Cortar el roleo de los personajes

Dar opiniones es algo con lo que hay que tener cuidado. La opinión es un arma de doble filo, pues aunque nuestra intención pueda ser buena el mensaje que intentamos ofrecer con toda nuestra buena intención puede ser erróneo o puede ser mal entendido a causa de una mala forma de expresarlo, la falta de comprensión del mensaje o si la opinión expresada se toma de forma literal.

Los medios para expresar nuestras opiniones van sustituyendo poco a poco la palabra escrita para dar paso a modelos que la sociedad usa de forma mas frecuente, como los Podcast o los videos de YouTube entre otros.  En estos modelos, al igual que en los medios escritos, hay que tener en cuenta la longitud del mensaje que damos.
Personalmente creo que en los medios audiovisuales los mensajes son más escuetos y breves que en los medios escritos, donde suelo observar más desarrollo que en los mensaje ofrecidos por medios audiovisuales. Como digo es una opinión personal, una sensación que tengo y que expreso, y en la cual puedo estar equivocado. Después hay excepciones y ejemplos de lo contrario que digo, pero no creo que esas excepciones sean la norma.

Una vez expresado lo anterior entro al tema que quiero tratar.
Estoy escuchando y leyendo de boca y mano de diferentes jugadores que no se debe interrumpir el roleo que los jugadores improvisan y realizan durante las sesiones de juego (concretamente este artículo está desarrollado a partir de un comentario de Sirio Sesenra en este podcast donde colabora). Si bien estoy de acuerdo a rasgos generales en ello, esto creo que si no se explica o desarrolla se puede entender mal. Mejor dicho, creo que hay muchos matices a tener en cuenta en ese “consejo” u opinión.

Estoy de acuerdo en que, en rasgos generales y de forma ideal, no se debe interrumpir la interpretación de los jugadores, más si esta interpretación aporta algo a la partida sea información, trasfondo, diversión o desarrolla el avance de la trama. Pero esto no siempre sucede y creo que hay que tener en cuenta algunos factores a la hora de dejar o no dejar que siga la interpretación. También creo que no se puede cortar esas escenas llenas de inmersión de cualquier manera ya que podemos romper la magia de la partida incluso llegar a desencantar (incluso molestar) a los jugadores.

Imagen obtenida de pixabay
Algunos factores a tener en cuenta que para mí son determinantes a la hora de decidir si cortar o no una escena de interpretación son las siguientes:

·         El numero de jugadores que intervienen. Si en la escena juegan tan solo unos pocos jugadores y el roleo se extiende durante mucho tiempo, puede hacer que el resto de jugadores se aburran. El tiempo en el que los jugadores pueden llegar a aburrirse es algo personal y variable, y creo que hay que tener cuidado con ello. Es cierto que ver jugar al resto de tus compañeros de mesa puede ser divertido para algunas personas, pero no para todas. Esto creo necesario tenerlo en cuenta para que todos los jugadores tengan un tiempo equitativo de “protagonismo”1 durante la sesión jugada.
Si todos los jugadores participan de esa escena esta podría alargarse, pero deberíamos ser conscientes que todos los jugadores participan en la escena. Puede que todos los personajes estén presentes si, pero es posible que por circunstancias de la trama, porque el jugador tiene algún hándicap o alguna otra razón, no todos los jugadores estén participando. Esto sería como si sus personajes no estuvieran en escena por lo cual, no obtienen un “protagonismo” equitativo.
·         La duración de la escena. Si la escena es breve y los jugadores así la representan opino que no hay problema, pero si la escena se alarga durante media hora o más (el tiempo es variable según cada partida y jugadores), podría hacer que algunos jugadores llegaran a molestarse. Este punto está muy relacionado con el punto anterior y el reparto equitativo de “protagonismo”.
·         La frecuencia de ese tipo de escenas. Una escena de este tipo durante una sesión  puede mejorar la riqueza de la trama o trasfondo de los personajes, pero ¿y si la frecuencia de estas escenas es abundante? Si este tipo de escenas son tan abundantes que rompen el ritmo del juego, creo que es deber del DJ acelerarlas o bien cortarlas a favor de aquello que pida la aventura, escena, trama o la mesa de juego. Este punto es algo ambiguo ya que diferentes mesas y diferentes tipos de partida tienen necesidades diferentes y lo que para unos podría ser perjudicial a otros puede ser esa llama que da vida a la partida. Creo que es deber del DJ valorar eso para tomar una decisión.
·         La diversidad de jugadores que interpretan esas escenas. El tiempo no es al único factor a tener en cuenta, tambien la diversidad de jugadores que suelen jugar esas escenas. Si las escenas de roleo son jugadas de forma alternativa por unos y otros jugadores, de forma que el protagonismo vaya rotando de una forma fluida y más o menos equitativa, en mi opinión deberían seguir teniendo lugar, siempre teniendo en cuenta otros factores. Pero puede ocurrir que sean un número determinado de jugadores los que con frecuencia tomen el protagonismo de estas escenas, dejando al resto de jugadores sin posibilidad participar.
·         Lo que aporta a la trama o sesión. Si las escenas no aportan nada a la sesión de juego, al trasfondo de personajes, no aportan diversión a la mesa (solo a uno o dos jugadores), no sirve para avanzar la trama, etc. es más, si dificulta una o más cosas de lo anterior nombrado es posible que perjudique de algún modo a la sesión. Mira a tus jugadores a la cara y trata de averiguar si la mesa de juego está conforme con lo que sucede o si por el contrario, si no existiera esa escena mejoraría la sesión de juego.
·         Si se juega una campaña o partida de una sesión. Los tiempos, ritmos y recursos narrativos que se emplean y deben emplear en las sesiones de juego de una campaña en comparación con los tiempos empleados en aventuras de una sola sesión o de pocas sesiones son distintos. En una campaña la existencia de estas escenas no suele entorpecer. En las partidas de una sola sesión debemos tener cuidado de no alargar este tipo de escenas y tener en cuenta el punto anterior. El aporte de trasfondo de un personaje y otros factores cambian dependiendo del tiempo de juego que tenemos. Además, hay que estar siempre atento del tiempo que tenemos para finalizar la sesión de juego. Si no tenemos tiempo límite, esto podría no tener que tenerse en cuenta.
·         El tipo de trama o aventura. Hay aventuras en las que es imprescindible que las escenas de roleo sean frecuentes. Una partida de acción pedirá menos de este tipo de escenas, mientras que aventuras políticas o dramáticas requieren más escenas de este tipo.

Imagen obtenida de pixabay
Estos factores nombrados anteriormente pueden existir al mismo tiempo y debemos analizar de forma conjunta para tomar nuestra decisión. 
Es casi seguro que me he dejado factores a tener en cuenta, pero creo que el lector se puede hacer una idea de aquello que quiero decir y a partir de los ejemplos ofrecidos, observar y tener en cuenta otros factores.

Por último, me gustaría comentar acerca de cómo cortar este tipo de escenas. Hay gente que aboga por no interrumpir nunca estas escenas. Por el contrario yo no opino lo mismo. Los factores a tener en cuenta pueden ser diversos como en el apartado anterior pero no me extenderé hoy en este punto. Quizás para futuros artículos.
Creo que hay momentos en los que el director de juego debe interrumpir estas escenas o aportar algo a las mismas para darles credibilidad. Por ejemplo, si queremos marcar el paso del tiempo de alguna forma dentro de la ficción podríamos describir las campanadas de la iglesia, la sirena de la fabrica cercana, la intensidad del sol del mediodía. Si queremos hacer saber a los jugadores que la conversación de sus personajes no es tan placida como el interior del local de juego (donde se encuentran los jugadores y no los PJ) como en la intemperie con una gran ventisca en la montaña podríamos dar a conocer como el viento sopla (puede incluso que con una pista de audio) o mediante descripciones muy breves y rápidas de algo que sienten (entumecimiento, dolor en las mejillas, el cortante viento en la piel, etc.).  Puede que la escena de roleo mole, pero físicamente en la ficción no sería creíble (quizás) y es algo que el  Dj debe describir en la ficción.
Estos detalles pueden hacer que los jugadores sean conscientes del tiempo real de juego y el físico, de forma que exista oportunidad que otros jugadores jueguen y sean ellos quienes den paso al juego de otros jugadores.
Existen otro tipo de situaciones, muchas y de muchos tipos, como el roleo entre varios personajes en una casa encantada en la que tratamos de crear un ambiente de misterio, o una disputa en medio de una persecución, etc. donde una de las labores del DJ es crear ambiente y ese roleo lo rompe.

Si mediante estas sutiles mediaciones del DJ las escenas se alargan y el director de juego toma la decisión de cortar la escena, esta debe de hacerse de modo que la ficción no desaparezca. El roleo si (es nuestra intención), pero nunca la ficción. Un estruendo, alguien llamando a la puerta, un golpe que haga ponerse en alerta… de forma que la escena se enlace con otra escena, cambiando el ritmo, avanzando la trama o dando oportunidad de que otros personajes se incorporen a la escena.

Creo que habrá algunos jugadores que no estarán de acuerdo con el punto de vista que he desarrollado hoy. Os invito a debatirlo.


1 Con tiempo equitativo de protagonismo me refiero no a ser los héroes o protagonistas, sino a tener la atención del DJ durante tanto tiempo aproximado como otros jugadores.

Entradas populares