Que los novatos decidan

Hoy he leído un artículo de una escritora que decía que estaba harta que  gente más joven que ella pretendiera darle consejos. Los consejos normalmente aparecen con la experiencia y no por tener cierta edad. Es pues la experiencia aquello que nos permite aconsejar a otros, aunque esto sea bastante delicado de hacer. Lo de dar consejos me refiero. Ya que una cosa es tener la experiencia necesaria para poder conocer un asunto concreto y otra que debamos ir diciendo a la gente que hacer y que no.

El artículo explicaba sus razones por qué consideraba ciertos consejos estúpidos, como que las mujeres de su edad no debían de llevar pendientes de aro grandes. En realidad no tiene nada que ver con los juegos de rol pero me ha hecho reflexionar. Meditando en el título del artículo original me ha venido a la cabeza todos esos artículos escritos aconsejando a los jugadores de rol más jóvenes o con menos experiencia. En este blog y de mi puño y letra incluidos. Diciendo desde nuestro punto de vista de veteranos que hacer y que no. Que es mejor y que es peor. Que es más aconsejable y que lo es menos. Y entonces me he preguntado a mi mismo ¿No serie mejor que los dejáramos ellos pensar por si mismos?

Antes he dicho que los consejos aparecen con la experiencia. Igual no son consejos exactamente sino simplemente experiencia. Decidir que es mejor o peor para nosotros; que nos divierte más y que menos; que mecánicas nos resultan más sencillas; que reglas nos satisfacen más en mesa; con qué tipos de aventuras o campañas conseguimos mejores experiencias… todo es personal. Muy personal. Y he llegado a la conclusión que a causa de nuestra experiencia o nuestra edad, o simplemente por qué cargamos de letras estos espacios en blanco llamados blog caemos en la prepotencia de creer que somos alguien para decirle a alguien como jugar, solo por qué ha jugado menos que nosotros, que conoce menos juegos que nosotros, o simplemente por qué son más jóvenes.

No tenemos derecho a crear un juicio de valor  como ese, aunque no dudo que la intención sea buena. La intención de ayudar a otros. Pero es posible, que lo que necesite la gente sea experiencia y no consejos. Es posible que esa gente lo que necesite es jugar y no leer la experiencia de viejos dinosaurios del rol de este país contando batallitas.
No dudo que los consejos sean útiles, pero un consejo no sirve para todo el mundo de la misma forma. Las respuestas a ciertas cuestiones no son fáciles y antes de contestar, es posible que debamos tener en cuenta mil y un factores y delimitar o mencionar los casos concretos en los que esos consejos pueden ser útiles.


Llegados a este punto, del que es posible que no todo el mundo esté a favor ¿Quién se atrevería a recomendar un juego para un joven de 15 años que quiera descubrir el mundo del rol? Y a cada uno de aquellos que se atrevan a responder, les pregunto yo ¿Por qué creéis que ese juego que recomendáis, es mejor que otro que él haya podido escoger teniendo la información necesaria? Hoy en día, con internet y la capacidad de alguien que se ha criado con esta tecnología ¿Quién puede decir que no tiene acceso a la información necesaria para decidir por si mismo? ¿Sería su elección peor que la de cualquiera de nosotros?

En la red hay cientos de debates que hablan sobre si los juegos de los años 90 son más o menos adecuados para comenzar a jugar que los juegos actuales. Que si las mecánicas más modernas necesitan de la experiencia de juego para ser comprendidas, o sin en realidad estas están explicadas de tal manera que los más novatos pueden comprenderlas desde el minuto 1.
Muchos comenzamos a jugar sin otra experiencia que leer el libro, y en nuestros inicios, cometimos cientos de fallos que se solucionaron con la experiencia de juego. Pero esto, lo descubrimos jugando, no por consejo de nadie. ¿Por qué un jugador novel no puede comprender unas reglas si su comprensión lectora es la necesaria? Si las reglas y aventuras de ese juego de rol aportan ciertas guías (en mi opinión siempre necesarias en cualquier juego de rol, a pesar de las objeciones de muchos), con la lectura y los ejemplos se puede saber perfectamente como se juega y si hay errores en su aplicación practica, la experiencia en juego los corregirá, como nosotros lo hicimos ya.

Eso no quiere decir que no puedan existir artículos hablando sobre juegos y contando nuestras experiencias. Como aplicamos tal regla o mecánica o por qué hemos creado tal regla casera en un juego en concreto. Nuestras experiencias pueden ayudar al resto, pero sin caer en la prepotencia de decirle a alguien que lo nuestro, nuestra experiencia y percepción es mejor y que la suya está equivocada. Hay un montón de formas de contar nuestras experiencias o nuestro parecer sin imponer. Una reseña donde se  sea objetivo, contar que cambios aplicamos en cierto juego, mostrar nuestras reglas caseras o creaciones, describir nuestras partidas o jugar por hangout y mostrarlas públicamente, hablar de aquello que nos parece bien y mal de un manual, etc. Como veis, las posibilidades de hablar de rol y mostrar nuestras experiencias para que otros (veteranos o no) puedan aprovecharse de ella es posible. Posible y sin pretender imponer criterios, opiniones y consejos.


Como con nuestros hijos, no seamos condescendientes con nadie y dejemos que aprendan de sus errores. En ocasiones, es la mejor universidad.

Entradas populares