Hoard of the Dragon Queen (Sesión 9)

Tres partidas de la campaña en menos de cuatro semanas después del parón. No se si lo estoy soñando, pero aquí está el testimonio de aquello que mis jugadores hicieron en esta enorme aventura.

Mientras el tiempo pasa, los miembros del culto del dragón dirigen la caravana a su destino, el cual todavía es una incógnita para los aventureros.

Como comenté en otras entradas, esta es una de las parte de la aventura que en mi opinión, mas jugo puede sacar el DM. Puede que no sea aquella que incorpore escenas más molonas, más información o incorpore un punto de inflexión, pero si en la que los personajes pueden establecer más relaciones sociales, codearse con PNJ varios, libertad total para hacer cosas, etc. así mismo es una parte en la que la creatividad del DM puede brillar y narrar escenas memorable o ignorar todas las posibilidades y pasar de este capitulo rápidamente para hacer que los personajes viajen de A a B… sin describir que sucede en medio. La elección es del narrador según su estilo y de las acciones que hagan los personajes.

Si la primera parte (enlace) de este viaje fue más o menos tranquila, está ha terminado con una escena que marca un pequeño punto de inflexión en la que los personajes se han dado cuenta que sus enemigos saben que están ahí y que han decidido deshacerse de ellos. Veamos que harán en la siguiente sesión, mientras tanto, esto es lo que sucedió…

ATENCIÓN, LA DESCRIPCIÓN DE LAS SIGUIENTES ESCENAS CONTIENEN SPOILER DE LA AVENTURA, SI VAS A JUGAR COMO JUGADOR Y NO COMO DM NO SIGAS LEYENDO.

Por la noche, la alarma se extendió por todo el campamento cuando los viajeros se dieron cuenta que faltaba uno de ellos.


Los personajes sabían que algo sucedería a partir de ese movimiento por su parte, pero no sabrían que desencadenaría… habían acabado con uno de los miembros del culto de incognito, y los primeros sospechosos serian ellos. Habían sido torpes, no se habían ocultado, habían permanecido a la vista de todo el mundo y Sandor, por su parte, había anunciado su presencia como “Salvador de Puerta de Baldur” desde el inicio de la andadura, centrándolo en el punto de mira junto a todos aquellos que establecía cualquier tipo de relación.

Pero su único problema no era el culto, en poco tiempo llegarían a Las colinas de los troles, en cuyo territorio posiblemente ya habían entrado.
Por la noche los mercaderes y comerciantes decidieron que la caravana no se iba a detener, pero permitirían a que un grupo de voluntarios realizase una búsqueda mientras el reto avanzaba.
Seis fueron el número de voluntarios, todos a caballo para poder alcanzar la caravana rápidamente  a la vuelta. A ellos se unió Gustag y dos de los viajeros, sospechosos de pertenecer al culto.

La habilidad y la energía con la que el explorador se impuso al grupo de rastreadores permitió que el cuerpo del cultista no fuera encontrado, pero si huellas de lo que podría ser un trol al que culparon de la desaparición del viajero. Al menos eso es lo que el grupo de rastreadores contó y lo que la gente murmuraba en los corrillos que se forman en la caravana al avanzar. ¿Creerán lo mismo los miembros del culto?
Creyeran lo que creyeran los miembros del culto, la zona comenzaba a elevarse introduciéndose en Las colinas de los troles. Ese mismo día, en la parada de mediodía sucedió algo inesperado… un majestuoso ejemplar de ciervo cuya piel brillaba de un dorado como el sol apareció en lo alto de la colina y muchos entre los viajeros y guardas de la caravana comenzaron una persecución para atrapar a tan magnifico ejemplar.
La cacería, a la que la mayoría de los personajes no participaron, no tubo éxito aparente cuando los cazadores vivieron de uno en uno o en pequeños grupos con las manos vacías, lo que no evitó para que fuer la comidilla de la caravana en los días posteriores.

Los días siguientes fueron muy calmados y aburridos. El polvoriento camino y el tedio se pasó como se pudo, cuya monotonía solo se rompió en momentos concretos como al llegar a una posada de camino donde conocieron a un grupo de aventureros que Sandor contrató para que actuaran como guardaespaldas y guardas.

Días más tarde, ocurrió un incidente que revolucionó a toda la caravana. Una de las carretas del culto se rompió dejando caer una caja al suelo, que al estrellarse se rompió dejando ver su contenido… montones de monedas de oro y joyas.


No fue mucha gente la que vio aquello, pero, el cotilleo de su contenido hizo que se olvidara rápidamente la visión del ciervo dorado y que todos se preocuparan por la suerte de la caravana. Si eso se conocía abiertamente algunos podrían querer robar parte del cargamento, o si alguien externo conocía aquello, podría intentar masacrar la caravana para apoderarse del oro.
La tensión aumentó considerablemente entre los miembros del culto y el resto de la caravana, hasta tal punto que contrataron a tres guardas más entre los viajeros con aspecto de guerreros.

En las siguientes noches, uno de los mercaderes, un mediano apodado “narizlarga” algo paranoico por la situación que contrató a Freckless como guardaespaldas, se despertó en medio del silencio nocturno alarmado por que decía haber escuchado ruidos extraños. Freckless intentó convencerlo para que la dejara averiguar que pasaba pero el mercader dijo que quería a su guardaespaldas cerca y enviaron a uno de los otros guardas de la caravana. Momentos después, fuertes voces daban la alarma en la caravana despertando a la mayor parte de guardas, mercaderes y viajeros y formándose un tumulto que observaba como los guardas del culto, habían apresado al guarda enviado por “narizlarga” cerca de uno de los carros, acusándolo de robo y exigiendo cortar la mano inmediatamente.
El tumulto fue creciendo en tamaño e intensidad. Los del culto exigían un escarmiento (que si se realizaba supondría que ellos mandan), y muchos de los otros patrones dudaban que hacer. Después de todo, eran la caravana con más hombres y aunque todos los otros comerciantes se unieran y vencieran en una refriega, eso dejaría a la caravana en muy mala posición. Además, había patronos que estaban a favor de los del culto ¿un hombre cerca de un carromato que se conocía abiertamente que está lleno de oro? sospechoso como mínimo. Esta era una de las situaciones que todos tenían que podían suceder y por otro lado, si alguien resultaba escarmentado, a muchos se les quitarían las ganas de intentar robar nada.
Los personajes hablaron con sus jefes intentando que alguien con peso en la caravana mediara por el pobre desgraciado y al final no se impuso castigo inmediato ninguno, pero el guarda fue despedido y se le despojó de sus armas hasta llegar a un lugar donde poder realizar un juicio “legal”. Si resultaba culpable, posiblemente se le enterraría a un lado del camino como escarmiento para otros posibles ladrones de la caravana u otra.

Los acontecimientos pasados comenzaron a minar poco a poco la moral de los viajeros. Los del culto parecían imponerse ante el resto y los demás, desconfiaban de ellos y de los otros comerciantes por alinearse con diferentes decisiones.
En los días siguientes, los viajeros extendieron inconscientemente algunos rumores y miedos sobre el destino de la caravana. 
Freckless, sintiéndose culpable por lo sucedido, intentaba organizar algún plan para liberar al guarda custodiado y le prometió liberarlo.  Primero habló con un abogado que viajaba desde La Puerta hasta Aguasprofundas que dio a entender que creía que el guarda era un ladrón (y que no seria el ultimo en intentarlo), y luego comenzó a pergeñar una huida. Cando en el horizonte se visualizó la forma de una gran posada de camino protegida por altos muros, comenzó a dar forma a su plan.

Casi anochecía cuando la caravana llegó ante los muros de la posada, pero cuando todos soñaban ya con una cama mullida y comida caliente, comenzaron a escucharse voces en la parte delantera. Aquellos que se acercaron pudieron escuchar como los carreteros del culto gritaban a un pobre portero que trataba de explicarles que la posada estaba llena y no quedaban ni habitaciones ni sitio para los caballos, en cambio, en el interior parecía que reinara el más absoluto silencio.
Poco después descubrieron que varios nobles agundinos habían alquilado todas las habitaciones de la posada y de cuando en cuando aparecían por una ventana para mofarse de los viajeros.

La caravana se estableció junto a los muros. No era un buen lugar para acampar en la intemperie. Al oeste se podía vislumbrar las sombras del bosque brumoso no tan lejos como quisieran. Se oían rumores extraños de ese lugar, de sus bestias salvajes y de los elfos que lo habitaban, poco hospitalarios con los forasteros y mortales en el combate. Algunos comenzaron a relatar historias sobre el soberano del reino boscoso, un elfo de cientos de años de edad que odiaba a los humanos…
Entre tanto, algunos comenzaron a alterarse y envalentonados por el licor de Baco, comenzaron a agruparse y vociferar dirigiéndose al portón con intención de entrar y hacerles pagar a los aristócratas su osadía.
El portero, bastante acojonado trató de calmar la situación ante los atónitos ojos de de los aventureros que ya trataban como liberar al guarda prisionero. Sandor y Freckless aprovecharon para acercarse al desafortunado guarda cuando la puerta de la muralla ase abrió dejando ver a los cuatro nobles de Aguasprofundas y descubrieron que alguien había provechado el tumulto al igual que ellos tenían intención de hacerlo para suministrarle un veneno y acabar con él.

Mientras en el portón de entrada algunos comenzaron a insultar a los nobles mientras estos los insultaban y reían de los viajeros, hasta que un miembro de la caravana atacó a uno de los nobles  para propinarle un puñetazo. Lo que en ese momento vieron los personajes los dejó sorprendidos. El noble, con buen temple y disciplina se movió ligeramente al mismo tiempo que sacaba una larga y fina hoja de una de sus mangas, con las que con un limpio corte le cortó la garganta al desgraciado acabando con su vida de inmediato.
Muchos en ese momento comenzaron a acusarles de asesinato mientras los nobles muertos de risa describían como el infeliz había rebotado en el suelo y se había ahogado con su misma sangre delante de sus compañeros de viaje.
En ese momento, Sandor dio un paso delante y los desafió a un duelo a pesar de que tuvo que convencer a alguno de sus compañeros para que le ayudaran, por qué decían que el combate no era justo, sin saber que había más de lo que las apariencias mostraban.


El combate comenzó muy enérgicamente. Los oponentes apenas midieron distancias y atacaron a los supuestos nobles con destreza. Thorek abatió a uno de los lacayos de sus oponentes que había entrado al combate para que fueran cinco contra cinco, Malcer lanzó dos esferas de energía gemelas contra sus oponentes, Freckless hundió su espada corta en el costado de uno de los nobles y, Gustag y Sandor no tenían éxito en sus ataques mientras el clérigo kresten observaba junto al resto de viajeros. Pero la respuesta delos nobles fue letal y con certeros golpes (y algo de veneno), abatieron a la mediana y al mago.
Kresten desde su posición se dio cuenta que los nobles eran algo más, sus movimientos, sus ataques… eran muy precisos, calculados. Esas gentes, nobles o no, eran profesionales en el uso de las armas y no era casualidad que estuvieran allí. Su comportamiento, su fachada desapareció en cuanto el combate comenzó y al ver caer a sus compañeros, entró en el campo de batalla para socorrerlos permitiendo que Sandor el adivino recuperara el pulso y la consciencia.

Una vez pasada  la sorpresa inicial, los aventureros se esforzaron al máximo. Sandor, semi inconsciente consiguió dominar a uno de los supuestos nobles para que atacara a sus compañeros, mientras Gustag y Thorek combatían cuerpo a cuerpo resistiendo como podían hasta que rodeado, Gustag cayó abatido.
Tras curar las heridas de Sandor, Kresten pidió a su Dios ayuda para sanar a la mediana y tras beber una pócima  de curación, Feeckless atacó por detrás a sus oponentes de la forma letal que ella sabe aplicar.
En menos de un minuto los Nobles se encontraban tendidos en el suelo, tan solo Thorek se encontraba sin apenas heridas, al contrario que sus compañeros que habían entrado en batalla (Kresten no combatió, tan solo curó a distancia), que necesitaron cuidados urgentemente para seguir conscientes.
A pesar de sus condiciones, todos se acercaron hasta los cuerpos inmóviles de sus oponentes. A parte de sus armaduras de cuero y sus espadas cortas, tan solo encontraron una nota que rezaba: “Acabar con Sandor el rey del futuro, con Gustag del Puño llameante y el resto de sus compañeros y seréis ricos


No había firma, pero al pie de la nota, la marca de la cabeza de un dragón con cinco marcas como garras indicaba el pagador… los nobles, eran asesinos a sueldo contratados por el culto del dragón. Los aventureros son una molestia y hay que quitarlos del medio. ¿Cuál será su siguiente jugada?


Entradas populares