Pueblos de la Tierra Media: Los Ainur I (Valar)

Aunque titulo la entrada con la etiqueta "Pueblos de la Tierra Media", los Ainur, por supuesto, no se pueden considerar un pueblo, cultura, ni siquiera raza de la Tierra Media, ni de Arda (el Reino), el planeta donde pertenece este continente. Los Ainur (los sagrados), son las primeras creaciones de Eru, a quien los elfos llaman Iluvatar, el Dios supremo de la cosmologia sagrada de este universo fantástico, el creador del planeta, y muchos de los seres que lo habitan. Un ente, similar al Dios Cristiano, Islámico o Judío, con poder similar, y forma de actuar similar.


En el principio Eru, el Único hizo a los Ainur de su pensamiento; Y ellos hicieron una Gran Música delante de el. En esta música empezó el mundo; por que Iluvatar hizo visible el canto de los Ainur, y ellos lo contemplaron como una luz en la Oscuridad.
Los Ainur, son espíritus de gran poder y fueron los responsables de la creación de Arda, la Tierra, que con el poder de Eru, se hizo material. Muchos de estos seres, se enamoraron o sintieron un vinculo especial con esta nueva creación, y descendieron hasta ella, para vivir por siempre en ese lugar.
Los Ainur, no tienen sexo, aunque sus caracteres y personalidades los diferencian de algún modo en femenino y masculino. No tienen forma física, aunque son capaces de tomar una apariencia o manifestarse de forma tangible antes otros seres.

En Arda, los elfos dividieron a estos seres en dos: Los Valar y los Maiar.
Aquellos que pertenecian a los Valar eran Manwë, Rey de los vientos; Varda, Reina de las Estrellas; Ulmo, Señor de las aguas; Nienna, la Plañidera; Aulë, el Herrero; Yavanna, Dadora de frutos; Oromë, Señor de los Bosques; Vana, la siempre joven; Mandos, Guardián de los muertos; Vairë, la tejedora; Lorien, Señor de los sueños; Estë, la Sanadora; Tulkas, el Campeón; Nessa, la Bailarina; y Melkor, el que se alza en el poder, mas tarde llamado Morgoth, el Enemigo Negro.
Entre estos, tambien se puede hacer dos distinciones, pues un grupo de ellos, tiene un considerable poder mayor que los otros. A este grupo, se les llama los Aratar (los ensalzados), y pertenecen a este grupo Manwë, Varda, Ulmo, Aulë, Yavanna, Mandos, Nienna, Oromë y Melkor.

Así mismo, muchos de los Ainur que surgieron del pensamiento de Eru, y que descendieron a habitar Arda, eran Maiar, pero únicamente unos pocos aparecen nombrados en la obra de Tolkien, y  de os que hablaré en otra entrada, para no extender en extremo esta, en la que a continuación, hablaré sobre los Valar, y las posibles formas de culto, que hombres y elfos podrían usar para su adoración.
Parte de la información que expondré a continuación,  esta sacada de el libro básico del juego de rol de la Tierra Media, y el suplemento de reglas del mismo, ya que en la obra de Tolkien, no aparece información en exceso sobre este tema, aparte de la descripción de cada uno de los poderes, y algunos de sus hechos.

Hay que tener en cuenta, que Eru y los Valar, son adorados por muchos pueblos bajo diferentes nombres, y formas de culto. Algunas gentes, adoran a ciertos Valar por encima del resto simplemente por que el Valar tiene influencias naturales significativas a nivel local. Por ejemplo, Ulmo, podría ser mas importante en un pueblo costero que Manwë, a pesar de ser el líder de los Valar.
Las practicas religiosas varían según el lugar y la cultura, pero las que se encuentran en el noroeste de la Tierra Media, son generalmente informales. La meditación individual, y las fiestas comunales más bien escasas, dominan la vida ritual de la religión. En otras partes de la Tierra Media, la religión puede estar mas organizada, formalizada y tratarse de manera mas estricta.


LOS ARATAR

Manwë:
Rey de Arda. Manwë Súlimo es el Señor del Aire, y con su esposa varda, gobierna toda Arda desde sus palacios de Ilmarin, en la cima de Taniquetil, la montaña mas alta del mundo. Su nombre significa "el Bueno", tambien se le conoce como Señor del Viento, por que su elemento es el aire puro, el viento, las tormentas y las nubes. Las aves y las águilas son sagradas para él.
Sus ojos y sus ropas son azules, y su cetro, esta hecho de zafiro. Manwë ve todo el mundo que se extiende bajo el cielo.
Los elfos Vanyar son sus preferidos por que son los más hábiles para la poesía, que es el gran deleite de este Vala.
Su culto, esta presente en todos los pueblos libres, pero mas extendido entre los Dunedain y los elfos, aunque de una manera restringida y personal.
En las tumbas y túmulos dunedain, se pueden encontrar simbologia que haga referencia a este Vala.
No es de extrañar que su culto este extendido, ya que siendo una figura regia, reyes y otros señores que gobiernan, mantendrán festividades al dios que representa el poder que ellos mismos poseen (en cuanto a mando y gobierno me refiero), y una manera de legitimar su posición. 


Varda:
Reina de la estrellas. La mas grande y hermosa entre los Valar y esposa de Manwë, habitando junto a el en sus palacios de Ilmarin. A menudo se la llama "Reina de la luz", por que la luz es su elemento. Ella fue la que hizo y volvió a iluminar las estrellas, la que encendió las lamparas de los Valar, recogió el rocío luminoso de los arboles de los Valar y quien colocó al Sol y la Luna en el cielo.
Varda, es la vala mas querida por los elfos por encima de cualquier otro quienes la suelen llamar Elbereth, y le dan muchos títulos, Tintallë, Elentari, Fanuilos, Blanca Nivea, Gilthoniel, y Señora de las estrellas.
El culto a esta Vala por parte de los elfos, debería recoger celebraciones, festividades y ceremonias, sobretodo de noche, cuando las estrellas iluminan el mundo, regocijándose de su luz y bendiciones a los primeros nacidos.
Los Dunedain tambien le muestran gran respeto, y es común que aparezca simbologia o representaciones de esta vala en las tumbas de esta cultura.


Ulmo:
Señor del Oceano, cuyo nombre significa "Señor de las aguas". Tiene poder en el ámbito del agua en general, desde ríos, lagos y mares, hasta nieblas y rocíos.
En las Edades de las Estrellas, fue Ulmo quien ayudó a los elfos a cruzar las aguas para llegar hasta Las Tierras Imperecederas, y a menudo, les enseño cosas sobre música y el mar.
Ulmo no se manifestaba a menudo, pero cuando lo hacia, solía hacerlo en la apariencia de un gigantesco Rey Marino que surgía de las aguas con un yelmo con cresta en olas, y una cota de malla de plata y esmeralda.

Su culto esta extendido, por cualquier lugar donde el agua tenga una un lugar importante en las vidas de sus habitantes, pero, incluso donde no lo es, Ulmo podría ser venerado, para evitar la escasez de lluvia o riego.
Los elfos Noldo y Sinda lo tienen en gran estima, ya que los ayudó cuando estos sintieron la llamada  de la retirada, con mas fuerza que los elfos silvanos, que decidieron quedarse en Endor ignorando la llamada de los Valar. Pero incluso, pueblos con costumbres crueles y oscuras como los habitantes de Umbar, o los descendientes de los supervivientes infieles de Numenor que habitan en regiones costeras, podrían adorar a Ulmo, realizando sacrificios para calmar su furia antes de salir al mar, en una degeneración del culto por sus oscuras costumbres. Y por supuesto, debería tener un lugar importante y permanente, en las regiones costeras de Gondor, y sus núcleos urbanos importantes como Dol Amroth y Pelargir.


Aulë:
Llamado "el Herrero", y conocido como "el hacedor de montañas". Este Vala, participó en la creación de Arda mas que ningún otro, hizo las lamparas de los Valar, y forjó los recipientes que contendrían al sol y la luna. Aulë es el maestro de todas las artes tecnicas y artesanas y creador de todos los metales y gemas.
Los enanos lo llaman "Mahal" (el hacedor), por que  fue el quien concibió y dio forma a su raza a partir de la tierra y la piedra.
También fue el quien enseño, antes que a los enanos, la forja y la talla de gemas a los elfos Noldor y por ello, su culto esta muy presente en ambas razas, aunque sobretodo en la de los enanos, por ser su creador.
No se conoce ningún tipo de culto, ni de jerarquía eclesiástica organizada, pero si alguno de los pueblos libres de la Tierra Media debiera de tenerlo, seria el de los enanos, por su forma de hacer las cosas, metódica y estructurada. En sus salones, las tallas con representaciones de Mahal debería de ser común, junto a las de Durin el Inmortal y el resto de padres de los enanos.

Yavanna:
Reina de la Tierra. Es la esposa de Aulë el Herrero y hermana mayor de Vana la Siempre Joven. Yavanna vigila el crecimiento de todos los seres vivos. Es alta como un ciprés, y siempre viste de verde; se la llama Yavanna Kementári, que significa "la Reina fructífera de la Tierra", y es la madre de la cosecha. Yavanna plantó todas las semillas de todas las plantas de Arda y creo los enormes bosques y pastos del mundo. Concibió a los protectores de los arboles llamados Ents, e hizo el árbol blanco de los Eldar en Tirion. Pero su mayor obra fue la creación de los incomparables Arboles de la luz, que durante veinte mil años, iluminaron las tierras de Valinor con su magnifico resplandor, y fueron sus poderes los que hicieron surgir la ultima flor y fruto de aquellos árboles que se convertirian en la Luna y el Sol.
Los enormes prados de Yavanna se encuentran en Valinor meridional, donde lindan con los bosques de Oromë. Sus jardines suministran las flores mágicas con las que se hace el néctar de los dioses, el miruvóre.
Me resulta muy curioso, que Yavanna no apareciera mencionada en las breves descripciones de los posibles cultos a los Valar, que se puede encontrar en el viejo manual de El Señor de los Anillos de JOC, siendo como es, la diosa de las cosechas. Al ser este uno de sus muchos ámbitos, debería ser adorada comúnmente por el campesino medio, pues la cosecha es la base de su sustento. La forma de su culto, como todo lo anterior, seria muy diverso e informal, a excepción de fiestas concretas en fechas señaladas que coincidan con la época de la cosecha, la siembra, etc. Algo similar a la fecha del 12 de Octubre y la festividad del Pilar (aun que es verdad que a la festividad del Pilar han convergido otros intereses y celebraciones, pero no quiero entrar en detalle, solo mostrarlo como referencia).



Mandos: 

Señor del Destino. Mandos es el nombre de la casa de los muertos, en las costas occidentales de Valinor, que da a las murallas de la noche. Aunque el verdadero nombre del guardián valariano de dicha casa es Námo, todos lo llaman Mandos, el Señor del Destino, que conoce el destino de todos.
Es el severo juez de los muertos, que solo una vez sintió compasión, cuando Lúthien cantó ante él.
Su esposa es Vairë, la Tejedora. Su hermano es Lórien, el Señor de los sueños, y su hermana es Nienna, la plañidera.

El culto a Mandos podría ser facilmente representado con entierros, o alguna figura encargada de atender a los difuntos y prepararlos para el mas allá. Esta figura, podría existir tanto en culturas humanas como en elficas, aunque el destino de hombres y elfos esta separado.
También es posible, que dentro de la raza de los hombres, entre los descendientes de los habitantes de Numenor el culto tenga mayor importancia, ya que los numeroneanos, rindieron culto a sus propios reyes cuando se relevaron contra Eru y los Valar, y la importancia del culto a los muertos y antepasados, cobró mayor importancia. Corsarios y numeroneanos negros y dunedain podrían haber extendido esta forma de culto allá donde se establecieron, como Gondor, Umbar o Harad.

Nienna:
Llamada la Plañidera. La principal ocupación de Nienna es el luto, que es lo que significa su nombre. Es hermana de Lórien y mandos. Vive sola en el oeste de Valinor, donde sus mansiones miran al mar y las Murallas de la Noche.
Sus lagrimas tienen poder curativo, y llenan a los demás de esperanza.
Tal como esta descrita esta vala, no creo que su culto estuviera extendido ni organizado en ninguna cultura (si no es mediante excepciones), pero estaría en boca de todo el mundo, como si una santa católica se tratara, ya que todas las razas sin excepción, pierden algún ser querido y todos necesitan consuelo y esperanza.


Oromë:
Llamado "El cazador". Es un espíritu Ainur que descendió de los palacios intemporales a Arda durante las Edades de la Oscuridad.
Oromë gustaba de montar en su caballo blanco, "Nahar", y cabalgar por los bosques de la Tierra Media.
El nombre de Oromë significa "soplador del cuerno" y el sonido de su cuerno "Valaróma" aterrorizaba a los servidores de las oscuridad.
Su hermana es Nessa la bailarina, y su esposa Vána, la siempre joven.
Oromë fue el primero de los Valar que descubrió a los elfos y quien los invitó a ir a Eldamar. Vive en los bosques de Oromë, al sur de Valinor, lindando con los prados de Yavanna.
Los Sindar lo llaman Araw y los hombres Béma, siendo este un vala muy querido entre los hombres comunes, y de bajo linaje. Una especie de Thor de la cultura vikinga, como si fuera el patrón o protector de los hombres medios.

Los elfos silvanos y aquellos hombres que viven en los bosques o en sus lindes (como beornidas u hombres del bosque) lo tienen en gran estima por sus hazañas en la caza.
No seria raro escuchar plegarias o ver ofrendas a Béma o Araw antes de partir de caza, o si te encuentras dificultades en un bosque o lugar salvaje.
Creo que el culto a Oromë, aunque quizás sin una organización formal, o una figura que lo representara, estará presente en ceremonias y en forma de plegarias, juramentos, bendiciones, etc en la vida diaria de muchos pueblos, sobretodo en los linajes bajos, del que parece que es su protector.

Melkor:
Su nombre significa el que se alza en el poder, pero es conocido como El Señor de la Tinieblas, ya que cuando era un espíritu Ainur, estaba lleno de orgullo y llevo a la discordia la Gran música, y la Visión.
En Arda, hizo de las tinieblas y el frío su reino. Durante la formación de Arda, frustró su creación de modo que se convirtió en algo mancillado e imperfecto. Y mientras el resto de los Valar se entregaban en la construcción de su reino en Almaren, Melkor pervirtió a muchos espíritus menores Maiar. Los llevó al norte de la Tierra Media y construyó sus reinos rivales de Utummo y Angband.

En Arda Melkor declaró cinco veces la guerra contra los Valar, arrasó Almaren y destruyó las Grandes Lamparas y los Arboles de la luz, por lo que desde ese momento, fue llamado por los elfos Morgoth que significa El enemigo oscuro del mundo.
Al principio, Melkor podía presentarse tanto con aspecto hermoso como horrible, pero, tras la destrucción de los arboles, siempre asumió su forma horrible. 

Alto como una torre, Morgoth llevaba una corona de hierro y una armadura negra, tambien portaba una enorme maza llamada Grond, el martillo de los mundos subterráneos, y un enorme escudo negro.
El fuego de la malicia ardía en sus ojos, y tenia el rostro deforme y marcado por cicatrices y las manos por enormes quemaduras producidas por el fuego de los Silmarils. 
Pero en la Guerra de la Ira, todo el poder de Melkor fue destruido y fue el único Vala expulsado de las Esferas del Mundo para habitar eternamente en el vacío.
El culto a Morgoth (ya nunca mas Melkor) estuvo muy extendido en el pasado, tanto orcos, trolls, humanos malvados y poderosos espíritu menores Maia lo adoraron.
Es posible que su culto fuera organizado, incluso entre pueblos como los orcos, ya que la adoración no seria libre, sino impuesta, y se asentaría en el terror, que es lo único que muchas de esas criaturas entienden. Figuras con una posición jerárquica, realizarían ceremonias y sacrificios de sangre en honor a su señor, y para calmar su ira.

Tras la primera Edad, cuando Morgoth fue derrotado, y mas aún cuando Sauron se convirtió en el Señor Oscuro, es muy probable que su culto menguara, y que en la actualidad, tan solo cultos aislados, o seres de gran poder, lo adoren. En su lugar, el culto a Sauron y la oscuridad resulta extendido entre las criaturas que anteriormente adoraron a Morgtoh. 



Entradas populares