Hoard of the dragon Queen (Sesión 2)

Volvemos a la carga con la campaña de Tyranny of Dragons. El domingo pasado continuamos el primer capítulo de la campaña, y asenté las bases para continuar con el segundo capítulo.

Me sentí mas libre y suelto que con la primera parte del capítulo, con mas narración, mas interacción, mas libertad de roleo, etc. La primera parte, tuvo excesivo combate a causa de los fallos en las tiradas de sigilo cada vez que se movían por el pueblo incendiado, que hizo que la sesión anterior se hiciera mas lenta, y con exceso de combate. Eso al menos, aunque no nos gustara, hizo ver a los personajes que moverse por un pueblo en pleno ataque, es algo muy peligroso.

Para mejorar la narración y atmósfera de la sesión, introduje mas escenas de interacción con varios PNJ (uno de ellos inventado),  interrogatorios, creé escenas de peligro sin combate, mezclando eventos y dejando a los personajes que llevaran la iniciativa (aunque estos siempre intentan que los PNJ solucionen los problemas), y por ultimo, voy ofreciendo la información necesaria a cuenta gotas, para mantener cierta tensión, interés e intriga en los jugadores.
Una de las cosas que peor tiene esta campaña, es que la información que reciben los PJ durante la aventura la obtienen demasiado pronto. Eso, y que Wizards of the Coast para crear expectativas e interés en la aventura, mencionó cierta información creando spoiler innecesarios continuamente. Los que seguíamos con interés todo el tema de la liga de D&D, ya sabíamos donde iba a desembocar la aventura, y eso es algo, que pretendo corregir en la aventura que dirijo.  


La sesión anterior terminó con los personajes bastante heridos, con muchos espacios de conjuros gastados y pensando en realizar un descanso corto, pero no se lo iba a poner tan fácil...

ATENCIÓN, LA DESCRIPCIÓN DE LAS SIGUIENTES ESCENAS, CONTIENEN ESPOILER DE LA AVENTURA, SI VAS A JUGAR COMO JUGADOR, Y NO COMO DM, NO SIGAS LEYENDO.




Con un prisionero y varias decenas de personas salvadas del templo de Khauntea, los PJ sentían que habían hecho bien, se sentían heroes de nuevo... y entonces recordaron a los muertos que habían caído durante la escapada del templo debido a la poca sutileza que habían tenido...

Decidieron entonces, hacerse cargo del interrogatorio del prisionero. Ya no era que alguien les hubiera pedido información. Si no que sentían que querían saber quien estaba atacando. Saber quien eran sus enemigos... y eso estaba bien.

Tras pedir permiso al gobernador Tarbaw Nighthill para interrogar al prisionero, les cedió una pequeña sala casi diáfana en el interior de la torre del homenaje, y despertaron al prisionero.
El pobre desgraciado era un simple mercenario contratado por los atacantes llamado Harris, y que a pesar de su condición de prisionero, conservaba un extraño buen humor, soltando bravuconadas contra Thorek y Malcer.
El grupo intentó usar el recurso de "poli bueno y poli malo", pero la lengua afilada del prisionero hizo perder la paciencia del enano guerrero y el hechicero que hacían de "polis buenos", golpeándolo varias veces. Al final, la experiencia como mercenario de Gustag y la labia de Sandor, consiguieron hacer hablar al prisionero a cambio de no matarlo y liberarlo. A pesar de todo, la información que Harris les ofreció no era abundante pero era mejor que la ignorancia en la que se encontraban. Tras el interrogatorio, supieron que el ejercito atacante pertenecía al Culto del Dragón, una especie de secta que cree que el destino del mundo es ser dominado por Dragones muertos vivientes, y se dedican a adorar a dragones y convertirlos en dracoliches. 
El ejercito estaba formado por una gran fuerza de Kobolds, apoyados por mercenarios como Harris, los propios miembros del culto, algunas criaturas cuadrupedas reptilianas y liderado por alguien llamado Valon Mondath, que daba ordenes de saquear Geenest.
Al escuchar ese nombre, Freckless la pequeña pícara del grupo soltó una exclamación. Ese nombre, Valon Mondtah, pertenecía al hermano del dueño del circo al que pertenecía antes de llegar a Puerta de Baldur ¿que hacia ahí? ¿por que estaba liderando un ejercito?

En el exterior de la torre, mientras los personajes procedían al interrogatorio, la batalla comenzaba. El culto del dragón había construido un ariete improvisado, e intentaba destruir el portón de acceso a la fortaleza. A su vez, para evitar que los arqueros de las almenas amenazaran a quienes estaban intentado derribar la puerta , el gran dragón azul atacaba desde las alturas barriendo con todo su poder las almenas.
Un gran estallido retumba en el interior de la fortaleza atrayendo la atención de los aventureros. Al salir al exterior, todavia heridos, sin descansar, con mas preguntas que respuestas tras el interrogatorio, advierten el retumbar del ariete contra la gran puerta reforzada de entrada, y ven como la gran figura del dragón azul desciende desde las alturas atacado con su aliento eléctrico, y matando a varios arqueros...

En el interior de la liza de la fortaleza (la zona entre la muralla y la torre del homenaje), tan solo permanecen unos pocos guerreros formando con sus lanzas frente a la puerta de acceso, atentos para cuando el portón ceda antes el enemigo.
Los refugiados de la ciudad, han sido llevados al interior de la torre del homenaje, o se protegen en otros lugares de la fortaleza, como los establos, o bajo la pasarela de la guardia.

Y en las almenas, la escasa guardia del bastión, trata de abatir al gran dragón azul con andanadas de flechas.
Los aventureros actuan rápido. Malcer acompaña a un lugar seguro a los últimos aldeanos desprotegidos. Mientras, el resto del grupo suben con celeridad a las almenas para combatir contra la bestia alada. El terrible rugido de la bestia atemoriza a Thorek y Gustag, que a pesar de su miedo sacan su arco y ballesta y tratan de alcanzar al dragón al mismo tiempo que Sandor y Freckless miran a los ojos de la muerte y  con determinación hieren a su objetivo.
El dragón advierte a los aventureros tras su ataque, e ignorando a los arqueros ataca a Sandor que esquiva el poderoso mordisco de la bestia, pero no el golpe realizado con la cola tras la arremetida que derriba al mago.
Acto seguido, la enorme bestia azul realiza una nueva carga contra el adivino que por dos veces lo había herido con sus proyectiles mágicos, pero es la pequeña Freckless quien aprovechando que el dragón se a aproximado al cuerpo a cuerpo, hunde  la hoja de su espada corta en un lateral de la criatura causándole suficiente dolor como para que se piense seguir combatiendo.



Pero el peligro no acaba ahí, y mientras observan aliviados como la enorme figura del dragón se aleja, un enorme crujido los trae de nuevo a la realidad, y observan como las primeras tropas del culto del dragó, ha logrado romper la puerta lo suficiente como para que algunas tropas pasen, detenidas por el momento por los pocos guerreros en formación que, liderados por Escobert el Rojo les hacen frente.

De nuevo, los personajes hacen aparición. Malcer, el mas cercano del enfrentamiento se acerca a Escobert que le indica que reparen el rastrillo destrozado por el enemigo, y que si no tienen conjuros para hacerlo, que busquen al gobernador que tiene algunos pergaminos que podrían servir.
Coordinados como un grupo que se conoce perfectamente, mientras el grueso del grupo refuerza la linea de defensa frente al enemigo, Malcer corre a buscar esos pergaminos. Cuando llega, observa lo difícil de la situación y la manera de cruzar la linea enemiga para llegar hasta el rastrillo, pero casi sin pensarlo lanza un conjuro que deja dormidos a los enemigos de uno de los flancos, y el grupo entero aprovecha para cruzar la linea y llegar hasta el rastrillo.

Tras varios duros combates con los enemigos que todavia intentan cruzar la destrozada puerta, los dos arcanos del grupo consiguen lanzar los hechizos de reparar de los pergaminos y arreglar lo suficiente la puerta para que los atacantes, desistan en su empeño de seguir asaltando la fortaleza.
En la batalla, han muerto valiosos miembros de la guarnición, y muchos enemigos, pero se ha conseguido evitar la masacre  en la que se podía haber convertido el asalto y hacer algunos prisioneros.


Desde las almenas, los defensores ven como el enemigo se reagrupa y espera, y los aventureros, aprovechan para realizar un merecido descanso.
Mientras se sientan y descalzan sus doloridos pies, llega hasta ellos una música familiar, que los transporta hasta las cálidas y seguras tabernas de Puerta de Baldur. Casi pueden saborear la cerveza en sus paladares, y ver al artista que hace sonar la triste y agradable melodía... hasta que buscando entre los refugiados, logran ver quien esta tocando una lira en el centro de decenas de refugiados que buscan un ápice de sus vidas diarias en el caso del día.



La melena pelirroja cayendo en cascada sobre el rostro de Llamarada era inconfundible entre los aldeanos, su voz elevándose entre los murmullos, y los retorcidos cuernos de Tiefling sobresaliendo de su cabello. Pero el demoniaco aspecto de la bardo, no parecía intimidar a su publico, si no todo lo contrario, y su encuentro con ella una hermosa alegría.
Llamarada es una vieja conocida de los días en que los aventureros vivieron sus aventuras en puerta de Baldur. Llamarada les narró el ataque del culto desde el inicio, y para sorpresa de los personajes, conocía a Leosin Erlanthar a quien los personajes buscaban confirmando su sospecha que había estado en el lugar.

Tras el inesperado encuentro con la bardo, decidieron interrogar a otro de los prisioneros apresados en el ultimo combate. Los kobolds eran poco fiables en la información que podían dar, seguro que no eran nada mas que carne de cañón, pero entre los prisioneros, había uno especial, protegido con una buena armadura y una hoja de buena fabricación. Pero del interrogatorio, poco pudieron sacar, al contrario que con harry, este hombre no era un mercenario, si no que pertenecía al culto, y creía en la causa de su lucha. A parte de amenazas, y la promesa de derrota futuras para los aventureros, no sacaron mucho mas de la conversación. 

Tras el interrogatorio, una nueva y una larga conversación con llamarada, un descanso merecido y tomar algunos alimentos, el sol del amanecer asomaba por el este, iluminando con sus cálidos rayos la llanura y el pueblo en ruinas.
En los instantes que las sombras todavia se mezclaban con la luz naciente, los aventureros consideraban posibles acciones a tomar en cuenta, como escapar por el túnel secreto, o como sacar a todos los aldeanos de la fortaleza, pero sus pensamientos fueron interrumpidos por las elevadas voces que provenían desde la almena y al otro lado de los gruesos muros.
Tras localizar a Tarbaw Nighthill pudieron escuchar como el gobernador, estaba negociando con uno de los atacantes. Al parecer, parte del ejercito se había marchado, pero habían dejado a una pequeña hueste con algunos aldeanos prisioneros, y pretendían regodearse de su victoria.
A varios metros de las murallas, una enorme guerrero hombre dragón, ataviada con una buena armadura y una espada a dos manos, lanzaba bravuconadas y un desafío para los defensores. Ella, Langdedrosa Cyanwrath, retaba a cualquier de los defensores a un duelo cuerpo a cuerpo, si nadie aceptaba la mujer y los niños que tenia prisioneros morirían. Si alguien aceptaba el desafío, la mujer y los niños quedarían libres al finalizar el combate, fuera cual fuera el resultado.



A pesar de sus heridas, el valiente Gustag aceptó el desafío. Era el que mejores condiciones físicas estaba de entre sus compañeros, y ningunos de los guerreros del bastión tenia ninguna posibilidad contra Langdedrosa.
Acompañado de Kresten, Freckless y Malcer salió de la fortaleza en pos de lo que creía que que era su deber.
Todo Greenest y sus compañeros lo miraban con esperanza, y hasta los dioses lo observaban en ese momentos. Rogó a la diosa de la fortuna que le diera suerte y a Tempus, dios de la batalla que le concediera la fuerza para vencer a su enemigo, y el combate comenzó.

Ambos contrincantes lanzaron algunos golpes para tantear al otro, hasta que el duelo comenzó de verdad.
Tras abrir la guardia a Gustag, Langdedrosa golpeó varias veces al explorador mermando las escasas fuerzas que poseía, pero este no se amedrentó y contraatacó con furia hiriendo a la mujer dragón. Por un instante, los defensores creyeron que su paladín se saldría con la victoria, pero un nuevo y poderoso golpe de Langdedrosa hizo que Gustag besara la tierra, y después lo remató...


La sangré brotó del pecho del guerrero caído al mismo tiempo que Langdedrosa se volvía con desdén y ordenaba soltar a los prisioneros como había prometido. Al mismo tiempo, los aventureros corrían hacia su compañero caído, y gracias a eso, lo salvaron de lo que hubiera sido una muerte segura.

Como la mujer dragón había prometido, el ejercito levanto el sitio, y se marchó dejando a los habitantes de Greeneest en su miseria.

La mañana pasó y todos descansaron merecidamente hasta recuperar todas sus energías. Las heridas de Gustag fueron tratadas con magia y tambien él se recuperó totalmente. 

Sus intenciones eran las de seguir el rastro de sus enemigos, pero antes de partir, unos nuevos refugiados llegaron a la fortaleza, diciendo haber escapado del ejercito del culto por poco y permaneciendo escondidos hasta ahora. Uno de los viajeros llamado Nesim Naladra, dijo acompañar a Leosin en su investigaciones, y que este, fue hecho prisionero cuando el ejercito atacaba la ciudad. Desde entonces, no han vuelto a ver al erudito que sospechan lo habrán llevado a su campamento...

Entradas populares