Jugar campañas cuando escasea el tiempo

Dani Yimbo del canal El Solitario planteaba la siguiente pregunta ¿se mueren las campañas? haciendo alusión a qué, cuanto mayores nos hacemos, menos tiempo tenemos para jugar debido a nuestras mayores obligaciones y deberes, y la continuación de continuar esta forma de juego peligra.
Este es un tema que parece que se repite mucho últimamente, el planteamiento de como jugar y de qué manera a cierta edad o cuando con la vida hemos adquirido ciertos compromisos familiares y sociales, buscando un espacio para poder continuar la afición sin descuidar el trabajo, familia, y otras responsabilidades.


Como todos sabemos, las campañas son una forma de juego donde nuestros personajes son jugados sesión tras sesión en diferentes aventuras o una muy larga, potenciando el desarrollo del personaje en forma de experiencia, subida de niveles, o cualquier otra forma en la que el personaje mejora a lo largo de todas esas sesiones de juego.
El problema que surge con las campañas, es que necesitan de una periodicidad para poder recordar que ocurrió en las sesiones anteriores y así continuar la historia sin problemas. Problema que se adolece por la falta de tiempo, normalmente debido a las responsabilidades adquiridas que he nombrado anteriormente.

Curiosamente, cuando Dani Yimbo planteó la pregunta, la mayoría de las respuestas que surgieron en el hilo decían que pese a todo seguían jugando campañas. Aunque también había quien solo jugaba partidas de una sola sesión, me dio la impresión que fueron los que menos.

Pero ¿Cuándo afecta el ritmo de juego a las campañas? esto cae en terreno personal de cada uno, pero mi opinión es que se puede jugar perfectamente una campaña con una o dos sesiones al mes, incluso mes y medio dependiendo de las circunstancias, jugadores, tiempo de sesión, etc. En ocasiones caemos en el error de creer que no se puede continuar esta forma de juego por qué idealizamos la continuidad de juego semanal inclusive de varias veces a la semana que practicábamos en nuestra juventud.
Es verdad que cuanto más tiempo pasa entre sesión y sesión se puede perder el hilo de la trama, también las ganas de seguir una aventura, pero no debe suceder así necesariamente.

A mi modo de verlo existen tres formas principales de jugar campañas:
  •       Jugar una única aventura principal centrada en una trama en cuyo desarrollo se basan todas las sesiones hasta llegar al clímax de la aventura donde se resuelve todo.
  •       Jugar un sandbox donde los personajes marquen las tramas, duración y sesiones de juego.
  •       Jugar una serie de aventuras cortas, incluso de una sola sesión, con los mismos personajes.



Cuando no se posee tiempo  para jugar habitualmente una posibilidad de jugar una campaña es fomentar la tercera forma de juego que he planteado, aventuras cortas con los mismos personajes. Que sean muchas aventuras cortas no significa que no tengan conexión. Esto se asemeja mucho a esas series de televisión en las que el episodio comienza y acaba en sus 45 minutos de duración (en ocasiones en 90), pero donde hay una trama central muy de fondo que se va desarrollando poco a poco, o simplemente lo sucedido en los episodios anteriores es recordado o afecta en los posteriores.

Esta forma de jugar campañas, permite jugar aventuras cuando se puede, incluso ante la falta de algún jugador en las sesiones pero jugando siempre con los mismos personajes, de la misma forma que en algunas series de televisión algunos personajes faltan en determinados episodios o no aparecen tanto.

Cuando la campaña consiste en una trama donde los personajes giran en torno a ella para resolver algún tipo de problema o conflicto, es necesario no perder el hilo de las sesiones jugadas con anterioridad, y si el ritmo de juego es muy precario esto podría adolecerse.
Podemos tratar de resolver este problema de varias formas:

  •       Que cada jugador, incluyendo sobre todo al DJ, anote la información relativa a cada sesión de modo que pueda echar mano de esas notas cuando necesite en las posteriores sesiones. De esta forma, nuestras notas junto con aquello que recordemos de la partida, facilitaran la continuidad del juego sin problemas. Pueden surgir inconvenientes cuando uno o más jugadores no anotan la información, o si la información que anotan es poco precisa y confusa.
  •       Que el DJ resuma en poco tiempo lo sucedido hasta ese momento al inicio de cada sesión. También podría hacerlo un jugador, pero normalmente esta responsabilidad recae en la figura del narrador por tradición, y por qué es quien tiene todo lo relativo a las aventura bien anotado (o debería de tenerlo).
  •       Seguir jugando online para mantener la expectación de los jugadores mediante decisiones, planteamientos, mensajes, sueños, pequeñas escenas, etc. que podemos realizar tomando un café o mediante mensajería online. No se puede realizar esto con todos los personajes ni en todas las situaciones, pero si podemos hacerlo, ayuda a mantener las ganas de juego y fresca la información relativa a la aventura a costa de 15-20 minutos diarios que nos cueste describir esas escenas.Este recurso nos puede servir para jugar tramas secundarias sin que otros jugadores se den cuenta, usar perfiles secretos de los personajes, o mil cosas más.La tecnología es nuestra amiga chicos.
  •       Alternar sesiones online mediante hangout u otros medios y sesiones presenciales. Y es que cuando la necesidad apremia, se debe usar todos los recursos a mano para poder continuar lo que queremos, a pesar de que quizás no sea los ideal. Al menos, podremos seguir jugando, en ocasiones incluso semanalmente.
  •       Limitar el tiempo de las sesiones. Quizá no podamos escaparnos semanalmente para jugar una sesión de cuatro horas, pero es posible que si podamos encontrar dos horas de nuestro limitado tiempo.Al principio puede parecer que jugar tan poco tiempo es como que te quiten el plato de la comida antes de tiempo, pero es una forma de intentar seguir con el hilo, expectación, y quitarnos el mono semanal de juego.Esta es una forma que no había pensado hasta que descubrí la liga de juego de D&D, donde plantean sesiones entre semana con esa duración. Una forma muy USA de aprovechar el tiempo, exprimiendo al máximo el tiempo disponible entre trabajo, familia, gimnasio y otras actividades y obligaciones. Si cada vez nos parecemos un poco más a los estadounidenses en todo ¿Por qué en esto no?



La forma más difícil de continuar una campaña es jugar un sandbox, ya que la trama no está definida y hay situaciones que al no estar planificadas con anterioridad se pueden olvidar.
¡Ojo! Esto también puede ser una virtud para esta forma de juego, por qué tanto los jugadores como el DJ (sobre todo este último) tienen más tiempo para resolver la situación o desarrollarla.
Pero en general, mi opinión es que al tratarse mayormente de partidas con alto grado de improvisación puede adolecer más el paso del tiempo.
En este tipo de campañas es principal que todos los jugadores anoten bien cualquier información relevante.


Como veis, para cada una de las formas de jugar una campaña hay posibilidades y formas de mitigar o resolver la falta de tiempo que tenemos para llevarlas en práctica. Lo principal es asumir cuales son nuestros recursos, que es lo que queremos, como lo queremos y llevarlo a práctica.
Cuando tenemos 17 años no nos planteamos estas situaciones, así que no debemos de pensar como cuando teníamos 17 años, si no con nuestra edad actual y toda la experiencia que ello conlleva, incluyendo esa virtuosa paciencia que solo se gana con la edad.
Tanto la paciencia como la adaptación a las circunstancias son esenciales para la continuación de la afición, recordad las palabras del maestro de artes marciales Bruce Lee que a tantas cosas de esta vida se pueden aplicar,  “sed como el agua” y continuar jugando campañas si es lo que queréis. Porque a pesar de las tempestades y adversidades, a pesar de las trabas que nosotros mismos nos ponemos en esta vida, si queremos, si se puede.

Entradas populares