Dibujando fronteras

Como ¿buen? Director de juego, una de las cosas que suelo hacer de cuando en cuando es dibujar y bocetar planos de muchas cosas.
No iré muy desencaminado si digo que la mayoría de los DJ veteranos hemos creado mundos, reinos, regiones, escenarios de campaña, continentes… o los hemos comenzado ha hacer y se han quedado ahí, en un cajón o entre los miles de archivos roleros que hay en nuestros ordenadores y discos duros.

Una de las cosas que a mi me resulta más divertida es esbozar o dibujar mapas de zonas de juego. No soy muy bueno en ello y suelo orientarme en pequeñas partes del mundo real para ello en lugar de dibujar dando rienda libre a mi imaginación.
¿Por qué? Porque suelo encontrar problemas en reflejar una geografía verosímil, con sus elevaciones, ríos, valles, etc. en sitios adecuados.

Una vez que tengo el mapa físico pienso en el siguiente paso que quiero dar. El mapa político de ese lugar, con sus reinos, ciudades, caminos y sus fronteras…

Nunca uso el mapa original para ello. Después de muchos años, he usado varios métodos para realizar una copia del original. Todos dan, más o menos, el mismo resultado. O eso creo.
La verdad es que soy un “chapuzas” con estas cosas. No se me dan mal, pero me falta constancia para llegar a cierta perfección. Y así me va…
Pero bueno, el caso es que tengo cierta experiencia y si a alguien le resulta interesante y útil, la dejo aquí plasmada. Por si acaso.


Una vez que tenemos dibujado el mapa físico del lugar lo calco para obtener una nueva copia.
Se que seguramente habrá modos mediante escáner o fotocopias que permitan copiar una imagen a gran calidad, pero el escáner que tengo en casa me deja sombras que no me gusta que aparezcan en el mapa o plano, y una fotocopia, por buena que sea, siempre aparece alterada. Hay que tener en cuenta que además de ser un “chapuzas”, el material que uso es casero, así que, a falta de instrumental mejor, repito el mapa original de una de las siguientes formas.

_ Empleando papel cebolla. El papel cebolla como muchos sabréis, es un tipo de papel semi trasparente cuyas características son perfectas para calcar un dibujo que hay debajo.

_ Mediante la combinación de un cristal y una lámpara. Cuando vivía en casa de mis padres, solía usar una mesa baja de cristal bajo la que ponía un flexo. Con el dibujo original bajo un folio, calcaba con cuidado una nueva copia sobre la que trabajaba después.

En ocasiones he usado la ventana de casa con la luz del día como fuente de luz, pero es más incomodo.
También he llegado a escanear la imagen y copiar la imagen desde la pantalla del ordenador. Igualmente incomodo.
Si tenéis posibilidad de un cristal y una fuente de luz, para mi es lo que mejor resultado me ha dado.

La diferencia entre usar el papel cebolla o calcar en otro folio la ilustración original es que mientras que el papel cebolla se queda semi trasparente, en un nuevo folio tienes el dibujo como si fuera el original.
Una vez con una copia, rotulo para seguir con el proyecto.

Cuando uso papel cebolla no copio el mapa original entero, tan solo el contorno. De hecho, no hace falta siquiera calcar el contorno, pero yo me manejo mejor así. En la nueva versión del mapa en papel cebolla dibujamos las líneas fronterizas, ciudades y otros elementos políticos que creemos importantes.
De hecho, podemos usar diferentes folios para marcar diferentes tipos de cosas. Ciudades y pueblos en un papel, fronteras en otro, elementos místicos en otro, apuntes del DJ en otro, etc. Y superponiendo varios de ellos, con la base de los elementos del terreno al fondo, veremos un mapa completo con los elementos que queramos.

Esto hace tiempo lo usaba mucho. Ahora me he vuelto vago… no es que quedara profesional. No es una cosa que se pueda compartir con otros en la red, pero como herramienta de juego casera mola mucho y ayuda más. Usas la base del mapa, añades uno de los mapas posteriores y enseñas a los jugadores algo que quieres, añades otra cosa y lo empleas para tu uso personal.

La otra forma de marcar las fronteras es usando colores. La idea la cogí del mapa de Greyhawk de advanced Dungeons & Dragons (creo).
En ese mapa, cada país aparecía de un color diferente y cuando dos naciones se encontraban en guerra y sus fronteras no eran claras, estas aparecían marcadas en un rojo difuminado con una línea de color al lado.
Si se hace bien, esto queda muy chulo, pero claro, da mucho trabajo.
Al final esta forma de crear  las fronteras deje de usarla porque desde algún tiempo, prefiero dejar todo en blanco y negro o colorear con lápices de color el mapa completo para señalar de forma visual llanuras, desiertos, climatología y otras cosas.


En ese mapa de Greyhawk se encuentra una cosa bastante importante sobre las fronteras.
Lo más lógico y común es emplear los elementos del terreno para crear una frontera como montañas y ríos. Solo hay que fijarse en las fronteras europeas y veremos la lógica de las fronteras, como los pirineos entre España y Francia, o los Alpes entre Italia y el resto de naciones que tiene como frontera.
Si nos fijamos en las divisiones fronterizas de los países africanos, encontramos líneas rectas que los separan. Líneas rectas y antinaturales creadas en despachos de líderes europeos que se dividían los terrenos durante el siglo XX.

Pero el mapa de Greyhawk nos indica algo más. Nos indica fronteras móviles y poca estabilidad.
En mundo en constante guerra (por medio de las armas o guerra política) las fronteras se mueven. Realizar un mapa pensando que sus fronteras son inamovibles es absurdo.
Recordad sino la creación de nuevas fronteras a finales del siglo XX en Europa cuando la Unión de Republicas Socialista Soviéticas desapareció dando a paso a una miríada de países más pequeños. Recordad la guerra en Yugoslavia y la rotura de su terreno soberano en naciones independientes… nada es inamovible. Ayer Inglaterra formaba parte de Europa y mañana no.

Es por eso que en ocasiones, no dibujo las líneas fronterizas, sino que simplemente las describo en el desarrollo geográfico de ese reino o región, indicando puntos de referencia como tal rio o cual montaña.
Porque si hoy en día, en un mundo supuestamente más civilizado que antaño, las fronteras siguen moviéndose, no puedo imaginar como sería en épocas anteriores (donde muchos juegos encuentran inspiración), cuando varios nobles y señores de la guerra afirmaban que ese rio, aquella montaña o esa roca en medio de la nada era suya…


Hasta aquí la entrada de hoy. Espero que os sea útil e interesante.

Entradas populares