El uso generacional de las nuevas tecnologías en el rol

La tecnología ha cambiado el modo de jugar, experimentar, publicar y entender los juegos de rol.
En los más de 40 años desde que se publicó Dungeons & Dragons por primera vez, el factor de la tecnología a permitido que aquellos de nosotros que llevamos mucho tiempo podamos consumir y crear de manera más directa, dar a conocer a otros nuestros trabajos, ponernos en contacto con autores y editoriales, ha cambiado la manera de ilustrar, de maquetar…

La creación de material rolero es solo una parte de aquello que la tecnología ha hecho que el rol evolucione. Todos hemos podido ver imágenes de grupos de juego con laptop o tablet desde donde muestran imágenes, ponen música, usan apps, simuladores de tiradas de dados, buscan información en PDF en lugar de usar libros impresos, etc.

Para algunos de los jugadores veteranos esto es una opción más que pueden usar o no. Otros usan habitualmente estas nuevas herramientas que han llegado para quedarse.
Pero al igual que con otras cosas, desde hace unos años hay un relevo generacional (ese inexistente) que han comenzado a jugar directamente con este tipo de aplicaciones y herramientas. Para algunos de ellos, los jugadores nuevos, el rol y estas aplicaciones opcionales están unidas, no son una cosa más, sino que en muchos casos son herramientas imprescindibles, hasta llegar al caso de que algunos de ellos, no usen fichas de papel para jugar sino que tienen sus fichas descargadas en sus teléfonos móviles o tablet desde donde además guardan los PDF de juego y otras utilidades.

Es más, algunos jugadores jóvenes, han asegurado que comenzaron a jugar directamente sin fichas de papel y no les resulta extraño jugar sin ellas.

Imagen obtenida de pixabay
Puede que nos resistamos a cambiar, pero hay un punto de razón en esto de aprender a manejarnos con estas herramientas. Hoy en día gran parte de los jugadores de rol llevamos un teléfono movil con nosotros. Normalmente con una pantalla lo suficientemente grande como para ver claramente nuestra ficha de personaje, leer una regla concreta de un manual en PDF, usar una aplicación para conocer los conjuros de nuestro personaje, o usar un calculador de viajes para El Anillo Único o juegos de ciencia ficción.
En realidad, creo que son todo ventajas, excepto cuando se nos acaba la batería...

Es posible que en lugar de restringir el uso de la tecnología porque uno de nuestros jugadores se pone a jugar a videojuegos durante la sesión, debamos potenciar su buen uso. Buscar el lado positivo y no castigar. No somos niños pequeños.

Las fichas de papel de desgastan, se emborronan, se manchan, se pueden quedar olvidadas en casa… eso no pasa si las tenemos descargadas en el móvil. Si el jugador se le acaba la batería o se le olvida el móvil en casa su master puede descargar la ficha y mostrarla.
Si nos parece útil la ficha para apuntar cosas de partida se puede hacer lo mismo en un folio o usar el Word del móvil para apuntar las cosas. Incluso apuntarlo en un chat.

Todo esto en realidad y como muchas, muchas cosas, es cuestión de gustos.
No creo que esto sea una cosa que vaya a hacer de repente. Dejar de usar las fichas de papel a favor de que cada jugador las use descargas en su móvil. Es posible que se comodidad, costumbre o que me esté volviendo en un viejo dinosaurio (si no lo soy ya).
Pero el caso es, que si que busco herramientas para poder crear la fichas en versión digital y poder imprimirlas, de forma que queden mas resultonas. Paradojas de la vida, aunque tiene su por qué.


También es verdad que, a pesar de no haberlos utilizado todavía, tengo un par de monitores con ordenador incorporado que cogí (de forma gratuita) para poner en medio de la mesa y que los jugadores pudieran ver mapas, imágenes o incluso si la capacidad del ordenador da para ello, poner alguna pista de música o algo así.
Esto se suele ver en muchos vídeos de partida. No aquí en España, pero si en algunos de USA. Y como no, la gente de Critical Role que desde hace un tiempo sigo y veo algunos de sus vídeos, usan tablet para jugar.

En realidad lo ideal sería que todos los jugadores utilizaran una tablet con conexión a Internet, pero de eso si que no todos tenemos y teléfono móvil si.
Su potencial es bestial. La visibilidad de la ficha, manual o imágenes es mucho mayor y la posibilidad de enviar mensajes privados en lugar de papelicos o sacar al jugador fuera de la sala hace que cierta información no pueda usarse en metajuego. Pero como digo, no todo el mundo tiene.

No voy a nombrar el uso de las partidas online porque es evidente que su uso está extendido, que se pueden hacer gracias a la tecnología y que es una nueva forma de jugar a rol. Muchos juegan casi absolutamente de esta forma por la imposibilidad de hacerlo de forma física y otros simplemente les gusta.
Hemos de recordar que como con las apps, teléfonos móviles y otras herramientas tecnológicas, hay gente que nació con estas herramientas en venta desde hace mucho tiempo y lo ven de forma natural.

Adaptarse o morir.

Aunque es verdad que cada uno debe jugar como se encuentre más cómodo, también es posible que haya gente que ya no concibe separar el rol de estas herramientas y que con el tiempo, cada vez estarán más extendidas.
El papel seguirá existiendo mucho tiempo. No sabemos cuanto. Pero en mi opinión, renegar y criticar las nuevas herramientas es dar un paso atrás.



Entradas populares