¿Están los juegos de rol obsoletos?

En cierto artículo del periódico “El Mundo”, que posiblemente recordéis pero del que no pienso añadir un enlace, cierto periodista plasmó una sarta de tonterías que parecían más un montón de letras juntas que un texto con sentido. Entre tanta letra y falacia junta incorporó cierta perla que me gustó y todo, nos llamo (a los jugadores de rol) Románticos trasnochados. Creo que es de lo más bonito que nos han dicho en mucho tiempo. Hasta sin querer.

Somos románticos, no cabe duda. No en el sentido del romanticismo como sinónimo de amor y sentimentalismo, si no en que creemos y participamos de una afición que, pese a existir muchas otras nuevas aficiones que han eclipsado a los juegos de rol, seguimos practicando de estos juegos y defendiendo sus bondades.

No confundimos la realidad con la ficción, pero como románticos, soñamos, dormidos o despiertos, soñamos. E imaginamos y creamos, y nos reunimos con otros soñadores que, junto a ellos a altas horas de la noche, intercambiamos versos, palabras e historias que nos acompañarán el resto de nuestros días.

El gobierno quiere quitar de las aulas la filosofía, la música y otras materias que dice no son de ayuda para ser competitivos en el mercado laboral. Nos quiere formar como autómatas y este señor periodista, ha seguido los pasos del gobierno de esa forma de pensar del señor Rajoy. Ahora, para no quedar obsoleto, hay que practicar aficiones que están en auge y aporten al sistema, nada de practicar aficiones que se practicaban en antaño cuando no se retrasmitían los deportes en los televisores y  no existían las consolas ¡donde vamos a parar!
Supongo que hoy en día, los jóvenes universitarios no juegan al mus o al guiñote en sus ratos libres, tampoco hablarán entre ellos ni practicarán ningún deporte, porque al no necesitarse ninguna pantalla ni aparato electrónico, todas esas practicas se han quedado obsoletas, como los abuelos del parque jugando a la petanca, como el lanzamiento de barra aragonesa, como montar en bici en los veranos. Obsoletos. Todos.


Lo que me preocupa no es que este señor diga una sarta de mentiras o palabras inconexas que tratan de criticar de forma poco acertada a esta afición, sino que forma parte de una corriente que busca en la inmediatez y en la sostenibilidad económica su razón de ser.

El rol no es inmediato. Preparar una partida necesita de tiempo para crear la trama, PNJ, hacer fichas, etc. Aunque jugáramos a uno de esos juegos de esos que tan de moda se han puesto ahora a los que llaman de “leer y jugar”, hace falta, como mínimo, leerse el manual. En comparación con un videojuego o incluso algunos juegos de mesa, la cantidad de tiempo necesario para jugar es claramente superior en los juegos de rol.

Económicamente hablando tampoco interesa, solo unas pocas grandes empresas, ayudadas por ventas relacionadas con los juegos de rol, pero que no son juegos de rol propiamente dicho, manejan sumas de dinero medianamente importante, el resto hacen poco más que sobrevivir o eso nos cuentan. Lo que se ve en la red no es preocupante, pero tampoco boyante.

Así que sí, definitivamente si, somos románticos, pero ojo, no obsoletos. Los juegos de rol han evolucionado, y a pesar de usar en muchas ocasiones papel y lápiz para jugar, se han incorporado nuevas tecnologías que se usan diariamente. Y la verdad, es un poco tonto llamar a los juegos de rol obsoletos por usar papel, por qué, que yo sepa, el periódico que se vende diariamente en las papelerías, no es ningún holograma. Todavía.

Lejos de ser una afición obsoleta, es verdad que no es innovadora. A pesar de ser relativamente jóvenes a sus 43 años de existencia, los juegos de rol no son otra cosa que una charla entre un grupo de gente que crea una ficción.
Dentro de los juegos de rol hay innovación, por supuesto. Renovarse o morir. Pero fuera de su pequeño circulo, no lo es tanto. Pero que no sean innovadores no significa que sean obsoletos. ¿Acaso leer y hablar se ha quedado obsoleto? ¿O solo se queda algo obsoleto que no da dinero en abundancia? No lo tengo muy claro, es posible que sea así y no nos hayamos dado cuenta, de tan románticos que somos.

Lo que nos toca sufrir en España a los jugadores de rol es a causa del poco dinero que dan y la mala fama que les han creado. Curiosamente, me cuentan unos compañeros uruguayos del club, que en su país, los juegos de rol fueron apoyados por el gobierno y existió durante los años 80 una movida que apoyaba la práctica de esta afición, en la que personajes famosos del momento salían por televisión, radio y prensa escrita hablando y jugando. Hoy eso ha quedado olvidado tambien en Uruguay, pero a diferencia de aquí, nunca los tacharon de asesinos ni los relacionaron con sucesos violentos, a pesar de no tener nada que ver.

En los últimos años, hemos podido ver anuncios y noticias de cómo los juegos de rol se usan en USA con fines sociales, en Alemania usaron un juego de rol basado en la serie de televisión Battlestar galáctica para poner a prueba a su equipo de gobierno, pero aquí, nos cargan el muerto de una ballena y de unos tipos que jugaban a un video juego por internet a pesar de que otras noticias, tambien en periódicos, hablaban de las bondades de este tipo de juegos y su uso en las aulas como ayuda para aprendizaje. Supongo que en la ultima reyerta que hubo entre aficionados al futbol no miraron cuales eran sus intereses comunes. Igual alguno jugaba a rol, y la hubiéramos liado.

Lo mejor es no tener en cuenta muchas de estas cosas y quedarnos con lo mejor que nos ha dejado ese artículo. Por fin, han reconocido lo romántico de esta afición, que a pesar de vivir en un mundo donde prima la inmediatez, alguien se toma su tiempo para hacer las cosas. Las cosas con tiempo siempre salen y saben mejor, el amor, un aromático té, un buen asado, un sabroso potaje…


Seguramente sea por la falta de tiempo, que ese señor periodista no haya podido escribir nada mejor. 

Entradas populares