Consecuencias legales de la muerte

La muerte de los personajes es una circunstancia frecuente en los juegos de rol, sobretodo entre los PNJ. Hay ocasiones o juegos en los que la muerte se trata de forma banal, sin sentido, rutinario, sin darle importancia al hecho hagan lo que hagan los PJ, ni donde se encuentren, ni quien sean los PNJ, ni la verosimilitud que se tata de dar a esa partida. Convirtiendo la muerte en algo que tiene que pasar, una mecánica más del juego y arrancando de cuajo  el roleo y atmósfera de la partida.

Los juegos, las mesas y las partidas modifican un tanto la visión de la muerte dentro de partida. Por ejemplo, si jugamos a D&D o cualquier juego tipo mazmorreo donde con frecuencia los PJ se enfrentan a montones de criaturas emboscando en bosques, exploran Dungeons, o juegan partidas ubicadas entornos rurales salvajes, es casi normal que cuando los grupos de personajes (el de los PJ y el de los PNJ) se encuentran, rápidamente saquen sus armas y se lancen a la batalla sin mirar ni importarles mucho más.
Pero claro, no siempre todo es así… y el problema viene cuando los PJ en lugar de encontrarse en un Dungeon, o en medio del salvaje desierto de Haqat se encuentran en medio de una ciudad, con sus leyes, sus guardias, y donde la vida es normalmente pacífica… allí, a los aventureros y a los buscavidas no se les mira bien, son gente que, al igual que los mercenarios, traen problemas debido a que suelen tirar rápido de espada provocando muertes y heridos… la gente de las ciudades no quieren eso. La gente de las ciudades no son salvajes orcos sedientos de sangre, ni “PX con patas” a disposición de los jugadores, ni les gustan los problemas ni nada de eso. Y en realidad, tampoco lo son los orcos, kobold, y otras criaturas que se suelen matar indiscriminadamente en las aventuras, pero en las zonas salvajes la ley la impone la punta de la flecha y el filo de la espada… mientras que en una ciudad, existen unas leyes escritas y gente que se preocupa de que otros las cumplan.

Las leyes existen, si. O deberían. No son solo esas anotaciones curiosas que aparecen en la aventura o el escenario de campaña de turno donde citan “robo: multa 50 po; robo con violencia: multa 150 po; allanamiento: multa… “las leyes en una ciudad deberían sentirse al igual que sienten el peligro cuando los PJ entran a un Dungeon.
Recuerdo en una de mis partidas de D&D que los jugadores entraron a una ciudad protegida por una orden de paladines. La gente caminaba tranquila y segura por sus calles y alrededores, pero los personajes se sintieron cohibidos ante la exposición y mirada atenta de los guardias y caballeros que les demandaban sus armas para poder entrar, y exigían que los personajes no causaran problemas. Salieron del lugar rápidamente… y eso que el lugar era uno de los más seguros y pacíficos de la zona, pero los jugadores sintieron que las libertades de sus personajes estaban limitadas.


En muchas partidas que he jugado, en cualquier ciudad, aunque su guardia fuera la más severa y efectiva del mundo si los personajes se encontraban con cualquier rufián de turno, o una pelea de taberna lo primero que hacían (o los PJ o los PNJ) era sacar las armas y tirar iniciativa. Vamos… que eso hace pupa y la gente muere por su causa. Además la gente va a la cárcel por su uso en las ciudades… y es algo que parece que no entendemos.
Podemos recrear la edad media, si, pero sacar un arma era sobrepasar una línea. En una pelea te empujas, se golpeas con el puño, sufres agarrones, patadas, mordiscos… pero si alguien tira de blanca o saca un cuchillo ¡alto! Eso es jugar en otra liga, y las cosas se complican.


No se saca un arma así como así. Ni los ladrones y rufianes más temidos lo hacen. Su mayor poder es el miedo. Vacilan a su oponente, meten mano entre la camisa para tantear y ver la impresión que causan a sus rivales. Si no dan miedo, dicen una bravuconada, se marchan y te esperan en un callejón oscuro donde nadie les vea, pero no se lanzan delante de un montón de testigos a una lucha a muerte. Por que el uso de las armas significa eso, una lucha a muerte.
No es excusa que exista una regla de “daño no letal” en el manual. La visión de un arma es aterradora. Y cuando el oponente ve el arma sabe que está en peligro. O confía en sus habilidades para salir vivo, o se rinde o trata de escapar.
Supongo que más de uno habrá estado involucrado en alguna pelea callejera. Incluso puede que a alguno le hayan sacado una navaja, o puede que una pistola. La visión de una de esas armas te cambia al momento, y normalmente la pelea acaba ahí. No te la juegas.
Los personajes son diferentes. Confían en sus habilidades pero saben las consecuencias. Si ellos son heridos podrían morir. Si ellos matan a su oponente, el PJ podría ir a la cárcel. Por que si una pelea sucede en un lugar público lo normal es que haya testigos, y la gente, los testigos, suelen ser pacíficos ciudadanos que velan por su seguridad y la de sus hijos. No quieren sangre, ni aventureros, ni espadas, por que todo ello crea inseguridad, de modo que hacen una cosa. Dan la voz de alarma y esa alarma llega de un modo u otro a la milicia o guardia de la ciudad que en algunos minutos (o más tarde seguramente) aparecen en la escena de los hechos. Si la guardia pilla infraganti a los combatientes tratará de detenerlos. Si la pelea acaba y no ha habido muertos, seguramente la cosa acabará con una noche en el calabozo y una multa. Si ha habido muertos o heridos podrían acabar muy mal, prisión, fuertes multas, pena de muerte… la posibilidad de salir vivo está ahí. Pero ojo como los PJ se enfrenten a los guardias y sean reconocidos… ya no digo nada como los PJ sean vencidos y hayan matado o herido a un guardia… si los PJ son detenidos por enfrentarse a la guardia lo mínimo que podría sucederles es sufrir algunas palizas, golpes menores para dejarlos magullados y mansos… si muere uno de los guardias… imaginad…




Cabe la posibilidad que los PJ no sean derrotados por la guardia. Si matan a toda la patrulla y no hay testigos puede que no los reconozcan y puedan pasar inadvertidos. Pero si son reconocidos al día siguiente se los buscará para su detención y condena.
Dos cosas pasan si son detenidos por enfrentarse a la guardia. La condena y posible muerte es casi segura. Pero la paliza que se llevan diariamente en el calabozo por los compañeros del guardia muerto no se la quita nadie…


Estas cosas me recuerdan a un juego del que ya he hablado en potras ocasiones. Cadwallön. Un juego cuyas reglas estaban muy orientadas al combate táctico, a jugar en tablero incluso situaciones que no son de combate, pro que tenia en cuenta todos estos factores, el factor de alarma de la zona, la posibilidad de la aparición de la guardia, que los vecinos vieran las acciones de los personajes, etc.

Mola cuando, de juegos que no han triunfado y que se consideran más bien malos, sacas ideas y conceptos que se supone se deberían aplicar en esos juegos con mecánicas narrativas, pero que hasta que no te las ponen delante los morros, no caes en la cuenta.

Entradas populares