El sistema si importa

Si alguno lee esto igual le da un patatús. Yo, que siempre he defendido que el sistema no importa, ahora voy y me pongo a defender lo contrario.

Siempre he abogado por lo contrario. El sistema no importa era como una especie de estandarte con el que yo defendía que lo importante en un sistema de juego no es el sistema en si, si no la forma de interpretarlo y de usarlo.

Varios artículos escritos, otros tantos leídos y algunas conversaciones después sobre este asunto no me han hecho cambiar de opinión.

¿¿¿??? _ ¿Pero no habías dicho que ibas a defender que el sistema importa?_

Si, si, espera. No he cambiado de opinión en que lo importante es el uso y comprensión del sistema de juego, sino en “qué” denominamos Sistema de juego.

Yo denominaba como sistema de juego a aquello que venia impreso en un documento escrito por unos señores con el que nos planteaban una experiencia.

Ese sistema, como ya dije en otro artículo anterior (¿Paraquién importa el sistema?) importa para conseguir cierta experiencia. Una experiencia propuesta por el autor. Pero a la hora de emplearlo, nuestra interpretación, uso, modificaciones, la narrativa que empleamos, los trucos del oficio que manejamos, etc.  pueden cambiar esa experiencia si es lo que queremos hacer. También podemos conseguirla con un sistema de reglas encontradas en otro manual escrito por otro señor (o el mismo, quien sabe), que al hacerlas nuestras conseguimos el objetivo propuesto.

Resulta que yo a esos añadidos, que no tienen porque ser añadidos mecánicos, no los consideraba parte del sistema, mientras que en las teorías roleras que defienden que el sistema si importa, consideran que el sistema evoluciona y de modifica según quien lo usa y el objetivo que queremos conseguir. Es decir, el sistema de juego es flexible. By water my friend.

Tras comprender eso, me quedé con una cara de tonto del carajo. Porque es muy posible que en las conversaciones que he tenido sobre esto hayamos estado diciendo lo mismo pero por el concepto de “sistema de juego” no nos hayamos entendido. Tiempo perdido por defender no una idea sino una frase. El sistema importa Vs el sistema no importa.

El porqué queremos hacer eso, si tenemos que modificador mucho o poco, si merece la pena, etc. lo dejo a cuestión de cada uno. En realidad no me importan los motivos por los que alguien querría hacer eso. Son sus motivos y si a él le valen a mi tambien.
La verdad es que me cansan un poco esos comentarios de “es que tienes que modificar mucho para conseguirlo y ya hay otros sistemas que consiguen esa experiencia”. Lo dicho, si alguien lo hace tendrá sus motivos.

Si el sistema importa, en base a que “sistema” es todo aquello que usamos para resolver las acciones descritas por los componentes de la mesa para crear la ficción, y “qué” usamos en realidad es lo importante y no lo que ponga escrito en un manual, no entiendo el revuelo de hace unas semanas (tal vez más de un mes) sobre la rigidez a la hora de usar las reglas. Sobre todo si esto se usa para criticar a un grupo de juego que se lo está pasando bien entre ellos.

No me parece mal que alguien que realiza algunas modificaciones sobre el sistema descrito en el manual comente a sus jugadores que ha modificado o quiere modificar. Creo que yo así lo hago. En la campaña que jugábamos hasta hace poco y que con el tiempo supongo que continuaremos dije que la inspiración la aplicaría usando algunas ideas que aparecen en la GDM y mi visión de la mecánica. Tambien propuse usar algunas reglas que aparecen en la GDM como la de honor y la sustitución del modificador de competencia fijo por dados. Pero esto me parece básico cuando alguien cambia algo para que una vez que se aplique la mecánica adecuada todos sepan como hacerlo.

Que alguien defienda lo “importante” que es el sistema defendiendo únicamente lo que está escrito en el manual, alegando que cambia la experiencia de juego, me parece un poco corto de miras.

La experiencia del juego se puede cambiar aplicando las reglas del manual punto por punto y coma por coma de muchas maneras. Una aventura diferente, narrativa específica para lograr un fin,  o aplicar un tono de partida distinto a lo habitual. Como leí el otro día en no se que blog ¿Quién no hay jugado alguna vez una partida de los Mitos de Cthulhu y no se ha reído alguna vez?

Así pues, termino diciendo que, el sistema si importa porque es lo que usamos para lograr la experiencia que buscamos. Lo que usamos puede modificarse, pueden ser mecánicas de juego o narrativa, pueden ser elementos sonoros de fondo, pueden ser trucos del oficio o mil cosas. Todo dentro del mismo concepto. El sistema de juego.

Las palabras de un autor pueden ser tomados en cuenta o no. Seguramente las usaremos como base junto a cientos de detalles que surgen de nuestras experiencias, lecturas, ideas… pero no son imprescindibles, pues de cada regla descrita, solo nosotros sabemos que nos funciona y que no para alcanzar nuestro objetivo. La diversión en partida mediante la trasmisión de unas sensaciones alcanzadas durante la partida. Y estas pueden cambiar de partida en partida o de escena en escena.


Que cada uno use lo que le funciona y si no nos gusta como juegan alguien, solo tenemos que buscar con quien nos gusta jugar, y todos tan amigos.

Entradas populares