La dificultad de resolver combates en la ficción

Leo comentarios sobre como la descripción de la ficción en los combates está limitada por el sistema de juego empleado y no puedo sino cerrar los ojos  y pensar “No sabes nada Jon Nieve”. Que gran frase.  Es como el famoso “solo se que no se nada” de Platón en versión friki.
Como odio esta palabra (friki), pero no encuentro una mejor para referirnos a la comunidad en este momento.

Llamadme soberbio o decid que no he entendido nada en los 25 años que llevo jugando a rol. Pero en mi opinión, la descripción del combate en la ficción no cambia el resultado de una escena tanto como  creéis. Igual debería callarme, leer más comentarios, más teoría, estudiar como funcionan esos malditos sistemas de juego… al final tendréis razón “No sabes nada Jon Nieve”.

Tampoco lo aspiro, a saber digo, pero como todos, tengo mis experiencias y en ocasiones recuerdo alguna de ellas. Y del combate guardo algunas. No muchas, nunca he sido de esos que practican algo hasta ser un experto. Tampoco en el rol y por eso, de mi, se puede decir que “No sabes nada Jon Nieve”.


Creo que la ficción sirve para dar color y conocer detalles de cómo se resuelven las escenas y con las escenas crear historias. De la ficción nos interesa saber como sucedió algo, pero no hasta el más mínimo detalle. En realidad, es la interpretación de las reglas y la descripción de las intenciones de los personajes fundidas con el resultado de las tiradas, la que nos da como resultado la verdadera forma de la ficción, porqué una simple descripción de una intención nunca da como resultado la ficción entera, pues no ha acabado.

Así pues, en realidad de nada me sirve que un jugador describa como su personaje levanta su espada e intenta atacar al orco dando un paso trasversal para golpearlo en el cuello. En ningún juego. Y en cambio, esta es la única forma que siento de como se debe jugar a rol (lo siento yo, de forma personal, el resto que haga lo que quiera). Describiendo que hacen los personajes y no diciendo simplemente “ataco” al igual que no solo describo como habla un PNJ, sino que hablo por él y como él.

Algunos dirán “No sabes nada Jon Nieve” y tendrán razón, no lo dudo. Resulta que esa descripción, según algunos, es diferente jugando a Hitos, o que jugando a D&D, o que jugando a DW, o que jugando a Alatriste o que jugando a Rolemaster por que el sistema emplea mecánicas diferentes de resolver el conflicto y resulta que yo creo que no… igual no debería decir esto. No tengo la más mínima gana de volver a defender que el sistema no importa, pero el demonio se ha apoderado de mi y controla mis manos a escribir… en la próxima subida de nivel debo subir la voluntad.

Me resulta difícil concebir como podemos hacer que nuestro personaje ataque sin antes indicarlo. Mejor, describirlo. La resolución de ese ataque no se resolverá únicamente gracias a la descripción ni únicamente al sistema de juego, sino al resultado de la tirada de ataque en combinación con la descripción de la ficción  realizada por el jugador. Es posible que solo el jugador arroje los dados, puede que tambien lo haga el  director de juego, puede que primero lo haga uno y luego el otro, puede que lo hagan a la vez o que no lo haga ninguno. En realidad da igual. La ficción se creará uniendo las descripciones, indicaciones y resoluciones de los resultados de los dados, apoyados con la narrativa, decisiones e intenciones que el director de juego aplique.

Supongo que algunos se preguntarán porque digo esto. Bien, partiendo que solo es una opinión creada en base de mis experiencias, indicar de qué forma indicas un combate no nos proporciona ninguna ayuda de cómo va a finalizar o continuar el combate. Bueno, quizás continuar si... un combate es tan dinámico, inesperado, caótico y depende tanto de la habilidad, conocimientos y del terreno donde se realiza el combate, que el resultado es incierto.
Cuentan que en tiempos, Quevedo, uno de los más grande poetas españoles, evitó ser derrotado, estando borracho y sentado en un sillón, combatiendo contra el mismísimo Teniente de armas de palacio, Diego Pacheco de Narvaez… 

Estábamos en que nuestro personaje levanta su espada e intenta atacar al orco dando un paso trasversal para golpearlo en el cuello… ¿Cómo creéis que afecta esto a la ficción? El ataque proviene desde arriba. Bien, buena observación. ¿Impide eso que se pueda defender por abajo? No. Con un movimiento antebrazo y muñeca con la espada situada en lo alto, acompañado por un paso atrás, se puede batir un arma que intentara dar un golpe en dirección al estomago o las piernas y .

¿Impide eso que pueda realizar algún tipo de maniobra en respuesta a la defensa del orco? Tampoco. Si el golpe descendiente en dirección al cuello del rival es detenido o golpea la armadura sin causar daño, el atacante puede recoger su arma subiendo el brazo izquierdo o derecho, e inclinando su espada de tal forma que ejecute una guarda alta o detenga un golpe proveniente hacia ese lado. Todo en unos segundos… y después, cambiar de guardia para seguir con el ataque o contraataque.

El orco puede detener el golpe o no. Ni siquiera eso es importante, excepciones aparte, en la descripción de cómo suceden los hechos.
  • El orco detiene la espada del guerrero entrechoca varias veces su espada con la del orco, hasta que puede deslizarla por la hoja del orco y clavandola en su cuello.
  • El orco levanta su espada para detener la espada del personaje, pero este amaga el golpe y continua el ataque lanzando una estocada por debajo del arma del orco en dirección a su cuello/ pecho/ estómago…
  • El orco bate la espada del personaje que falla su golpe, a continuación el personaje adelante su pie izquierdo, impulsa con su brazo izquierdo el brazo derecho del orco impidiéndole recuperar la guardia y golpea con la cruz la espada el rostro del orco, clavándole el gavilán en la frente/ un ojo/ el pómulo…
  • El orco detiene el golpe y mientras avanza usa su tercio fuerte para desequilibrar al personaje, este da un paso por el interior con el pie izquierdo hacia la derecha, inclina su espada para desligar su espada de la del orco y cuando lo consigue voltea la espada golpeando el cuello del orco por la parte de la espalda.

¿Que reglas necesitáis para hacer lo anterior? teniendo en cuenta que es evidente que el ataque/s del personaje ha tenido éxito.
¿Esto lo consideráis un solo ataque o varios? ¿Cuál es el concepto de un ataque en vuestro juego favorito? ¿Habíais pensado en este detalle de ficción al iniciar la descripción del ataque varios párrafos arriba? ¿Cuál creéis que sería el resultado más lógico del inicio de una acción descrita como la anterior?

Una de las cosas que más temo cuando juego a rol es describir las escenas de combate por todo lo anterior. ¿Como hace un personaje algo de lo anterior de forma intencionada? Es posible que Alatriste se acerque a algo así, pero el uso de las maniobras es tan limitado que lo dificulta mucho, y esas maniobras no son complicadas de realidad en realidad, son más bien básicas.
De forma que, sabiendo que no soy capaz de conseguir eso de forma intencionada, lo mejor es limitarme a describir la resolución de las tiradas, y ejecutar una respuesta ante las intenciones descritas por los jugadores.
En mi opinión, para poder jugar usando las descripciones de estas maniobras, todos los jugadores de la mesa deberían tener unas nociones mínimas del tipo de combate que se vaya a utilizar en la escena. Cosa inviable en la mayoría de los casos, claro.
Además, ocurriría que los combates se alargarían más que un día sin pan. Seria peor que cuando yo he probado a usar tableros tácticos para jugar un combate (por mi falta de costumbre, no porque sean injugables).

Las respuestas  son tantas, los resultados tan variados, tan impredecibles… como las personas, como cada copo de nieve y las interpretaciones de un sistema de juego.

Esto se puede conseguir con cualquier sistema a pesar que mecánicamente hayamos tirado más o menos dados, a pesar que en el manual indique que el sistema de combate está preparado para conseguir un realismo nunca visto, por que la tirada de un dado no crea la ficción, tan solo nos ofrece pistas para describir su resolución.


Pero, que alguien me haga callar y me diga “No sabes nada Jon Nieve”.

Entradas populares