El uso de las manos a diestra y siniestra

Supongo que todos habremos leído o escuchado sobre ciertas costumbres o anécdotas de la edad media que presuponemos comunes, extendidas y dadas por veraces sin saber en realidad cuan hay cierto en ello, hasta tal punto que directamente las damos por hecho suponiendo, ignorando o creyendo leyendas urbanas sobre esas costumbres y anécdotas.

Como supongo que bien sabréis, en la edad media europea, donde la iglesia tenia tanto poder, los pelirrojos eran hijos del diablo al igual que los zurdos, y se les perseguía, se les creía seres malignos que atraían desgracias, frutos de aquelarres de brujas y otras cosas por el estilo ¿No es así?

En verano asistí al segundo encuentro medieval realizado en los parajes junto al fantástico castillo de Loarre organizado por antiguos camaradas de recreación medieval, aunque al contrario que hace años, disfrazado de siglo XXI y sintiéndome fuera de toda esa magia que rodea esta clase de eventos.

Los interiores del castillo se vistieron para mostrar a los visitantes como era la vida de la época, y fuera de las magnificas murallas hubo una batalla y se levantó un campamento militar con decenas de tiendas mostrando la vida de los caballeros y soldados de la época.

Foto cedida para el uso por la asociación CAMARA
A Loarre he ido en bastantes ocasiones, incluso como voluntario para rodar un cortometraje. Es un lugar que me encanta, del que tengo muchos recuerdos, donde se come bastante bien y barato tanto en el camping cercano como en el pueblo de abajo. La entrada no es excesivamente cara (4´5€ la ultima vez) y todo lo recaudado sirve para la manutención y reconstrucción del castillo, no para la iglesia ni el estado, cosa que me mola.

Los guías de estos lugares siempre van contando anécdotas de la época mientras cuentan la historia del castillo. Como entre visita y visita pasa algún tiempo las anécdotas bien son distintas o bien no las recuerdo, pero si además tienes a varios recreacionistas  “expertos” en detalles concretos de la materia, pues las anécdotas se multiplicas.

En la puerta del castillo (que no de la muralla), comentaron algo muy curioso de el por qué en la edad medía la gente era diestra si o si, y los zurdos eran despreciados o inexistentes. No se cuanta veracidad tiene lo que comentaré a continuación pero a pesar de poder no ser cierto, podría ser útil aplicado en algunas partidas de rol con cierta historicidad como en Aquelarre, Pendragón o Ars Magica.
En aquellos juegos cuyas ambientaciones sean más fantásticas, es posible que tuviera menos utilidad, pero aún así, podría servir igualmente si se establece como norma.

Solemos escuchar que los zurdos, al igual que los pelirrojos son hijos del diablo o algo así, pero puede que esta creencia no derive directamente de ningún sermón religioso sino a causa de las costumbres de la época y sus limitaciones.

Hablando del las formas de actuar diarias y las acciones y necesidades personales, la mano derecha era la que servía para comer, dar la mano, trabajar, coger cosas, empuñar la espada, etc., mientras que la siniestra se empleaba para cosas menos higiénicas como limpiarse  las nalgas tras las defecaciones diarias o rascarse la cabeza. De esta manera nadie comía o estrechaba con la mano izquierda por higiene y no por que nadie hubiera maldito a aquellos que lo hicieran de tal forma.

En lo que se refiere al combate, las armas se emplean con la mano derecha igualmente y el escudo se emplea con la mano izquierda. En un combate uno contra uno si estos objetos estuvieran cambiados de manos pondría en peligro a ambos contrincantes por igual, ya que los ataques irían destinado al lugar donde no cubre el escudo, pero esto es irrelevante en este caso, aunque en combate podría ser muy interesante.

Foto cedida para el uso de la asociación CAMARA
Si hablamos de asaltar un lugar como un castillo, nos contaron aquel día, que las fortalezas tienen la norma de tener las entradas al castillo y torres en alto y no a ras del suelo, desde donde su acceso sería mucho más fácil. Además, en las puertas de las murallas podrían construirse elementos defensivos en “L” para evitar la carga directa hacia la puerta, y la localización de las puertas siempre se encontrarían a la derecha. Este dato es esencial.
Toda esta información nos descubre que intentar usar un ariete para derribar una puerta se ve excesivamente complicado debido a qué no tenemos espacio suficiente para coger inercia y emplearlo con fuerza. Pero existen más cosas…

Si por fin abrimos la puerta de la muralla o el castillo, esa que he comentado que supuestamente siempre se encuentra a la derecha, nos encontramos con la dificultad de que al ser diestros nuestra espada se encuentra en el lado de la pared del edificio impidiendo atacar, mientras que aquellos que se encuentran en el interior, tienen su escudo en el lado de la pared y el arma en el lado exterior, permitiendo atacar al invasor…

Como he comentado, el dato de que las puertas siempre se encuentren a la derecha es muy interesante ya que en muchos tipos de edificios, sobre todo fortalezas, con pocos defensores se podría hacer frente o aguantar a muchos invasores. Que además, por lo que nos contaron, no eran muchos. Ya suponía que no habría muchos soldados como guarnición en un castillo, pero me sorprendió que dijeran que en Loarre suponen que habría una guarnición de unos 30 soldados como mucho, más un caballero como castellano.

Aplicar esto en juego es muy fácil: ventaja o desventaja en D&D, modificadores en juegos tipo BPR, aumento o descenso de la dificultad en EAU, etc., pero para algunos quizás sea extremadamente realista.


Sin pretender que la gente use este dato en juego, si que he querido divulgarlo por que me ha llamado la atención y me ha parecido interesante para aplicarlo en juego. Es algo que es fácil de aplicar sin tener que inventar ninguna regla, solo la lógica, pero que aporta un detalle y color muy interesante a la escena de asalto a un lugar fortificado.

Entradas populares