La velocidad en la adquisición de niveles

La velocidad de la adquisición de los niveles en partida indica muchas cosas sobre como es el estilo o forma de jugar de ese grupo de juego.
No es lo mismo subir de nivel cada 1-3 sesiones que tardar una media de 6-10 sesiones. En D&D5, mi actual juego de cabecera, la adquisición de niveles al inicio de campaña parece mucho más rápida que en niveles posteriores. Diría que es difícil que en una partida de nivel 1 con un par de combates no se subiera de nivel tras la primera sesión, pero a partir de nivel 4 o 5, o hay mucho combate o criaturas poderosas a las que combatir o la subida de nivel se ralentiza.

Todo esto surge cuando hace unas semanas me encontré con un dilema en la campaña que estoy masteando, Tirany of Dragons, y que promete alargarse durante mucho tiempo.
Esta campaña la inicié con personajes de nivel 2 y 3. Los de nivel 3 habían jugando anteriormente otra mini campaña en la que habían subido de nivel 2 a 3 tras 14 sesiones de juego (apunto de nivel 4 creo), y los nuevos personajes de nivel 2 enseguida igualaron PX con los otros. Actualmente, con todos los personajes de nivel 5 la diferencia de PX es de unos pocos miles. El nivel de poder se encuentra equilibrado y la variada adquisición de PX y algunas ausencias ha hecho que se hayan igualado las diferencias iniciales.
Tras superar el capítulo 6 de la campaña tras más de quince sesiones de juego observo que a los personajes les falta todavía bastante para adquirir el nivel 6 que los desarrolladores del juego estiman necesarios para superar el capítulo 7, un capítulo cortito que se juega en una sesión (como mucho dos) e incluso se puede pasar por alto para jugar directamente el capítulo 8 donde encontramos en desenlace de esta primera parte de la campaña, que se recomienda jugar con niveles 7…
Sería sencillo adaptar esta parte de la campaña para jugarlo con nivel 5, pero, si la idea es jugar la segunda parte de la campaña es imposible adaptar todo el modulo para terminarlo con 5 niveles menos… bueno imposible no, pero me parece irrisorio que a nivel 10 superen una amenaza como la que se presenta en el final de la campaña…


El subir de nivel antes o después forma parte del tipo de juego que busca la mesa. La adquisición rápida de niveles ayuda a que los personajes se enfrenten a desafíos con estadísticas más poderosas, mientras que si la adquisición de PX para subir de nivel es más lenta, ayuda a que las tramas de las aventuras sean más profundas.
Normalmente, los desafíos representados en forma de los monstruos que aparecen en las partidas con  rápida adquisición de nivel se tornan peligrosos por momentos, bien por el nivel de desafío de las criaturas o bien por su número, en cambio, en las partidas donde se sube de nivel de manera más moderada existe menos combate y los PX se consiguen de muchas otras formas pero que ofrecen menos cantidad.
Una aventura donde se sube rápido de nivel tiene una duración “corta”. Los jugadores buscan poder realizar grandes hazañas con sus personajes y el DM terminar la historia. Los jugadores que juegan con subidas controladas de nivel viven el viaje que da forma a esa historia y que con suerte se alarga en el tiempo. No importa que nivel sea el personaje, importa como se resuelve la situación. Es casi como si el desafío estuviera dirigido al jugador en lugar de al personaje.

Cuando lo que importa es la historia y no el viaje, la adquisición de poder para enfrentarse a desafíos valores de estadísticas mayores es mejor que el nivel sea incrementado mediante el uso de experiencia por hitos, donde no se tiene que calcular la experiencia acumulada, sino que cuando se llega a cierta parte de la aventura o se realiza cierto hecho automáticamente todos los personajes suben de nivel.
Cuando los jugadores disfrutan del viaje y la historia es lo que se crea en ese viaje, cuando los desafíos no siempre se superan con las tiradas de dado sino mediante la astucia y el roleo, la adquisición de niveles por experiencia aporta algo más a la campaña, por que cada nivel adquirido representa todo el esfuerzo en llegar hasta allí, no únicamente unas decisiones tomadas y un enfrentamiento a base de tirar dados.
En las partidas Old school, por ejemplo, muchos desafíos se superan con la experiencia personal y la astucia más que mediante las tiradas de dados que estamos tan acostumbrados, desde que las pericias de adD&D o las habilidades de D&D3.5 que llegaron para quedarse.

Ambas son formas de jugar distintas, pero igual de validas, sin embargo unos tipos de jugadores preferirán un tipo de juego en lugar del otro.

Entradas populares