Sexo y drogas en el salvaje oeste

Tras leerme el manual de juego de Far West la Leyenda, comencé a documentarme un poco sobre aquellos lares y aquella época de todos reconocida por los western.
He visto que en la comunidad que se ha creado en Google+ se ha compartido diversa información como mapas de la época, el recorrido de las vías del ferrocarril, información sobre armas, sugerencias de películas y algunos aportes oficiales de la editorial que publica el juego, todo ello viene genial para implantarlo en partida, pero en ciertos aspecto a mi me gusta ir un poco más “allá”.

Cuando estaba leyendo el manual me dio la sensación que las partidas de este juego se podían dirigir a un estilo más peliculero o tomárselo de forma más histórica. No me refiero ha hacer uso del juego como método de recreación, pero si con un tono menos, digamos, pulp, y más “realista”.
Aficionado a la historia como soy, en lugar de empaparme de películas, comencé a ver documentales para contrastar la información “histórica” ofrecida en el manual de juego, que es mucha. De esta forma me vi varios documentales donde se trataba el asunto de Little Big Horn, donde murió cierto famoso coronel del séptimo de caballería (George Armstrong Custer), otros donde relataban diferentes versiones de las guerras indias, otros trataban sobre las “guerras” entre ganaderos contra rancheros y agricultores, otros sobre la presencia de vaqueros mexicanos y negros, etc. pero puede que uno de los documentales que más me llamara la atención fuera uno presentado por el fallecido David Carradine que trataba sobre el sexo y las drogas consumidas en esta época en la Frontera.

El manual de juego ya contiene mucha de esta información, pero a mi me gusta considerar nuevos puntos de vista, forma de relatar una misma versión, tratando de encontrar detalles y anécdotas que incorporar al juego. Soy de la opinión que las anécdotas y detalles son los que ayudan a conseguir cierta sensación de verosimilitud a un relato, como cuando cuentas una leyenda nombrando lugares y gentes que existieron, de forma que parece menos leyenda y más realidad.

Con el tiempo me gustaría escribir un texto basado en ese documental, uno texto más serio que este que podéis leer hoy, donde poder describir, dar detalles y fechas exactas de cuando comenzó a usarse ciertas sustancias, comenzó tal moda o cuando alguien descubrió que aquello no era tan bueno como creían y es que, la mentalidad y conocimientos de la época respecto al consumo de drogas, alcohol y a acompañarse de mujeres se veía con ojos muy distintos a los actuales en nuestra forma de vida.

En el manual podemos encontrar datos sobre el uso de diferentes drogas para uso medicinal como la heroína o el opio, pero en el documental que pude ver ofrecían datos de otras formas de consumo más habituales y, digamos, inocentes. Este fue el caso, por ejemplo, de cierta moda que duró varias décadas de tomar caramelos de opio recubiertos con caramelo de arce. Al parecer el consumo de estos caramelos era de forma habitual y familiar, ofreciéndoselo incluso a niños ya que no creían que tuviera consecuencia alguna.

Uno de los inventos de la época que nombran, son unas gafas similares a esas que venden en los puestos para turistas, en los que vas pasando imágenes de la ciudad visitada. El concepto es similar, solo que en la versión que cuentan las fotografías eran de mujeres desnudas y estaba diseñado para ser usado con una mano, la izquierda mas exactamente, dejando la mano derecha para…

Tambien me sorprendió el concepto de burdeles itinerantes. Aunque estos negocios no estaban establecidos como tal oficialmente, sino que lo que se supone que ofrecían eran espectáculos “picantes” donde asistían hasta mujeres de buena condición, en realidad, a escondidas, podían ofrecer otro tipo de servicios a ciertos clientes.
Este concepto de negocio me asombró. Sabia de los típicos negocios donde las chicas viajaban en caravanas, hasta establecerse en las recién creadas ciudades surgidas de la fiebre del oro o el crecimiento de urbes a causa del paso del ganado, pero no de negocios itinerantes propiamente dicho. Cosa que en realidad nada debería sorprender, ya que al igual que un mercader viajaba con sus productos de un pueblo a otro, estos negocios transportarían otros tipos de “producto”. Mas delicado, por supuesto y con mucha menos moralidad a nuestros ojos de ciudadanos del siglo XXI, pero que en aquella época, aunque rechazados por los ciudadanos de buena condición, era solicitado por muchísima gente.

Otro tema muy interesante tratado en el documental fue la trata de blancas en el norte de la costa oeste, sobre todo en Oregón, donde las triadas chinas se aprovecharon de los miles de inmigrantes asiáticos para prostituir a las mujeres. Esto al final fue denunciado y perseguido por una mujer que trataba de ayudar a las pobres muchachas y que al final, ya en el siglo XX (creo), consiguió detener gran parte del trafico sexual procedente de Asia.
La red de trata de blancas que diseñaron distribuyó mujeres por toda la costa y hacia el interior de lugares como Montana o Idaho. Algo alucinante y que solo pudieron hacerlo por la precariedad de las leyes y control gubernamental de una nación que se estaba creando en esos momentos.


Hoy me despido con estos pocos apuntes que espero que puedan serviros para implementarlos en partida y con la promesa de un texto más elaborado donde pueda ofreceros información más precisa y más detalles para juego.

Entradas populares