Desafío de los 30 días 2014: Día 9


¿Cual ha sido tu peor sesión? ¿Por que?

Supongo que mi peor sesión, debería ser una de las que peor lo he pasado, o alguna donde no conseguí que el grupo de jugadores entrará  en partida. Pero no es así exactamente, tengo dos en la cabeza, que no se decidir, cual fue peor...

La primera es una en la que dirigía Mutant Chronicles en unas jornadas de Interclubes Zaragoza.
Era una partida que había dirigido varias veces, por lo que la tenia muy rodada y sabia como exponerla y narrarla para que entraran en partida facilmente, y crear un ambiente en tensión. Mitad misterio, mitad acción, ya me entendéis.
El caso es que poco después de comenzar, una de las organizadoras del evento, Ainhoa, se me acerca con un niño pequeño de unos 11 años, y me dice que si puede entrar, y le digo que si, que no hay problema.
El caso es, que no se si fue por culpa mía, o el zagal no estaba interesado, o se pensaba que esto del rol era otra cosa... pero pasada media hora, el chico dijo que se aburría y se cambio de juego... creo que se puso a jugar a Jungle Speed o algo así.
La situación me dejo un mal sabor de boca que nunca he olvidado... aunque me ensñó, a que las primera sesiones, y mas para niños pequeños, son muy, muy importantes para enganchar a los jugadores de rol.

La otra partida, fue tambien en otra partida de Mutant Chronicles. Los jugadores estaban encantados con la idea de la partida, una especie de campaña a base de partidas individuales, con personajes similares a los de la serie FireFly, con su nave y todo. De hecho, comencé a hacer una maqueta de la nave a tamaño 28mm, para poder escenificar tácticamente situaciones de combate, si llegara a darse el caso...
El caso es, que en una de las sesiones, en la que debían saltar en paracaídas para infiltrarse en un laboratorio de investigación ultra-secreto,  cuando iban a saltar, uno de los personajes preguntó al grupo si sabían saltar en paracaídas, y como había un par que nunca lo habían hecho, decidieron aterrizar la avioneta fuera de la zona del laboratorio, y entrar a pie.
Fue todo normal, las descripciones de los ruidos de la selva, la oscuridad venusiana, movimientos extraños en el rio que limitaba parte del territorio, etc. Hasta que llegaron a una valla, con una puerta y una garita con dos guardias capitolinos... se pegaron 6 horas de partida, para cruzar la puerta ¡¡¡6 HORAS!!!,  desesperante, de verdad...

Esta entrada pertenece al Desafío de los 30 días propuesto por Kano de Trasgotauro

Entradas populares