Divagaciones sobre el mazmorreo

Tengo sentimientos enfrentados con las partidas de mazmorreo. Me gusta jugar a rol con tramas abiertas donde casi cualquier tipo de escena tenga cabida, incluyendo los dungeons donde los personajes puedan desfogarse matando bichos y consiguiendo tesoros. El problema es que cuando dirijo las sesiones que incluyen dungeons suelo aburrirme como una ostra…

Me encanta la teoría de lo que consiste el juego old school con sus mazmorras, sus desafíos, trampas, tesoros y monstruos acechantes… pero tras un par de horas se me hace pesado. No encuentro posibilidad apenas de desahogar la sesión con otro tipo de escenas. Solo salas, salas, salas y más salas llenas de descripciones, monstruos, tesoros, trampas… y como el dungeon dure más de una partida…

Como siempre que voy a dirigir una sesión de juego, cuando se acerca la fecha de la partida leo y releo la aventura que voy a dirigir o preparo las posibles escenas a jugar. Miro reglas, monstruos o pienso las posibles reacciones y consecuencias de las acciones de los personajes jugadores.
Cuando se trata de un dungeon mi esfuerzo es extra. No me gusta ir leyendo la aventura preparada por que creo que entorpece la narrativa de modo que trato de memorizar las descripciones o al menos, en que consiste cada una de ellas. Sin embargo reconozco que en ocasiones no me queda más remedio que leer. Soy incapaz de aprenderme tanta descripción y en ciertos estilos de juego, una descripción es una gran pista para los jugadores. Una gran pista que puede significar la vida o la muerte de los personajes, la victoria o la derrota de los héroes. Es así al menos como yo me lo tomo.


Lo curioso es que parece que a los jugadores les gusta este tipo de sesiones, al menos de vez en cuando, y realmente, para aquellos juegos en los que sea importante subir de nivel, obtener objetos mágicos, etc. es importante que se incluyan este tipo de lugares de aventuras. O al menos que se incluyan este tipo de lugares ayuda a acelerar el alcance de poder de los personajes.
Esto último a mí me da un poco igual porque prefiero que los personajes suban de nivel poco a poco para que el jugador valore lo conseguido. Me parece mas “real” que conseguir 15 niveles en tres meses de aventuras. Ayer sufrías por vencer a un maldito goblin y hoy matas gigantes con la mano izquierda ¿Wtf?… pero algunos juegos consisten en ello y hay jugadores a los que le mola ¿Quién soy yo para decir nada al respecto? Nadie, pero estaba hablando de mis preferencias y ahí si que tengo voz. Si me lo permiten ustedes, claro.

Como jugador tampoco soy fan de este tipo de sesiones. Una sesión con un dungeon cortito esta bien, varias sesiones me amuerman un poco… y eso que en mis tiempos de novato jugué parte de algunos clásicos como Bajo Montaña. Mas adelante jugamos una campaña de 3.5 que duró como un año en la que llevábamos semidioses y el DM incluía dungeons enormes de varias sesiones de juego. Y no hablo de sesiones de 4 horas… creo que ahí fue cuando empecé a cogerle un poco manía a estos lugares de aventuras. Bueno, a los dungeons y a D&D en general… que no se me pasó hasta la aparición de quinta.

Sin embargo y por alguna razón que no entiendo, las reglas de los juegos que potencian las aventuras en mazmorras suelen gustarme bastante. Quizás sea por eso que defiendo tanto eso de que el sistema no importa, porque uso sistemas que parecen enfocados al combate y a la exploración de dungeons, y pasando de ese estilo de juego preparo partidas de cualquier tipo. Con tramas profundas, menos combate, más interacción con PNJ, donde los jugadores deben arriesgarse a tomar decisiones que afectan al entorno, con vueltas de trama… creo que es por eso que Murder in the Baldur´s Gate es una de mis aventuras preferidas casi desde el momento que la leí. Mucha trama, muchas decisiones que tomar, poco combate y mortal… y un final de historia genial (a  la altura de la historia).

Para mi esto es un querer y no poder. Ver aventuras clásicas o mapeados geniales donde jugar aventuras y mientras mi corazón grita ¡Que genialidad! Mi cabeza dice por lo bajinis, esto es el tostón más grande desde que te viste Lo que el viento se llevó. Ya me disculparán los expertos en cine pero no trago esa película ni otras del estilo.


Así que ya perdonarán ustedes mis divagaciones con las partidas de este tipo, recordando hazañas de hace tiempo como el “abuelo batallitas”cuando disfrutaba de partidas tipo old school, en comparación con los criterios actuales establecidos en mi consciencia donde esta clase aventuras casi no tienen cabida en mis sesiones de juego. Alguna hay, lo admito, pero podéis creeros que hago todo lo posible para que se parezca lo menos posible a una sesión de patada a la puerta, mato bicho y cojo tesoroLa casa de la muerte para la quinta edición de Ravenloft dirigida por mí fue de todo menos un simple dungeon. Palabra de Legal Bueno.

Entradas populares