Son los juegos de rol un tipo de juego de mesa?

A día de hoy los estilos de juego que podemos emplear en una partida de rol son muy variados y diferentes. Hay juegos con un estilo de dirección clásico, los hay con narración compartida, sin director de juego, los que emplear control de recursos, aquellos que se centran en el combate táctico, los narrativos, etc.,  y aunque todos estos estilos tienen en común que la práctica una misma clase de aficionados, los jugadores de rol, es posible que en ocasiones nos sea difícil identificar similitudes pues tan rol es jugar a Eirendor como jugar a vampiro, pero algunos seguirán diciendo que D&D no es rol.

Esto se complica cuando algunos juegos de rol y sus estilos de juego parecen tener más similitudes con juegos de mesa que entre otros juegos de su mismo “tipo”. Hay grupos de juego que su estilo de juego se basa en meter a los personajes en un Dungeon y explorar mazmorras como si fuera un Descent (que no digo que sea lo mismo, eso ya lo juzguen ustedes), hay juegos de mesa que sus mecánicas se basan en la narración de historias con elementos colaborativos, existen juegos de mesa conocidos por todos donde tomamos el rol de un personajes y debemos investigar un asesinato… ¿Dónde se encuentra la diferencia entre un tipo de juego y otro? ¿Es posible que no exista esa diferencia? ¿O la diferencia se encuentra en el formato (caja) y la denominación empleada?

Desde hace ya bastante tiempo, a los juegos de rol que se practican de forma clásica entorno a una mesa con sus dados, fichas de papel, etc., se les suele denominar juegos de rol de mesa, acercando su denominación a los juegos de mesa que consideramos un tipo de juego y afición diferente, pero ¿Y si no fueran juegos tan diferentes? ¿Y si los juegos de rol de mesa fueran simplemente un tipo de juego de mesa más? De hecho, en Kickstarter o ebay se les engloba como artículos de la categoría Juegos de mesa.
Es verdad que existe un denominador en común con otros tipos de práctica de juegos de rol, como los roles en vivo o los videojuegos, pero encontrar similitudes entre los otros tipos de juego es más difícil todavía que encontrar denominadores comunes entre los estilos de juego de los juegos de rol de mesa.

Donde el supuesto denominador en común debería ser el “rol” que un jugador toma, encontramos que nada tiene que ver aquel que se usa en los juegos de rol en vivo y los videojuegos o algunos estilos de rol en mesa.

Esta dificultad para encontrar similitudes (que las hay y no lo niego, solo digo que existe cierta dificultad), me hace preguntarme si tratamos de identificarnos de forma independiente de los juegos de mesa cuando en realidad el rol es simplemente uno más de ellos, como si prefiriéramos ser cabeza de ratón en lugar de cola de león.

Este asunto me recuerda un poco a cuando un “gamer” de esos que meten horas como si no hubiera mañana jugando a Call of Duty dice que aquellos que juegan a Jewell quests no son gamers, a pesar de que es posible que jueguen tantas horas como ellos pero de forma menos continua. Muchos jugadores de juegos considerados casuales tampoco se consideran gamers, sin embargo, meten una cantidad de horas increíbles para alcanzar ciertos logros.
A pesar de sus diferencias, nadie pondrá en duda que ambos juegos son videojuegos pero de diferentes estilos y formas de juego.

Miramos con envidia las ventas, cuantía de aficionados y cantidad de títulos que existen hoy en día cuando en muchas ocasiones hay puntos en común que nos unen más que separan como las temáticas de juego (Canción de hielo y fuego, Battlestar galáctica, Tierra Media…) de las que hay tanto juego de mesa como juego de rol, de hecho en muchas ocasiones hay diferentes títulos de juego de mesa y diferentes títulos de juegos de rol de la misma temática que proponen una experiencia de juego diferente pero siguen teniendo en común su trasfondo.

Así pues, dentro de los juegos de mesa existen un montón de categorías y clasificaciones: estrategia, lógica, colaborativos, americatrash, eurogames, gestión de recursos, construcción de mazo, fillers, narrativos, party games… y podría estar el rol, dejando de lado esa especie de “enfrentamiento” o atrincheramiento que parece existir entre juegos de mesa Vs juegos de rol.


Esto no es más que una reflexión así a lo loco provocada por a saber que. Quizás por esas tablas de ventas en las que se compara el minúsculo mercado de los juegos de rol y el de los juegos de mesa y que a mi personalmente me parece tan similar, que hasta las empresas que venden, desarrollan y producen ese tipo de juegos son mayormente las mismas…

Entradas populares