El problema de llamarse Dungeons & Dragons

Es curioso que, en ocasiones, la gente mantengamos nuestra mente tan poco abierta para ciertas cosas, como probar nuevos juegos de rol, o juegos viejos si estos tienen fama de no jugarse al estilo de roleo que estamos acostumbrados.
Yo soy el primero, ¡ojo!, ya que cuando alguien me dice de jugar a vampiro o a aquelarre (por ejemplo), siempre soy un poco reticente, o suelo negarme, ya que no he tenido buenas experiencias con esos juegos, o no han terminado de convencerme.

El Caso es, que Dungeons & Dragons, tiene fama de ser un juego mazmorrero, de reglas farragosas (herencia de 3ª edición), de mucho combate, poco roleo, sistema de reglas de juego de mesa tipo Descent, de poca capacidad de interacción, personajes que tienen al munchkear... podría seguir, pero creo que os haceis a la idea.




Como no me cansaré de repetir, que el rol lo hacen los jugadores (y en parte las aventuras), no las reglas.
A pesar que la Quinta edición de D&D tiende a salirse de todos los típicos tópicos arriba nombrados, y algunos mas, esa fama la sigue manteniendo y echa para atrás a muchos jugadores de probarlo, la posibilidad de disfrutar de un buen juego, y la diversión que ello conlleva.


Han sido cerca de media docena de personas, las que en el ultimo mes, no han querido apuntarse a mi partida de D&D, por motivo que D&D no les gusta. Y parece ser que, tampoco le van a dar una oportunidad, a pesar que la aventura no es nada típica, a pesar que las reglas son nuevas y muy roleras, a pesar que soy un DM atípico de D&D que no usa tableros, ni minis, ni nada de eso...

Creo que la quinta edición de D&D, lo va a tener mas difícil de lo que en un principio estimaba, ya que a los veteranos que les gustaba 3.5 no les va a gusta por la falta de esos tópicos; y aquellos veteranos que no les gustaba D&D, no lo van a probar por que D&D, sigue siendo para ellos el juego que por referencia incluye esos tópicos...

Create fama, y échate a dormir dicen...

Entradas populares