Cultura para El Anillo Único: Dúnedain del Norte

En la reseña del suplemento de juego para El Anillo Único: Rivendel, dije que iba a tener mucho trabajo por delante tras conocer como habían planteado y descrito la región de Eriador y las culturas que lo habitan.
Enseguida me puse a trabajar en parte del contenido con el que no estaba de acuerdo, y que he preparado para aplicar en mis partidas. En esta entrada os comparto el trabajo que he realizado hasta ahora para que podáis utilizarlo si lo preferís a lo que ofrece la línea oficial de juego.


Una de las cosas que menos me gustó, fue la literalidad de aplicación con el que han dado uso al canon Tolkien. Si bien es correcto, creo que podría haberse hecho mucho mejor. Pero eso ya lo dije en su día.

Hoy os presento aquí mi visión de los dúnedain del Norte, mi versión casera de los montaraces del Norte.
Muchos del los textos están basados en los de la línea oficial, pero no así sus capacidades, trasfondos, virtudes, bendición, y recompensas que creo que están demasiado enfocadas a una cosa. Convertir a los montaraces del Norte en unos vagabundos cazadores y exterminadores de seres incorpóreos. Visión con la que no estoy de acuerdo.
No dudo que las virtudes y capacidades que han presentado en la línea oficial sean adecuadas para la serie de aventuras que van a salir en la línea de juego, pero no son adecuadas con la visión que tengo de esta cultura.


En lo primero que no coincido es en que todos los dúnedain, los pocos que quedan, sean todos montaraces. Hay quien debate esto. No dudo que en las descripciones de esta cultura pueda parecer que todos los dúnedain que quedan sean montaraces, pero si aportamos algo de coherencia (al menos desde mi punto de vista) la visión de que todo un pueblo, disperso, escaso, y con un fin común, sean todos una especie de tropa de élite dedicada a proteger un territorio de miles de kilómetros cuadrados no lo encuentro coherente. No dudo que algunos de ellos lo sean, y que muchos, en algún momento de su vida hayan ayudado o formado parte de ese grupo, pero no a tiempo completo.
Es por eso que una de las cosas que he realizado, es la separación de la cultura con la ocupación de montaraz. De los muchos o pocos  dúnedain que existen en Eriador, algunos de ellos serán montaraces, a lo que he llamado Guardianes del Norte y he creado una ocupación modificada exclusiva para esta cultura (a cambio no pueden escoger la ocupación Guardián que el resto de culturas pueden usar), mientras que otros montaraces se dedicaran a otros que haceres, aunque no dudo que ayudaran a la gente de su sangre si se les necesita.

Os presento mi visión de esta cultura para que podáis entender el por qué de los cambios que sugiero, y que he tratado de mostrar en el documento de descarga.

Los dúnedain son un pueblo escondido y disperso desde que tras la guerra con Angmar Arthedain resultara casi destruida. Los últimos nobles del reino ofrecieron a Aranarth la corona de Arnor, pero este, siguiendo el consejo de Elrond, negó el honor y decidió que tanto el como su pueblo permanecerían ocultos a los ojos de el Enemigo, para de esta forma, tratar de sobrevivir al exterminio de la línea de sangre real y la de su pueblo.
Pero Aranarth no olvidó los juramentos que sus antecesores habían formulado para proteger las fronteras del reino de Arnor y a sus habitantes y organizó a los montaraces del Norte, un grupo de dúnedain cuya misión consiste en vigilar las fronteras del antiguo reino de Arnor, y proteger a sus pobladores.

De esta forma el pueblo dúnedain se dispersó. No se reunieron en ciudades ni en grupos numerosos para dificultar que el Enemigo los capturara y asesinara. Muchos vivieron en granjas aisladas en los yermos de Eriador.


"Cuando el reino se deshizo, los Dúnedain pasaron a la sombra y se convirtieron en un pueblo secreto y errante, y sus hechos y trabajos se cantaron o registraron rara vez. Poco es ahora lo que se recuerda de ellos desde la partida de Elrond." (El Señor de los Anillos, Apéndice A)

Durante mil años, los dúnedain del Norte han menguado en número, y han sido borrados de la memoria de los habitantes de Eriador y muchas otras partes de la Tierra Media, de forma que el Enemigo no conoce la existencia y resistencia de los montaraces, o si la conoce, no crea más que son grupos e bandidos o grupos reducidos de otros pueblos.


Pero la supervivencia de un pueblo durante mil años de forma nómada es difícil. Existen y han existido siempre pueblos que viven de esa forma, peo recordemos que los dúnedain eran urbanitas. Señores de territorios que dominaban ciudades y pueblos más o menos poblados, y de repente, cambiar a su forma de vida asentada a una nómada es difícil. No creo que todos accedieran, y no lo harían de golpe, si no de forma paulatina.
Mientras tanto, aquellos que no quisieron o no pudieron seguir viviendo de forma nómada se establecerían en lugares aislados para tratar de pasar desapercibidos. Granjas de tamaño medio con los señores dúnedain y sus sirvientes. Con el tiempo, es posible que estas granjas y sus habitantes formaran parte de alguna especie de puntos de control. Después de todo, si los dúnedain errantes querían seguir vigilando el yermo de Eriador, necesitarían lugares para protegerse de la climatología, de conseguir víveres fácilmente, alguna manera de poder reproducirse de forma continua, y al mismo tiempo, estos lugares podrían servir como puestos de vigilancia.

La existencia de estas granjas está recogida en el canon del Tolkien, su formación y uso no. Y ahí es donde entra mi imaginación.
Estos lugares, bien podrían ser una especie  señoríos aislados de los dúnedain. Todos sus habitantes serian entrenados en las armas, sin importar su sexo o la pureza de su sangre (que según el canon es superior a la de los dúnedain de Gondor).
A mi forma de ver, podrían parecerse a los señoríos feudatarios durante la época del imperio carolingio, donde cada señorío (granja) debería responder a la llamada de guerra de su señor (el capitán de los dúnedain). El ejemplo se ve reducido por la población mermada de los dúnedain, peo me sirve como referencia, y por supuesto, toda la organización administrativa del imperio carolingio no existiría, aunque alguna si debe de existir. Por ejemplo, los montaraces informarían a las granjas de peligros, buenas o malas nuevas, los defenderían, etc. A cambio estas les aportarían refugio, recursos, alimentos…
Mientras el capitán de los dúnedain del Norte no hace llamamiento, las granjas funcionan autónomas proporcionando recursos, y cuando se precisa de hombres, un hombre de cada granja parte al servicio.

El resto de componentes de estas granjas tendrían todo tipos de habilidades. Granjeros, agricultores, artesanos y por supuesto, entrenamiento marcial. Ya que al permanecer aisladas y alejadas unas de otras, la ayuda no es previsible.
Entre los componentes de estas granjas habría dúnedain como dueños del lugar, y eradorianos como sus sirvientes, aunque es posible que solo existieran granjas con habitantes de una u otra cultura.
El número de habitantes de estas granjas no seria muy grande, quizá de 3 a 6 familias viviendo juntas, de 12 a 30 miembros tal vez… y no todos dúnedain, y no todos adultos.


Podemos suponer que una vez al año o cada más tiempo, se produciría alguna asamblea o reunión donde poner puntos de en común, además de comentar noticias.
Las noticias no solo se comunicarían en estas asambleas pues los montaraces errantes y otros dúnedain de servicio, al pasar por estas granjas comunicarían a sus dueños lo que han visto y oído por el camino.

¿Cuántas granjas  y dúnedain podría haber? Eso es un dato que desconozco y del que no me atrevo a pronunciarme.
Según el manual de juego y fuentes oficiales de Tolkien se comenta uno o dos refugios mayores en todo Eriador, y ninguno superaría los 2500 habitantes. Lo que no indica que se aproxima a esa cifra.
Otras fuentes indican que la cantidad de dúnedain seria de aproximadamente 500 y unos 150 montaraces, lo que a mi parecer se me antoja escaso, pero quien sabe.
Pero realmente, es un dato que tampoco es necesario conocer. Son pocos y sansacabó.
Si tenemos datos que durante la guerra del anillo, la compañía gris que acompaña a Aragorn por el paso de Erech estaba formada por 30 hombres, y nombran la existencia de otros grupos (¿de la misma cantidad?). Quien sabe cuantos montaraces y dúnedain más podría haber en todo Eriador…
La existencia de estos grupos de montaraces, es lo que, a mi modo de pensar, refuerza la existencia y separación de dúnedain y montaraces. Los montaraces serian pues, algo así como una fuerza militar efectiva y permanente (quizás en alguna especie de servicio militar), mientras que debían existir mayor número de dúnedain repartidos por el territorio. Un territorio muy extenso recordemos.


Aquí os dejo mi forma de verlo. Me encantaría que formaseis vuestra opinión y la compartieseis, quizás entre todos, podamos hacer algo mejor.

Entradas populares