta algo aburrido, pero es mejor que el duro trabajo de construccion que se lleva acabo en la colonia y mas inquietante... en la oscuridad, fuera de la protección de la nave colonizadora, se escuchan aullidos  ladridos, pisadas de animales y toda clase de ruidos animales que inquieta a los personajes.


Una de las noches, cuando ya casi estan instaladas todas las antenas, una jauria de animales similares a perros acecha el campamento de os PJs, los animales parecen querer algo de ellos...quizas que sean su cena... asustados e inquietos, el magistrado ordena trabajar a marchas forzadas hasta acabar con la instalación de la antena del lugar y marcharse.
Entre todos abaten a algunos de los animales, que parecen perder poco a poco el miedo a los visitantes. pero por fin acaban y tras recoger todo, marchan al destino de la ultima antena.
Ingenuos de los personajes, que dormitaban en el interior del GEV24 con triple remolque (sin armamento) que el viaje iba a ser calmado, durante el vieje, comienzan a escichar el sonidos de una especie de relincho pero con la fuerza de un trueno... poco a poco, el sonido se hace mas fuerte y frente a ellos, aparecen dos figuras con el aspecto de algo similar a un caballo, pero  el doble o mas grande que al ver al GEV lo embiste. Afortunadamente, la maestria al volante del conductor y la velocidad del GEV logran dejar a tras a la monstruosidad hasta casi llegar a su destino.


En ese punto y con el criterio de varios personajes en contra, el magistrado determina volver a la base, informar de los sucedido y volver con una unidad militar de refuerzo antes de volver descubren un monolito de varios metros de tamaño, compuesto de roca u hormigon centenario  algo mas adelante de ellos, en el que descubren algo compuesto de metal, una placa metalica, que tras limpiarla pueden ver una flecha direccional y un nombre "New Heimburg"...

Entradas populares