D&D solo hay uno

Desde que Wizards of the Coast anunció la Open Game License de la quinta edición de Dungeons & Dragons, muchas empresas y particulares han anunciado o publicado juegos bajo la Systems Reference Document que han liberado.

Hay gente, como yo, que esperamos con ganas la aparición de manuales en castellano que empleen la SRD para desarrollar juegos con nuevas ambientaciones o simplemente la traducción de la SRD, la base del sistema de esta quinta edición del juego, aunque incompleta para poder emplearse tal cual como si fuera el material publicado por WotC.

Evidentemente hay otros jugadores que la aparición de estas nuevas líneas de productos les da igual. D&D solo hay uno y en parte es cierto. D&D es mucho más que un juego y por mucho que yo personalmente esté esperando la aparición de Voldor o como quiera que se llame el juego que Nosolorol quiere publicar bajo esa licencia libre, siempre existirá un vacío si la edición no aparece en nuestro idioma.

Homenaje de J. Charro a Dragonlace, su primer escenario de campaña
Dungeons & Dragons no es solo un juego o una serie de manuales, es un símbolo de nuestra afición pese lo que opinen algunos. Aquí en España quizás no tanto, pero lo sigue siendo para una gran parte de los aficionados a los juegos de rol. Fue el primero y por muy malo que a algunos les parezca u opinen que ni siquiera a lo que se juega con su contenido sea rol, hay que darle el mérito de que todo surgió a partir de él.

He leído comentarios tales como que las publicaciones surgidas a partir de la RSD no aportan nada. Es posible que ese punto de vista se encuentre reforzado por la cantidad de retroclones y juegos surgidos de las licencias libres, del movimiento OSR y demás material que han llenado las estanterías de las tiendas y el material ofrecido en internet o simplemente porque vean que el resto de material que no sea oficial no es D&D y solo se aprovecha de la fama que obtienen del juego para tener tirón de ventas. Oportunismo. Es posible que a otros simplemente no les gusten las cosas que otros aportan porque se aleja de la experiencia o sabor que aporta D&D a sus ambientaciones.

No seré yo quien critique los gustos personales de nadie pero me sorprende un poco el rechazo a juegos con ambientaciones nuevas dada la cantidad de comentarios existentes en contra de las líneas fuertes que mantiene (o mantenía) WotC para D&D, escasas en esta última edición. Demasiado escasas para algunos.
Describen a Reinos Olvidados como un collage de referencias históricas, mitología y  semejanzas a reinos medievales que al unirse no guarda sentido.
De Dragonlance dicen que es un mundo simplista, tópico, que no aporta originalidad tal como si fuera la centésima copia barata de El señor de los anillos.
Ravenloft, el mundo de terror que no causa terror, sino simplemente un mundo gótico con vampiros donde se realiza la misma forma de juego. Mazmorreo con vampiros y hombres lobo.
Dark Sun, para algunos el único original tras Greyhawk, dicen que es una ambientación donde únicamente se potencia la fuerza y la maximización de personajes.
Eberron un despropósito donde magia y tecnología se unen con una mezcolanza de cosas donde se maximiza el uso de la magia.

Curiosamente de aquellos escenarios de campaña que no leo críticas negativas o al menos no con tanta frecuencia son aquellos que han sido minoritarios o creados por empresas externas, como podría ser Midnight o Reinos de hierro. Que no digo que no las tengan, pero al menos entre mis círculos virtuales o reales no me llegan esos comentarios con tanta frecuencia.

La crítica siempre debe existir. Sin crítica aparecerían productos mediocres con los que deberíamos confórmanos ante el antojo de oportunistas y editoriales que saben que van a vender todo aquellos que publiquen. Es por ello que es importante que aquellos que pretenden sacar un producto a la luz sientan esa presión. Que aquellos que pretenden obtener beneficio de ello, aunque no sea en forma del vil metal no crean que nos puedan colar cualquier cosa y les alabemos.

Manuel J. Sueiro, director general de Nosolorol ediciones publicó el otro día una imagen de su juego basado en la SRD de Dungeons & Dragons. Una fantástica imagen para el juego como nos tiene acostumbrados  Javier Charro que a muchos aficionados nos trasmitió recuerdos a Dragonlance, a un D&D viejuno y añorado y desde entonces la editorial ha enseñado algunas imágenes más que ofrecen sensaciones enfrentadas en algunos aficcionados.
Lo mostrado por NSR hasta ahora tiene muy buena pinta y también se nota la presión que los aficionados ejercen. Unos por sus críticas, otros por su desprecio y otros por la esperanza que ponemos en esa nueva línea, pero presión igualmente.

Sabiendo además como todos sabemos, que Dungeons & Dragons solo hay uno, el original, y que si surgiera de repente una traducción oficial del juego original podrían perder mucho.

¿Estará Voldor a la altura? ¿Habrá conseguido el grupo creativo de La marca del este triunfar de nuevo? En verano  posiblemente lo sabremos, hasta entonces, la espera se va ha hacer muy larga.

N. del A. Voldor no es el nombre del juego de NSR, al menos de forma oficial, es el nombre del mundo pero, a falta de un nombre oficial, es así como se le está llamando ahora.


Entradas populares