Sobre el tamaño de los dragones

Dragones… enormes reptiles que siembran el caos y la destrucción a su paso, astutas criaturas serpentinas aladas o no que hacen enloquecer a los hombres con sus palabras, avariciosos monstruos reptilianos que acumulan tesoros adquiridos tras saquear pueblos, castillos ciudades e incluso reinos… pocas criaturas de leyenda o fantasía son tan temidas como un dragón.

Pero hay dragones y dragones. No podemos equiparar a un dragón de Dungeons & Dragons con uno de la Tierra Media ni estos con uno de Reinos de Hierro.
En Dungeons encontramos dragones de todos los tamaños y colores, desde crías de dragón capaces de poner en apuro a personajes de nivel 3-4 hasta grandes wyrms cuyo enfrentamiento podría  representar el final de una épica campaña.
En Reinos de Hierro en cambio, los dragones son cuasi divinidades, y sin el casi…

Es por la diferente visión que existe en cada ambientación que es difícil hablar de dragones de forma genérica. Pero en cualquier caso rojo, verde o azul, un dragón es un dragón.
Garras afiladas como navajas de Albacete, fauces llenas de mortíferos colmillos, capacidad de volar, escamas duras como el metal y la capacidad de lanzar fuego (u otro tipo de elemento) de muchos de ellos, hace que el tamaño sea algo relativamente secundario.

Pero claro, el tamaño si que importa, hablando de dragones al menos. Por que la visión que tenemos para representar una criatura de este tipo en juego de pende mucho de aquello que queremos hacer ver a los jugadores.
No es lo mismo describir a un dragón similar al que podemos encontrar en los oleos donde aparece San Jorge combatiendo contra el dragón, que las escenas de Record of Lodoss war, donde ejércitos enteros se disponen a atacar a una de estas gigantescas criaturas.
Y es que si lo pensamos, aunque el dragón tipo Record of Lodoss war mole mucho, resulta más creíble combatir contra un dragón de tamaño mas reducido que a una gigantesca mole a la que no te puedes acercar.
Por fortuna, es fantasía y en muchas ocasiones no tratamos de representar la verosimilitud de la situación porque seria injugable (¿El enorme dragón de varias toneladas acaba de golpear con un crítico al mago del grupo y ni siquiera lo lanza varios metros hacia atrás? El dragón pone una pata sobre el guerrero tumbado en el suelo, pero no le abolla el peto de la armadura…)


Quizás sea por esta razón, que nos resulte más fácil aplicar unas reglas poco creíbles pero efectivas en juego, que aplicar descripciones verosímiles a las escenas que narramos.
Si alguien ha entrenado en artes marciales, practicado esgrima de cualquier tipo, ha realizado recreación medieval con armas o ha estado envuelto en alguna pelea callejera sabrá que la distancia  es muy importante a la hora del combate. Un enorme dragón tiene todas las de ganar a ese respecto. Esa ventaja se ve un poco igualada porque el grupo de aventureros normalmente ataca en grupo flanqueando al dragón, pero la verdad es que cuando te enfrentas a un oponente de la magnitud de una bestia como un dragón eso importa poco porque un solo golpe podría ser suficiente para que el personaje retire su personaje del combate y la partida…  ¿Quién es el guapo (valiente, estúpido, temerario) que ataca en primer lugar al dragón? Mejor ve tu que a mi me da la risa…

En algunos juegos estas criaturas tienen mayor alcance de ataque que las armas que emplean los personajes, en otros juegos obvian esto y en otros dejan este criterio a merced del DJ. La resolución de este detalle puede marcar  la victoria o la derrota del grupo en un combate.

Otro detalle a ignorar en juego suele ser la enorme potencia de golpe que una criatura del peso de un enorme dragón debe tener. No es lo mismo dar un puñetazo pesando 60 kilos que con 1000 kilos… un impacto directo de esa criatura debería romper escudos, huesos, armaduras… curiosamente en ocasiones describimos como el ataque rompe ramas de árbol y rocas, pero los personajes suelen resultar mucho menos afectados por el mismo ataque. Licencias de guión que todos utilizamos.


Explicaba en otra entrada en la que hablaba sobre la poca variedad de armas usadas en los juegos de rol que para atacar a estas enormes criaturas se deberían utilizar armas de gran tamaño como grandes hachas, espadas a dos manos o alabardas en lugar de armas de mano. Esto, si es debidamente representado en juego, puede resultar una excelente descripción de la escena de combate, que los jugadores percibirán como algo coherente o verosímil.

Entradas populares