Exceso de exigencias de los roleros

En ocasiones opino que exigimos demasiado a nuestros jugadores y a otros compañeros de afición. Les exigimos que conozcan tanto como nosotros conocemos una afición que amamos, exigimos que pongan el mismo interés en algo que lleva con nosotros muchos años, les exigimos una dedicación igual a la nuestra de algo que no tienen por que compartir, exigimos que se conozcan las reglas, las ambientaciones, las sagas literarias…. Parece excesivo ¿no? Para mi lo es. De hecho procuro no exigir tanto a la gente que me rodea por que un comportamiento así molesta, e intento que la gente que me rodea no se sienta molesta con mi presencia. Mas bien todo lo contrario, el agradar a aquellos con quien comparto mi tiempo. No me extrañaría que si algunos nos comportamos de esta manera, los jugadores rehuyan… espero que nadie se moleste por lo que voy a decir, pero solo encuentro una palabra que describa a una persona que asuma ese comportamiento, una palabra que no me gusta usar por que la encuentro despectiva pero que es la adecuada en este caso. Friki.


Una cosa es pedir una comprensión, aceptación y normalización de nuestro hobby y otra cosa muy distinta es pedir a nuestros jugadores, amigos y familiares que hagan lo mismo que nosotros.
Cada persona es distinta, con pasiones diferentes, actitudes distintas, comportamientos dispares y a no ser que esa persona sea molesta, o nos afecte personalmente como nos trata, hay que respetarlas y evitar hacer que se sientan presionadas.
Si esto debería ser así ¿Por qué en ocasiones me da la sensación que los roleros avasallamos a nuestros jugadores? Quienes se sientan a jugar en la mesa de juego no tienen por que sentir pasión por el mismo. Yo he jugado a El filo del Imperio y a mi Star Wars ni me va ni me viene, de hecho la raza de mi personaje ni la conocía y tuve que buscar una imagen de cómo era, e igualmente me lo pasé dabuten junto al resto de compañeros de juego. Por la misma razón, quien juegue conmigo no puedo exigirle que se conozca la Tierra media como yo la conozco, o reinos Olvidados o Mutant Chronicles… no puedo exigirle por que no es lo correcto, pero tambien por que pueden entenderlo de forma diferente a como yo lo veo, y gustarles tanto como a mi, o más.
No seria la primera vez que hay un debate sobre un tema que yo veo claro, pero por otras partes ven claro todo lo contrario que expongo.

El lenguaje que usamos, la inmediatez de las noticias de rol, los conocimientos de juego, las teorías (la de risas que me he echado intentando explicar ciertas teorías a mis colegas de la vieja guardia), la cantidad de tiempo invertido… es algo que quien entran nuevos en este mundillo les puede parecer tan abrumador como les puede parecer a nuestras parejas, o familiares, y que puede hacerlos huir espantados ante semejantes frikis.

Quizá no nos demos cuenta, o no lo asumamos por que quienes pululamos por las redes sociales mantenemos un uso constante de ese lenguaje, de esa información, de esa inmediatez… pero el rol ha evolucionado muchismo en un tiempo relativamente corto.
Estaba hablando el otro día con un colega que se ha reincorporado al juego hace poco tras regresar a Zaragoza, y el sistema FATE le parece aberrante. El uso de la narrativa explicando que ha sucedido tras el resultado de los dados, más allá de tirar daño o saber si se ha fracasado o tenido éxito, un concepto incompresible. El no usar números en los dados una manera de sacar dinero a los jugadores… es un jugador de la old school, perro viejo de sistemas pesados que dejó de jugar hace unos diez años por que en su residencia no encontró jugadores, o alguno casual, de modo que el material rolero que consumía era lo que ya tenia. No ha visto nada de lo nuevo, no visita redes sociales más allá de saludar por facebook… diez años parece mucho, pero en relativamente poco, y en esos diez años, el rol ha asumido tantos cambios para esa gente, y otra, que el lenguaje, las formas, las intenciones, las comprensiones que usamos blogers y frecuentamos las redes es como hablar otro idioma…
Me hace mucha gracia cuando me dice eso de “no pareces tu cuando escribes en el blog”, y yo sonrío para adentro, pues soy el mismo, diciendo lo mismo, pero pudiendo realizar un soliloquio lleno de egocentrismo pues nadie puede quitarme la palabra mientras tecleo. El debate si eso viene después, pero mis ideas están ahí, y han llegado a todos. Pero esto no viene al caso.

El asunto es que ni a jugadores ocasionales, ni a noveles, ni a veteranos retirados se les puede pedir nada por apuntarse a una partida, y tenemos que ser nosotros, los comunicadores (blogers, narradores, etc.) quienes cuidemos nuestros lenguaje, nuestras formas y exigencias cuando hagamos llegar al mundo nuestras palabras.

Entradas populares