Desafío de los 30 días 2014: Día 2



Seguimos con las preguntas del desafío de los 30 días presentadas por kano en Su blog Trasgotauro. La pregunta de hoy es ¿Cual ha sido tu mejor sesión? ¿Por que?

Tras mas de veinte años jugando y masteando sesiones de rol, tendría que ser difícil rebuscar en la memoria y recordar cual ha sido tu mejor sesión, y de nuevo, la pregunta puede ser contestada en dos vertientes, como narrador y como jugador. Pero yo, como seguramente muchos, comencé a jugar de una manera, y he madurado y evolucionado en la manera que tengo de jugar y dirigir.
De hecho, fue hace unos 10 años, cuando entre en el foro de webvampiro y participé en alguno de los vivos que se realizaban en esa época, y verdaderamente pude contrastar formas de juego diferentes a mi grupo habitual (desde hacia muchos años), y formas de dirigir y rolear nuevas.

El caso es, que estas cosas hacen que busque entre recuerdos mas recientes, y no en sesiones de hace 20 años, que aunque me divertí muchísimo, no creo que hayan sido las mas memorables, o al menos, desde mi punto de vista actual, han perdido mucho de ese brillo como las veía cuando las jugué.



- Mejor sesión como jugador: Creo que sin lugar a dudas, y aunque mi interpretación fue breve, la partida como jugador mas memorable fue la dirigida por Voivoda de webvampiro durante el vivo que hicimos en Ubeda, el primero en que participe.
Allí Voivoda, recreó una de las primeras reuniones vampiricas para  formar la Camarilla. La partida no fue únicamente de "Vampiro", sino mas bien de "Mundo de tinieblas", ya que ademas de participar vampiros poderosisimos, como Xavier del Clan Grangrel, y otros vampiros de generación baja cuyo nombre no recuerdo, había otros jugadores con personajes de la inquisición, lupinos y no se si algún changeling...
Yo mismo llevé un personaje Garou, y junto con un compañero de manada, nos infiltramos en el castillo de un poderoso Ventrue "aliado" eventualmente con nuestra tribu de lupinos. En esta vez, no nos habían invitado a la reunión, cosa que a nuestro lider de tribu no le gustó y ademas, le hacia sospechar de sus intenciones, de modo que nos envió para ver que averiguábamos, ayudados eso si, con poderosos totem garous, para poder infiltrarnos siempre que no diéramos el cante demasiado (con un espíritu del tejón si no recuerdo mal).
El caso es que mientras mi compañero se dedicó a hablar con unos y otros, vampiros, inquisición, etc. yo me hice pasar por uno de los guardias que vigilaba el salón donde los Vampiros trataban de formar la Camarilla.
Allí, los vampiros manipulaban, mentían, trapicheaban, intrigaban unos contra otros, y yo desde mi sitio, y con mis sentidos auditivos agudizados, me enteraba de todo.
Pasado un tiempo, mi compañero fue descubierto (me enteré por cierto ritual que nos ligaba a el y a mi), y decidí actuar.

Transformado en Glabro (para poder regenerar dado el caso), y con un glaive a dos manos sujeto con una sola mano, me di a conocer entre los vampiros, y comencé a exponer todas las mentiras que unos y otros se estaban diciendo, rompiendo toda la paz y unidad que se había creado en ese parlamento, y los vampiros comenzaron a echarse la culpa unos a otros por lo que yo creí que ya estaba todo hecho. Pero no...
En ese momento, el señor del castillo, un poderoso Ventrue de generación bajisima, uso sus poderes de presencia para calmar la situación, y Xavier de los gangrel se adelantó para cogerme del cuello y tratar de interrogarme. Pero yo, cautamente, llamé a la umbra y me desvanecí.
Mientras los observaba desde la umbra, vi como los vampiros discutían entre si, y fijándome en la ficha (yo no tenia ni idea de hombres lobo), vi que tenia un poder para invocar a un espíritu del sol menor... y se me iluminaron los ojos... el caso es que realicé el ritual sin que los pobres vampiros supieran que ocurría, y en la estancia apareció un estallido solar que acabó con muchos de ellos, e hirió de gravedad a muchos otros...
Recuerdo la cara de impotencia y de irá en algunos de los jugadores, por que sin saberlo yo, allí estaban personajes de campañas de hace años, y sires de otros de sus personajes...
Con el tiempo, nos enteramos que mi personaje no podía invocar a ese espíritu desde la umbra, y supongo que Voivoda cambiaría las cosas, pero la sesión, se quedó grabada en mi memoria.


- Mejor sesión como narrador: Esta sesión tiene mucha menos historia, pero me siento orgullosa de ella.
En el club, habíamos acabado la campaña de Mutant Chronicles que estábamos jugando desde hacia tres años, y a mi se me estaban ocurriendo diversas y multiples ideas un poco especiales, pero apenas tenia jugadores por que el grupo que estaba masteando, se había roto por diferentes causas que no tenían nada que ver con la partida (uno se fue a estudiar a Alemania, una pareja rompió, otro comenzó a trabajar sábados por la noche...)
De modo que a la partida solo se apuntaron dos personas, Mi mujer y mi amigo Dani. El caso es, que tenia todo pensado en mi cabeza, pero no sabia que sistema usar (después de eso, descubrí EXO3464, que me habría venido de perlas), tan solo la ambientación y trama de la partida. No les hice ni ficha, tan solo les pedí que me dijeran ciertos rasgos de sus personajes, y me los describieran, el resto lo puse yo.
En la sesión, jugué con cada personaje (y jugador) por separado, sacándolos de la sala donde jugábamos para que el otro no supiera nada, era vital que sobretodo al principio, no supieran nada. Ambos personajes, despertaron de un largo sueño, pero en diferentes habitaciones, estaba oscuro, estabas desnudos, no tenían recuerdos, estaban cansados, apenas podían andar o moverse tras ser despertados bruscamente de un sueño muuuyy largo.


Lo primero que tuvieron que hacer, fue encender la luz de la habitación (cosa que aun les costó), descubrir quien eran (su ropa e identificaciones estaban debajo del soporte vital donde se habían despertado), y salir de la habitación... todo eso, sin saber siquiera a que juego estábamos jugando (ni yo mismo lo sabia). De hecho, para el sistema use una mezcla improvisada de Mutant chronicles y la llamada de Cthulhu. Improvisada mientras jugábamos claro.
La cuestión es que debía mantenerlos en suspense, descubriendoles poco a poco que es lo que estaba ocurriendo. Al cabo de unas dos horas, por fin se reunieron, pero tampoco sabían donde estaban, solo veían pasillos blancos con puertas donde no podían entrar (en su mayoría), una gran cavidad de una estación de descripción futurista con cientos de pisos de altura y que algunos de los soportes vitales de sus habitaciones, estaban dañados. Unos por causa accidental, pero otros, habían sido abiertos, y sus ocupantes devorados, como si fueran una lata de conservas...
Terminamos la sesión de 4 horas, con ambos personajes juntos, sin armas, y sin recordar bien quien eran, recorriendo los pasillos vacíos, escuchando ruidos y sin apenas información de lo que estaba ocurriendo o donde estaban, pero con muchas ganas de seguir la partida  y enterarse que estaba ocurriendo.
El suspense, la intriga, la tensión y las ganas con las que vi a mis jugadores en sus rostros, me hace pensar que es en la sesión donde he conseguido en mayor grado, realizar mi mejor trabajo como narrador.
La idea de la partida y trama, estaba basada o mejor dicho, tenia conceptos de la película  Pandorum, y los personajes se encontraban en una nave colonizadora del universo de Mutant Chronicles, justo en el momento que el primer sello de repulsión se había descubierto, volviendo loca a parte de la Inteligencia Artificial que controlaba parte de la nave, y convirtiendo a algunos de sus tripulantes en herejes, que estaban haciendo de las suyas.

Entradas populares