Prejuicios a colectivos oprimidos en la ficción

Algo que me parece muy positivo, es la tendencia en nuestra afición de tratar de trabajar por la inclusión de la mujer en la ficción que recreamos en nuestras sesiones. Que un personaje femenino tenga las mismas posibilidades de aportar en la partida que un personaje masculino.
Los juegos de fantasía, los de ciencia ficción y aquellos que se juega en la actualidad permiten, más o menos, y siempre desde el punto de vista y opinión que el director de juego posea sobre ese asunto, permiten aplicar una “igualdad” en cuanto al poder y trato que ofrece una sociedad ficticia hacia una mujer.
En otros casos, hay gente que prefiere que la mujer no sea tratada con igualdad en la ficción, para reflejar como era la sociedad en épocas pasadas.

Supongo que os preguntareis que a donde pretendo llegar. Os pido un poco de paciencia y tiempo para poneros en situación.
Hace tiempo, en uno de los debates por la red sobre este tema, concretamente hablando de la inclusión de la mujer en las partidas de La llamada de Cthulhu en los años 20, había gente que opinaba que el machismo de la época no se debía reflejar a favor de dar oportunidad a los personajes de sexo femenino, mientras que otros opinaban que era algo que debía reflejarse ya que es algo implícito en la ambientación. Un reflejo de la sociedad de la época o algo así.
El caso es que, aunque no entré en el debate, creo, con el tiempo he reflexionado sobre el asunto y, al igual que se defiende que se cambie el trato que la sociedad daba a la mujeres para evitar limitaciones a esos personajes, no se mentó siquiera el tema del racismo en aquella época, algo muy presente en muchas aventuras de La llamada de Cthulhu como en Las mascaras de Nyarlatohep, o la obra de Lovecraft directamente, donde tan solo los hombres varones blancos se consideran personas con derechos y  con posibilidades para hacer cualquier cosa. Cualquier otra etnia y sexo es tratado con desprecio y se considera por debajo.
El caso es que ahora, pasado ya mucho tiempo, me pregunto que, si en nuestras partidas no representamos el machismo existente en la sociedad de los años 20 para no apoyar el trato humillante a la mujer ¿Por qué deberíamos reflejar el racismo si es una forma de represión social hacia un tipo de etnia?

No pretendo sentar cátedra ni cambiar la opinión de nadie al respecto, pero en lo personal, me parece algo en lo que recapacitar al menos.
Es muy probable, al menos así lo veo yo, que debamos reflejar determinadas formas de actuar socialmente dependiendo del juego en el que vayamos a crear la ficción y, si no nos gusta el entorno social que presenta ese juego, siempre podemos jugar a otro que ofrezca una experiencia de juego similar pero con valores sociales más actuales. Que no se si es mejor o peor en realidad, pero, en lo referente a la mujer y el racismo, es posible que hayamos avanzado algo en algunos lugares del mundo.
Por ejemplo, si nos parece toxico jugar a La llamada de Cthulhu en una atmosfera ultra racista y machista como la que reflejan los libros de historia y documentales sobre los años 20 en Estados Unidos, podemos jugar al mismo juego en la época actual, donde creo que la libertad de expresión y derechos, de diferentes etnias y mujeres es mayor que en los años 20.
Tambien podemos jugar en los años 20 sin tener en cuenta esa mentalidad retrógrada de la época, pero a mi modo de ver, desvirtúa una realidad que forma parte del pasado e implícita en la ambientación de algunos juegos. He de decir que, si los miembros de la mesa están de acuerdo en jugar de esa forma y se sienten más cómodos, que así sea. Ellos son los que en definitiva deben considerar que límites marcarse.

Imagen obtenida de la wikipedia
Creo que hay que tener en cuenta tambien que la realidad que la sociedad suele mostrarnos de determinadas épocas y momentos históricos está muy contaminada con tópicos repetidos hasta la saciedad y por el cine, de forma que se convierten en verdades absolutas que encontraremos en cualquier conversación cotidiana.
En la edad media no existían los homosexuales, no había mujeres en el poder, todos los cowboys eran blancos… Investigando un poco, o simplemente leyendo noticias de curiosidad o anécdotas históricas, resulta que existían más excepciones de las que creíamos y aparecen mujeres de armas tomar como Juana García que fue la inspiración de Germiniano González para escribir La dama rebelde o como Catalinade Erauso llamada la “monja alférez”, la famosa tiradora Annie Oakley o la fuera de la ley Calamity Jane.
También podemos descubrir que muchos de los legendarios “vaqueros” que recorrieron el oeste americano resulta que eran negros (según he leído en diversos artículos desde un 15% a un 25%), hasta tal punto que uno de los más famosos y mejor considerados cowboys era Nat Love, un esclavo liberado tras la guerra hijo de esclavos de ascendencia africana.
Y claro, una vez sabidas estas cosas y sin querer indicar que no existía el racismo y el machismo en esas épocas, resulta que las posibilidades de juego aumentan mucho y, esa supuesta realidad histórica que creíamos conocer no es tan verdadera, aunque tampoco falsa, pero si con muchas más posibilidades que representar en juego de las que suponíamos. En consecuencia, a partir de adquirir esta nueva visión del asunto, podemos decidir si, describir en juego la época histórica tópica de esos años que todo el mundo parece conocer, hacer lo que nos venga en gana dejando que los jugadores puedan explorar nuevas posibilidades en la ficción, o podemos investigar sobre el asunto y tener una mejor visión de aquello que queremos reflejar con mayor precisión, por ejemplo.

En cualquier caso, creo que si decidimos no reflejar un perjuicio en concreto para poder desarrollar nuestro juego con mayor comodidad, tambien deberíamos pensar que hacemos con el resto de prejuicios existentes en esa ambientación.
Creo que aquí en España, debido a que no tenemos, todavía, un problema tan grave con el racismo como en USA, se suele apoyar más la integración de la mujer en los entornos donde hasta ahora no ha tenido libertad de ser incluida o poder participar al 100% y es por ello que nos olvidamos de tener en cuenta que, si pretendemos ignorar unos factores sociales en una ambientación por su contenido intolerante hacia un colectivo, quizás deberíamos tambien pensar en otros colectivos. Pero si lo hacemos, debemos tener en cuenta que, si ignoramos esos prejuicios, estamos cambiando la ambientación que sirve para reflejar la parte de trasfondo en la ficción de nuestras sesiones. Sea esta ambientación histórica o no.

Sea como sea, en mi opinión lo importante es que la mesa juegue dentro de un trasfondo que refleje un entorno de campaña acorde con sus gustos y en los que nadie se vea perjudicado, ni limitado, ni ofendido por llevar un tipo de personaje en concreto.

Entradas populares