Nueva politica de ilustración en Dungeons & Dragons

Una de las cosas que más nos llaman la atención y que recordamos de cada edición de Dungeons & Dragons son sus ilustraciones.

Muchos recordamos y añoramos ilustraciones de artistas como Clyde Cadwell, Larry Elmore, Jeff Easley, Brom o Keith Parkinson entre muchos. Ilustraciones que nos transportan a los años 80-90 llenas de imágenes épicas, fantasía, guerreros musculosos y mujeres con generosos atributos.
Eran ilustradores realizadas para una afición de la época, cuando la mayoría de los aficionados eran varones blancos heterosexuales, cuando la sociedad no se había concienciado de la manera que esta hoy en cuanto a la igualdad de género (aunque todavía hay mucho por lo que luchar) y eso de los “políticamente correcto” no se estilaba todavía.
Hoy en día el mundo cambia poco a poco y las empresas, los artistas y los aficionados a esta afición (al menos en parte), parece que estamos más concienciados en eso del sexismo, la igualdad, etc.
Los negocios, y los juegos de rol como el que más, han explotado las imágenes con gran carga sexual para atraer clientes, pero parece que esto tambien está cambiando poco a poco…

Wizard of the Coast, dueños de la marca más famosa de juegos de rol, ha comenzado a trabajar para que en las ilustraciones de Dungeons & Dragons no se explote tanto a la figura femenina. Al menos, que no se explote más que la del varón.

En esta entrevista realizada en kotaku.com a Mike Mearls, el senior manager de D&D, nos explican los cambios que han realizado en el manual de Monstruos de la quinta edición del juego a este respecto.
Cuenta cosas curiosas como la feminidad ampliamente exagerada que mostraban las ilustraciones de ciertas criaturas míticas como la ninfa o la súcubo, como ahora han tratado de reducir esa utilización del cuerpo femenino a favor de usar ilustraciones coherentes con el contexto donde se encuentra, o la incorporación de elementos varoniles donde antes tan solo se encontraban los femeninos, como es el caso del incubo, la “pareja” de la súcubo.


No es cuestión de enseñar o no enseñar cacho, de que las tetas sean más grandes o pequeñas o de dibujar tantos rabos como pares de tetas se enseñen. Se trata de que la ilustración se acorde a lo que el texto nos dice, a lo que la criatura representa.

Seamos serios. A todos nos gusta un dulce, y tanto hombres como mujeres disfrutamos con ilustraciones de cuerpos masculinos o femeninos bien representados. Muchos jugadores de rol somos adultos y no hay nada de malo en ello. De lo que se trata es que material como el manual de monstruos no se convierta en una revista erótica. Da igual si enfocada para hombres que para mujeres. Pero es que además, es a ellas quien suelen salir más perjudicadas en este aspecto. Pero como indico, no se trata de eso, de trata de enfocar la ilustración para lo que es: en este caso mostrar esa criatura que el DM nos va a sacar para enfrentarse a nuestros personajes.

Dungeons & Dragons y Wizards of the Coast pueden hacer las cosas bien o mal, puede que las cosas que hagan nos gusten o no (como la negación a licenciar el idioma del juego), pero hay que reconocer que suelen aportar iniciativas y darlas a conocer que más adelante suponen un punto de inflexión para la afición.
Evidentemente no son los únicos y ellos tambien recogen frutos de lo establecido por otros. Tan solo hay que ver las magnificas reglas que crearon para la quinta edición, que incorpora un montón de mecánicas que en los años 90 no habríamos imaginado que incorporara un manual de D&D.

Renovar o morir, adaptarse a los tiempos, trabajar por la integración femenina a la afición (que como empresa les interesa mucho), crear juegos que favorezcan la inclusión en los juegos…


No se que ocurrirá dentro de 20 años pero, me gustaría que las ilustraciones de esta edición y las venideras (igual tenemos la séptima edición del jugo ya), sean tan recordadas como escenas tan memorables como “Los compañeros de la lanza” o “La muerte de Sturm”  y sobre todo, que está política de uso de ilustraciones avance y se extienda a más y más juegos y editoriales (lo que no quiere decir que algunas ya lo hayan implementado dentro de sus políticas de empresa).

Entradas populares