Los roles de los personajes

Jugar a rol es un acto lúdico en el que grupos de personas nos divertimos interpretando personajes dentro de la ficción de una narración. Más o menos.  Puede haber matices o diferentes opiniones de la “definición”, pero en lo que supongo que todos estaremos de acuerdo es en que consiste en interpretar personajes en una ficción narrada.

Cuando interpretamos a un personaje solemos ceñirnos a unas guías de interpretación establecida por el sistema de creación de personaje o bien añadida por nuestra cuenta en la ficha. Estas guías ofrecen una visión abstracta de cómo podemos interpretar nuestros personajes.
Algunos sistemas de juego detallan de manera bastante abstracta esa personalidad (Naturaleza, alineamiento), mientras que otros sistemas ofrecen un mayor detalle (Rasgos y pasiones), pero normalmente la visión de la personalidad que nos ofrecen o queremos interpretar de esas guías es algo más o menos único. Una única forma la cual debería ser la que deberíamos seguir para interpretar correctamente nuestros personajes.
Incluso aquellas guías que ofrecen una dualidad en la personalidad (Legal Bueno, Astuto pacifista) no hacen más que indicarnos una especie de “eres así, pero te muestras así” o  donde ambas descripciones forman una tercera posibilidad que sustituye los dos rasgos mostrados “haces el bien pero sin saltarte las leyes para hacerlo”. Como algo abstracto que nos muestre una guía que tomar como referencia es valido, pero cuando los personajes se desarrollan durante sesiones y sesiones ganando trasfondo la interpretación se vuelve más compleja debido a las excepciones y momentos excepcionales. Como en la vida real.

Imagen obtenida de pixabay
¿Cómo os describiríais? ¿Seríais capaces de describir vuestra personalidad con tan solo dos conceptos? ¿Quizás con una lista de rasgos y pasiones inamovibles? ¿Cuántas excepciones al cabo del día, mes o año habría en tal y como os habéis definido?

Las personas somos entes complejos. Nuestra personalidad es voluble y cambiante según las situaciones y el entorno en el que nos encontramos. Aunque mantengamos algunos rasgos de personalidad propios de manera más o menos constante en la mayoría de situaciones actuamos según los roles que adoptamos según el entorno o situación concreta donde nos encontremos. No actuamos de la misma forma en nuestro rol como operario de una fabrica de montaje de coches o policía o informático que en el rol de marido, que es diferente a nuestro rol de padre a pesar de estar en el mismo sitio y diferirá de nuestro rol de hijo, como tambien diferirá en nuestro rol de amigo/ colega con nuestro amigos o grupos de juego.

Nos adaptamos a las situaciones. No nos vale eso de “es valiente”, con eso no vamos como con un letrero señalando ese rasgo a todas las partes, porque en una situación en la que seriamos capaces de actuar de forma decidida por estar solos es posible que si nuestra familia estuviera delante no sabríamos que hacer o lo contrario, ser más o menos cobardes pero convertirnos en una leona al ver peligrar a nuestra familia. Es posible que en casa pintemos menos que un cero a la izquierda pero en el trabajo seamos autoritarios.  Quizás  con nuestros amigos seamos impulsivos y poco pacientes, pero con nuestros hijos mantengamos la calma. Supongo que habréis observado esas distintas formas de actuar.

Si sabemos esto ¿Por qué cuando encontramos en la ficha un rasgo de personalidad que actúa como guía nos empeñamos en que se debe de seguir al pie de la letra en cualquier situación?
Los personajes tambien tienen sus roles dependiendo de la escena y situación en la que se encuentren. Un personaje Legal Bueno podría ser un afable ciudadano pero convertirse en una bestia cruel si se enfrenta a criaturas que atacan lo que él ama y un personaje Caótico Malvado podría planear los crímenes más abominables, pero con su pequeño hijo tratarlo de la manera más dulce y cariñosa, enseñándole eso si, a como aprovecharse del resto del mundo para subyugarlo a sus pies. Esta última imagen me recuerda a los mandos de los campos de concentración, recordados como crueles asesinos y autoritarios, mientras que en los relatos de sus hijos (en viviendas al lado de los campos de concentración) los describían como poco más que padrazos y amorosos.

Los juegos de rol están llenos de interpretaciones ambiguas tanto en sus reglas como en sus conceptos. Es normal que existan situaciones en las que debamos improvisar y alterar las reglas para adaptar las reglas a la situación que es imposible que abarque todas las posibilidades existentes y por imaginar en el interior de sus páginas.
Si como directores de juego entendemos esa necesidad y posibilidad de alterar las reglas descritas ¿por qué debería ser distinto a la hora de entender un concepto que afecta de forma individual a todos los personajes con los que jugamos?

En mi opinión, un personaje creíble es aquel que a pesar de mantener rasgos reconocibles a la hora de interpretarlo cambia de actitud y forma de ser dependiendo de las circunstancias. Recordad que hasta Eddark Stark mintió por al menos un motivo, durante muchos, muchos años.

Entradas populares