La Tierra Media descrita según El Anillo Único

El Anillo Único es actualmente el juego que posee mayor fama en cuanto a respetar el canon o ese “espíritu” de la Tierra Media que aparece en los libros.
La exquisita maquetación con cuidados acabados, ilustraciones acordes y unas reglas que incluyen mecánicas que nos ayudan a emular ciertos aspectos que podemos encontrar en la obra de Tolkien, hace que la gente exclame bendiciones de este juego.
Pero ¿realmente merece esta fama?

Por supuesto esto no es más que mi opinión al respecto, y es que como ya expliqué en El espíritu de la Tierra Media, la interpretación que damos cada uno a la obra de Tolkien o el resto de productos publicados depende de muchas cosas.

Hasta ahora no me había percatado de un pequeño detalle que se encuentra incrustado en las descripciones y como esta orientado este producto.
El manual básico es demasiado generalista y El corazón del Yermo está tan bien trabajado que oculta esa sensación.
Ha sido leyendo el suplemento de Rivendel donde me he dado cuenta de algo que no me gusta en la forma de orientar la línea de juego. Todo lo que ocurre en la Tierra Media es culpa de Sauron. Y vosotros pensares ¡Vaya lo que ha descubierto este! Pero no van por ahí los tiros. Realmente aquello que he encontrado que no me gusta es que todo es culpa de Sauron, o en su defecto, Melkor, que es lo mismo vaya. Y no debería ser así. Me explico.




Melkor y Sauron (a partir de ahora solo nombraré a Sauron) son el Enemigo. Un poderoso enemigo que planifica y lleva acabo sus planes para conseguir unos objetivos. Esto desencadena una serie de sucesos que llevan a batallas, persecuciones, dramas, muertes y heroicos actos de valor. Pero, aparte de Sauron, sus planes y los daños colaterales de ello, existen más cosas.
Los orcos, hasta que su amo no exige su obediencia siguen haciendo de las suyas. No es culpa de Sauron cada acto de maldad que realizan, su mano no se encuentra detrás; El odio y avaricia de los hombres, que tras su muerte los hace permanecer como espíritus aterrando a los mortales no es culpa de Sauron. Aunque este y sus esbirros pueden atraer o aprovecharse de estas criaturas; La Guerra entre enanos y orcos; Fëanor desencadena La matanza la Aqualonde; Que un lugar se encuentre dominado por la naturaleza salvaje y sea peligroso adentrarse en el debido a las bestias y otras criaturas como los trols no significa que esté dominado por el poder de Sauron, ni que sea un lugar impío, o que ningún ser viviente pueda volver a crecer o criar sobre ese pedazo de tierra.
Pues al leer el material que podemos encontrar en EAU, me da la sensación que toda la culpa de todos los males recae sobre Sauron, y los suyos.

Hay cosas, lugares y criaturas que si se encuentran dominadas directamente por Sauron, pero no todo. Y es que según las descripciones que nos ofrecen en esta línea de juego, da la impresión que Sauron es como el caballo de Atila, que donde pisaba no volvía acrecer hierba. No señores no. Una cosa es darle ese punto de angustia, la apariencia de la sombra, la corrupción, etc. y otra distinta es que una vez que llega Sauron y sus colegas, por mucho que hace tiempo que se hayan ido, el lugar, la criatura o lo que sea se queda corrupto.

En el Corazón del Yermo, al estar trabajado de manera meticulosa esto que describo es más difícil de apreciar. En este suplemento aparecen muchos grupos de gentes y criaturas además de los esbirros de Sauron, orcos y huargos. Los leofrigidas, los pobladores del rio, los seguidores de Viglund son gentes que no se encuentran alineados con o en contra de Sauron, pero algunos leofrigidas han tenidos tratos con Dol Guldur, y los seguidores de Viglund tienen enfrentamientos con los beórnidas. Estos grupos pueden ser atraídos a su lado para servirlos, pero no quiere decir que el inicio de sus acciones sea a consecuencia de un plan del Enemigo.

Al mismo tiempo que en el suplemento nos encontramos lo anterior que evita que apreciemos el origen de todo mal, tambien podemos observar como el Bosque Negro esta corrupto. Totalmente. Quizás excepto la parte donde habitan los elfos y la zona habitada por los hombres del bosque, e incluso llí hay peligros tales como arañas gigantes.
Esta misma forma de describir el entorno se ha trasladado a Eriador. Excepto Rivendel, todo Eriador oriental esta corrupto. O eso parece. Nada más alto que el tomillo crece en muchos lugares. Las criaturas y los hombres han huido. La tierra es estéril, marchita y ningún ser vive en ellas ni se atreve ha hacerlo. En mi opinión, las descripciones de los lugares no deberían reflejar esto. Son demasiado catastróficas.
El Yermo, El Valle del Anduin, El Bosque Negro, o Eriador han observado como durante cientos y miles de años, sirvientes del Enemigo o aquellos que los combaten se han enfrentado. Cuando Aquellos que servían al Señor oscuro vencían, esos lugares se volvían oscuros, lúgubres, y peligrosos pero ¿Qué ocurre cuando aquellos que sirven a los Valar vencen? Se queda de la misma forma, o eso parece que se refleja en lo explicado en las descripciones del juego. Y en mi opinión, no debería ser de este modo.
El Bosque Negro no se encontraba dominado por Sauron totalmente cuando mantenía su apariencia de El Nigromante. Extender su poder de esta forma hubiera desvelado su mascarada. Las tierras de Eriador han visto pasar 1000 años desde que elfos y hombres combatieron contra el Rey Brujo de Angmar y lo derrotaron liberando a un alto precio esas tierras y a sus habitantes, que desde entonces no han vuelto a unirse bajo una misma bandera, un mismo rey.
No encuentro lógico que solo por que el Bosque Negro o Las Landas de Etten sean descritos como peligrosos, este peligro se deba a los seguidores de Sauron y la corrupción. Esto debería ser causa en puntos concretos como Dol Guldur, el castillo de los puentes de cuerda, o Carn Dûm ¿El resto? Ha evolucionado. Y en mi opinión, queda reflejado de distintas formas, aunque no se describa mas vida civilizada que en Bree y la Ciudad del Lago.

Yo veo el Bosque Negro y observo un lugar aterrador debido a su estado salvaje y las criaturas que lo habitan, no a causa que Sauron o uno de sus minion se encuentren detrás del próximo árbol. Este terror es un terror primigenio a lo desconocido. El Bosque Negro y las tierras salvajes representan lo contrario a la civilización, y es normal que hombres y elfos lo teman. Pero no quiere decir que en su interior no habiten gentes, existan animales salvajes que se puedan consumir, o aventuras más allá de combatir la sombra.
En Eriador y el resto de la Tierra Media ocurre lo mismo. Eriador lleva 1000 años deshabitado. Sin un poder central o alguien que haya impulsado una colonización es difícil que esas tierras vuelvan a encontrarse habitadas con numerosos pobladores, pero no significa que se encuentre totalmente deshabitada. Es más que factible que en ese amplio lugar vivan grupos reducidos de gentes descendientes de aquellos que no quisieron marchase tras la guerra contra Angmar o que regresaron después, a pesar de los peligros y los trols. Algunos morirían, otros se irían, pero otros vendrían tratando forjarse su propio destino o huir de un gobierno tirano.
Los orcos y hombres malignos tienden a aprovecharse del más débil. Aquellos que en un momento pudieron apoyar la causa del Oscuro, después han podido convertirse en victimas. Es decir, veo posibilidades de juego y esas descripciones de que la fauna de estos lugares tan solo incluye roedores y serpientes la encuentro ilógica, ya que los depredadores como los lobos o los trols no podrían alimentarse. Por ejemplo.
La fauna salvaje en 1000 años de abandono de una región habría dominado el lugar, y estaría lleno de todo tipo de animales autóctonos que se habrían reproducido sin control.
Estos lugares son peligrosos tan solo por encontrarse en estado salvaje, y además, hay que añadir a los siervos del Enemigo. Pero son un añadido, no la causa.




Antes he hablado que hay datos en la obra de Tolkien. No es que el profesor dijera esto o lo otro afirmando nada, si no ciertos elementos que nosotros como lectores, y sobretodo como jugadores de rol y creadores de mundos debemos dar coherencia.
Uno de ellos son los caminos del este y el camino viejo del bosque Negro. Estos caminos atraviesan lugares muy peligrosos donde hay criaturas al acecho, pero están ahí. Si el camino esta, tras tantos años, es que alguien, aunque sea de vez en cuando, se ha ocupado de mantenerlo. En caso contrario, la naturaleza lo habría devorado, engullido, y hecho desaparecer. No digo que estos caminos sean unas autopistas de tres carriles de ida y otras tantas de vuelta, pero estar están, y eso es un hecho.

Otro hecho es que los enanos se quejan que los beórnidas cobran altos peajes por usar los pasos de montaña que mantienen libres de orcos. Pasos de montaña que comunican a ambos caminos.
En Bree se conoce el paso de enanos, elfos y hombres que recorren los caminos de este a oeste y viceversa. No digo que sea algo frecuente, pero el flujo de viajeros es conocido. Quizás, elucubrando un poco, los más frecuentes sean los enanos de las Montañas de hierro y de las Montañas azules. Pero incluso los elfos viajan desde Rivendel hasta Lorien atravesando los pasos de montaña. Es decir, hay movimiento, hay viajes, y aunque sean peligrosos, se siguen haciendo por algún motivo.

Por ultimo, la existencia de los montaraces y “sus misiones” son otro motivo que encuentro para reflejar lo que digo. Los montaraces luchan contra la sombra y protegen a los pobladores de Eriador de los orcos. Si esto es así es que existe población en Eriador. Si hay población (aunque sea poca), deben existir personajes más o menos importantes, algún modo de vida, de sustento, comercio, una cultura, etc. No tan solo colinas y llanuras estériles llenas de vida salvaje y trols dispuestos a devorar a quien pase cerca.
Si no hubiera gente, tan solo las rocas de las ruinas ancestrales del antiguo reino de Arnor, la presencia de los montaraces, no tendría sentido en toda la región. Quizás, tan solo, en algunos determinados puntos como valor sentimental o proteger posible artefactos de la antigüedad.

También la composición de los habitantes de la región no me termina de convencer, pues los dúnedain que llegaron desde Númenor eran más bien escasos y se repartieron entre Gondor y Arnor, y al leer la obra de Tolkien, me da la sensación que los "reinos numeroneanos" era más bien debido a quien gobernaba, y no por que fueran mayoría de población.
Y en cuento a la mayor experiencia de un montaraz que un personaje normal… me gustaría saber quien está más experimentado, un montaraz protegiendo Eriador, o un beórnida protegiendo un paso de montaña o el Bosque Negro. Creo que ahí se han marcado una chorradica al querer mostrar algo molón acorde con los Altos elfos. Pero esto es otro asunto.

Este es pues, mi punto de vista de cómo reflejar estas tierras (y otras) en la Tierra Media. La naturaleza salvaje en si misma ya representa un peligro, pero las tierras no tienen por que ser yermas sin ningún motivo, o no contener vida. De hecho todo lo contrario.



Entradas populares