Los autores: responsables del cambio social

Telmo Arnedo expresó abiertamente una reflexión en G+ sobre  la responsabilidad que tienen los autores en el cambio que producen en la sociedad con sus obras. Posteriormente Verión de Espada Negra profundizó en esa reflexión .Y yo que esas palabras iniciales tambien me hicieron recapacitar, he decidido exponer mi opinión también.
Este es un tema atemporal y del que en otras ocasiones ya he tratado, aunque queriendo resaltar y hablar de otros puntos de vista.

La responsabilidad es algo que nos persigue en el día a día. Se dice que somos esclavos de nuestras palabras y dueños de nuestros silencios. Hoy en día con el uso tan extendido de las redes sociales esto es más cierto que nunca.

Yo no soy ningún autor de ninguna obra, aunque llevo ya algunos años detrás del teclado en esta Biblioteca que es tanto de ustedes como mía, y eso ha hecho que haya escrito y publicado abiertamente bastantes cosas, compartiendo en la red lo escrito con mayor o menor aceptación.
Soy consciente de que este blog tiene un número de lectores habituales y que mis palabras podrían influir en las decisiones o formas de pensar de algunas personas, es por ello que intento que mi lenguaje sea correcto. Cuando en lugar de escribir en un blog minoritario como este, eres el autor de obras que leen muchos cientos o miles de personas, tus palabras pueden influir en mucha más gente. En definitiva, seamos autores, escribamos en medios o compartamos las opiniones por las redes sociales, nuestras palabras influyen en otros. La única diferencia es el número de lectores que tienen nuestras palabras, pero hoy en día eso lo iguala las redes sociales en algunos sentidos.

Imagen obtenida de Pexel
Soy de la opinión que todo poder conlleva cierta responsabilidad (si, muy spiderman) y cuando escribes sabiendo que tus palabras llegan a otros, existe esa responsabilidad. Con el uso de las redes sociales esta responsabilidad se ha extendido y multiplicado entre todos los usuarios que poblamos las redes sociales opinando y compartiendo abiertamente opiniones y noticias, pero eso no quita que quien escribe una obra tenga menos responsabilidad por no ser un modelo único en el que otros pueden , como lo era antes. En la actualidad, todos somos comunicadores, en mayor o menor medida.

Sin embargo, la capacidad de influir en el lector de tal manera que se refleje en cambios en la sociedad creo que debe de llevar una intención. Lo que escribe el autor es un reflejo de cómo ve las cosas y como quiere que queden reflejadas. Esto creo puede realizarse de dos maneras (cogiendo una idea basada en el texto de Verion): como el reflejo de la realidad (o futura realidad) o los propios anhelos del autor. De ambas formas se puede mostrar a los lectores un mensaje dentro de las historias ficticias que contienen las obras.

En los juegos de rol esto tambien tiene cabida. La creación de entornos áridos que reflejan los cambios climáticos como en Dark Sun, mundos post apocalípticos donde la humanidad debe sobrevivir contra su peor enemigo, ella misma, como en Mutant Year zero o la visión de un oscuro futuro dominado por el dinero y las megacorporaciones como en Cyberpunk.
Estos juegos nos muestras versiones ficticias de los que podría ser nuestro mundo en el mañana. Si el lector, en este caso jugador, sabe leer entre líneas, el mensaje está ahí.

También hay mensajes positivos. Existen juegos más amables que en lugar de mostrarnos el horrible destino al que posiblemente se dirige el mundo, nos invitan a jugar de formas que todo sea más bonito. Ryuutama por ejemplo, nos invita a recrear aventuras donde los personajes representan viajeros que van ayudando a aquellos que lo necesitan en las poblaciones que llegan. Es posible que este juego represente el anhelo del autor, frente a la posible realidad que expresan los anteriores. Este juego todos se ayudan como en un episodio de la serie de animación Marco, el personaje natal de una villa italiana que recorría Argentina buscando a su madre y ayudando a todo el mundo. El mensaje está claro, si nos ayudamos entre todos el mundo será un lugar mejor.

Que las obras, sean literarias o juegos de rol pueden o tienen un mensaje es algo que no debería sorprender a nadie. Sin embargo yo encuentro una dificultad en como el lector llega hasta el mensaje y lo más peligroso todavía, como lo interpreta.

Una de las últimas novelas de fantasía que leí fue Nacidos de la bruma de Brandon Sanderson. En su historia, aparte de maravillarme por su prosa, creación de mundos y la descripción de la magia, vi claramente tres mensajes que creo que el autor está intentando hacer llegar al lector.
La confianza (sobre todo en amigos y la pareja), la función y razón de existir de la religión en el mundo,  y que una persona es un complejo ente que difícilmente se puede definir de una única forma, sino que son sus diferentes actitudes, decisiones, formas de pensar, etc. los que nos hacen. No se si es intención del autor hacernos llegar ese mensaje o no, pero es algo que yo he entendido.

Pero... ¿Qué ocurre si el autor intenta hacer llegar un mensaje y este no se entiende? ¿Qué ocurre si ese mensaje es demasiado forzado y crea rechazo? ¿Qué ocurre si el lector se da cuenta que lo tratan de manipular? Y peor ¿Qué ocurre si se entiende mal o se tergiversa?

Hacer llegar un mensaje al autor a través de una obra de ficción no es sencillo. El autor tiene la responsabilidad no solo del mensaje que muestra, sino de la forma que lo ha hecho.

Sin embargo, lo que no creo que es que el autor deba de tener la responsabilidad de ser un líder o alguien con iniciativa para crear cambio. Eso es algo personal, una opción,  y cada uno de nosotros somos responsables de las decisiones e interés que tenemos en nuestra forma de actuar en el día a día.
Un autor puede reflejar o hacerles reflexionar con su obra, pero hoy en día, en un mundo donde las comunicaciones están al alcance de todo el mundo, a un autor no se le debería pedir la responsabilidad de ser un adalid en defensa de algo específico o de que su obra nos instruya en algo, para que no sea ficción sin más.
Si la obra o juego incluye ese mensaje con un propósito estará bien hecho, y si el autor no ha dejado un mensaje a propósito, igualmente habrá reflejado de algún modo algo que pueda hacer recapacitar a los lectores, aunque no sea su intención.


En mi opinión, cada persona debería ser un luchador que abogue por un mundo mejor, no tan solo por ser autor. Ya que en realidad, las acciones del día a día, ya abogan por un cambio o no por si solas.

Entradas populares