Un lenguaje común

Hablar el mismo idioma no significa lo mismo que emplear un lenguaje común. La forma de expresarnos, las palabras que utilizamos y las expresiones varían no solo entre las diferentes regiones donde vivimos, sino tambien entre los grupos de personas que viven en una zona concreta.
Es importante para la correcta comunicación entre un grupo de personas, que todos tengan en mente el mismo significado, definición y concepto de un termino para que el dialogo sea comprendido.
Supongo que en esto, todos estamos de acuerdo (igual he usado algún termino poco correcto y ya la he cagado).

En lo que a nuestra afición nos concierne, la jerga que utilizamos para hablar sobre juegos de rol es complicada. Complicada porque no tenemos unos términos comunes y cuando se inicia una conversación parece que nos encontráramos a en la base de la torre de Babel. Y eso que todos hablamos, español o castellano o lo que sea…

Por no tener un término en común, no lo tenemos ni para la forma de decir que jugamos a rol: ¿jugamos a rol o jugamos al rol? Puede parecer una tontería, pero es una más.
¿Somos jugadores de rol o roleros? Hay quien dice que nunca ha usado el término, otros que les suena mal, pero a pesar de ello es ampliamente conocido en la red y en las conversaciones entre los aficionados.
¿Son juegos de rol, manuales de juego o simplemente rol?

Otros términos no son jerga rolera propiamente dicha, pero su uso como símil mal utilizado o fuera de contexto confunde. Por ejemplo:
Un plano no es un tablero táctico. Un plano no es un mapa. Un mapa no es un tablero táctico. ¿Por qué los usamos indistintamente?
Un mapa representa un lugar geográficamente.
Un plano es la representación esquemática en dos dimensiones y a determinada escala  de un terreno, población o elemento, incluyendo edificios, cuevas, etc.
Un tablero táctico es una herramienta de juego que representa un lugar concreto, usado para resolver mediante unas reglas encuentros o desafíos de la ficción.


 Si usamos el término de mapa como símil de plano puede crear confusiones porque podríamos no referirnos a lo mismo, pero con el contexto podríamos entendernos. Es más fácil confundirse si hablamos de planos cuando nos referimos a una herramienta con la que jugar escenas de peligro con miniaturas o tokens de manera táctica. Es decir, normalmente combates.
Estos tableros tácticos, mapas tácticos, Gaming tiles o como los llaméis habitualmente, no tienen por que ser comprados. Su nexo en común es que su utilidad es representar de manera rápida y visual un escenario de juego en el que poder usar elementos que indiquen la posición de los personajes. Para ello podemos usar una hoja hexagonal o cuadriculada donde realizamos un dibujo a mano alzada, fotocopiar el lugar del encuentro con anterioridad, comprar un tablero que represente ese lugar, etcétera. Y en esa herramienta de juego, podemos usar miniaturas, tokens, fichas o chinchetas para la representación de los personajes.
La forma más básica de tablero táctico, es usar la propia mesa de juego y usar las latas de refresco, vasos, dados y otros elementos presentes para representar la escena. No hace falta mucho más aunque sea meno molón, pero su efectividad es similar.

Esto de los términos en común se complica, o me lo parece a mí, cuando hablamos de “teoría rolera”. ¿Por qué? Porque muchos de estos términos son adaptados de foros en ingles cuyo contexto no es comprendido o empleado de diferente manera en las conversaciones.
Es gracioso a la vez que crea una sensación de impotencia, cuando varias personas hablan de narración, o simulación (por ejemplo) y cada uno la emplea con un significado diferente.
Unos usan la narración como la manera de decir que es hablado, otros aplican un termino bajo los conceptos de la GNS, otros que hay menos combate…
Con la simulación ocurre similar. Hay quien habla de simulación para decir que es algo realista, otros que las mecánicas de juego emulan cierta atmosfera y como no, están los que usan el término acorde con la GNS u otras teorías, que muchos no solo no están de acuerdo, sino que están en contra y a propósito, ignoran ese significado creando más confusión en la conversación.


El problema que le vea  a esto, es que no hay intención de establecer una unificación de términos. En cada época, en cada casa, cada grupo utiliza los suyos y mientras estamos de buenas la paz y buen hacer hace que el entendimiento sea posible. Luego esta cuando la intención por entendernos no llega y corren ríos de tinta diciendo lo mismo, diciendo una y otra vez el mismo concepto con diferentes palabras que no aceptamos con ese significado y tampoco nadie se baja del burro.
En mi opinión, como comunidad se deberían de establecer unos criterios para solucionar esto. En ocasiones me hastía ver conversaciones estériles entre grupos que están diciendo cosas similares pero que por falta de criterio y poca intención de dar el brazo a torcer.  ¿Y quien establece esos términos? A mi no me miréis, que mientras escribo ya intuyo algunos comentarios (espero equivocarme).

¡Ojo! Que el debate es bueno. No pretendo acabar con las conversaciones, con los debates ni sentenciar a nadie por hablar de una forma u otra, pues yo, como miembro de la comunidad, participo y participaré en esas conversaciones estériles tratando de sacar algo en claro o aportar pese a no conseguirlo. Que tire la primera piedra aquel que este libre de pecado.
Esto no quita para que plantee esta cuestión, que en ocasiones torna a problema cuando impide la comunicación entre los miembros de la comunidad. Un tema que a algunos les podría parece una tontería, pero que en mi opinión, cuando algo puede desarrollarse como un problema, es mejor tratar de solucionarlo. Al menos, desde mi punto de vista.


(Los nombres usados en el artículo, han sido elegidos para presentar el tema tratado, no es que pretenda presentar cátedra)

Entradas populares