La Orden de los Guardianes

La orden de los guardianes, más conocida como “la Orden”, es un grupo dedicado a proteger a los reinos y gentes que pueblan Exoristeí.
Los “Guardianes” solo deben obediencia a la Orden y al Kédros, el cual puede enviarles a cualquier misión o asignación que desee.
Cualquier señor puede solicitar la ayuda o el servicio de un grupo de Guardianes, pero en realidad no tienen autoridad sobre ellos, lo que en ocasiones crea conflictos entre la Orden y la nobleza.
La Orden fue creada por Vecinta, la primera Kédros, cuando logró unificar a los reinos y tribus de la isla de Exoristeí para vencer a los renegados y a aquellos que los sirven.
Vecinta, como otros héroes de aquellos días, enseñó a sus más fieles seguidores las artes que los dioses le habían enseñado como respuesta a las plegarias de los ivires para que los protegieran de los renegados. Estas artes incluyen el dominio de los elementos al servicio del hombre para protección de aquellos más débiles.
El poder de estas enseñanzas es tan grande que solo aquellos que se sometan a duras pruebas y demuestren su integridad son admitidos.
Durante la formación de la Orden de los Guardianes, Vecinta exigió a cada uno de los reyes, príncipes, héroes y otros señores, que entregaran a su primogénito para crear una fuerza que defendiera a los reinos de sus más oscuros enemigos.
De esta manera Vecinta se aseguró que la Orden seria respaldada por los señores de Exoristeí.
El ingreso de aquellos de posiciones sociales más humildes no se restringió, pero para entrar es necesario superar una serie de difíciles pruebas, que solo unos pocos logran.

Una vez que un novicio es nombrado Guardián, su familia la forma el resto de los Guardianes de la Orden. Su lealtad solo se debe a la Orden y su posición social es la misma para todos los Guardianes, sin importar cual hubiera tenido con anterioridad. Nunca podrá poseer tierras, aunque algunos llegan a ascender a cargos o le son encomendadas misiones de gran influencia.
Para lograr esto, los novicios son entregados a la Orden desde jóvenes, para ser entrenados en las diferentes habilidades que un Guardián necesita para alcanzar sus objetivos, aunque muchos, se especializan en un grupo de estas habilidades.
  • Arcanos. Son aquellos que han abrazado el uso de uno de las artes que los dioses mostraron a Vecinta y sus seguidores, desarrollando capacidades más allá de la comprensión de la mayoría de los mortales, equiparando su poder en con el de los dioses.
  • Defensores. Son aquellos que se han especializado en el manejo de las armas. Son el grupo más numeroso.
  • Diplomáticos. Son aquellos que se han versado en el arte de la oratoria, de la intriga y el don de gentes.
  • Eruditos. Son aquellos que se han especializado en adquirir conocimientos que podrían servir a la orden cuando es necesario.
  • Exploradores. Son aquellos especializados en moverse y trabajar en entornos rurales.

Entradas populares