El tono adecuado para jugar en la Tierra Media

¿Qué tono es adecuado para las aventuras en la Tierra Media? Esta pregunta es algo que me he hecho en muchas ocasiones y aunque no la hayan hecho directamente, la he visto reflejada muchas veces en respuestas por las redes sociales, blogs y foros.

Parece ser que sólo hubiera un tono adecuado para jugar en este escenario de campaña, en este universo o ambientación. Una vez más, parece que el canon nos impone a directores de juego y jugadores una única forma de hacer las cosas y no han sido pocas las veces que me han comentado de palabra o por escrito que este motivo es el que los hace alejarse de jugar en el mundo creado por el profesor Tolkien. Yo creo que es una pena.

Tambien llevo leyendo desde hace mucho tiempo que cada juego tiene su tono y que si quieres recibir la experiencia de otro tono durante las partidas se debe jugar a otros juegos. Yo no estoy de acuerdo en ese planteamiento. Creo entender a que se refieren y aún haciendo ese esfuerzo no logro encontrar un motivo para alejarme de una ambientación o reglas si me dan lo que necesito para crear el tono y tipo de aventuras que quiero experimentar o hacer que mis jugadores experimenten.

La Tierra Media es un universo rico con abundante información e incluso el propio autor en sus libros, plasma diferentes experiencias que el lector puede disfrutar y disfrutar durante sus lecturas.
No soy ningún experto en la materia (ni en ninguna dicho sea de paso), pero a mi no me aporta la misma experiencia El Hobbit, que El señor de los anillos, ni en las diferentes historias contadas en el Silmarillion que están siendo ampliadas en novelas individuales como Los hijos de Hurín y tampoco parecía tener el mismo tono de historia ese comienzo de novela que J.R.R. Tolkien parece que comenzó a escribir como continuación de su obra más conocida, El señor de los anillos.

Es cierto que en muchas de sus historias quedan reflejadas ciertas cosas o mensajes como la esperanza, la lucha del bien contra el mal, etc. pero no en todas ni de la misma forma. Y es que al igual que se puede usar diferente lenguaje para contar una misma historia, como es en el caso de las novelas, series, películas y teatro, en un mismo universo podemos encontrar muchos tipos de historias que nos harán disfrutar de diferentes tonos de aventura.
Por ejemplo, en mi opinión, El hobbit tiene una lectura menos densa con situaciones graciosas y escenas donde se puede captar fácilmente la atención de los niños. El Señor de los anillos aunque es una aventura similar que la anterior historia, es más seria, con situaciones solemnes y heroicas. La balada de Beren y Luthien es una historia de amor y rebeldía, con grandes desafíos y oscuridad. En los hijos de Hurín nos vemos rodeados de la desesperación de sus protagonistas y acaba en un fatal desenlace (que a mí me encanta). Es decir, la experiencia de estas lecturas no es la misma a pesar de encontrarse en el mismo universo y aunque algunas de esas historias no se encuentren en la misma edad del universo, no indica que solo puedan experimentarse en esas épocas.

Pero lo que nos encontramos cuando se nos plantea una aventura o campaña de El Anillo Único o cualquiera de los anteriores juegos publicados que han basado su entorno de campaña en la Tierra media, son praderas, bosques, orcos, elfos, música de fondo de Enya como si no existiera nada más. Como si no existieran grandes ciudades como Dol Amroth o Minas Tirith, como si no existieran Dungeons como Moria y las minas de los enanos en las Montañas grises que poder recorrer, como si no existieran ruinas que explorar como Tarbad o las ciudades abandonadas en el norte por los Dunedain, como si no existieran nobles que hacen la de la intriga su mejor arma como Lengua de serpiente o el mismísimo senescal de Gondor en su locura, como si solo por pertenecer a una de las culturas libres la gente fuera Legal Buena y todos se portaran perfectamente con corrección, sin envidias, egoísmo, orgullo, venganza…

Y tras la anterior exposición es cuando digo… si jugáis en la Tierra media, jugad las aventuras que queráis reflejando el tono de partida que queráis experimentar, da igual si es terror, suspense, investigación, aventura, exploración o historias épicas, pues las ambientaciones, los sistemas y juegos tienen más de una posibilidad. Exprimir estas posibilidades no está peleado con respetar o no el canon.

Otra cosa es que vayáis a hacer algún tipo de demostración o juguéis con jugadores novatos o que quieran experimentar un tono tópico de la Tierra media y que mucha gente reconoce en la obra y películas de El señor de los anillos. Un enemigo poderoso que derrotar, un destino que cumplir, elfos, enanos, orcos, bosques, praderas y un final épico. Si alguien espera encontrarse con eso por alguna razón, dádselo. Pero fuera de esas situaciones, con vuestro grupo de juego o simplemente porque os apetece explorar otras posibilidades, recordad, Frodo y Sam no vivieron la misma aventura que Aragorn, Legolas y Gimli. Su historia está llena de oscuridad, desesperación, intriga, terror a la par que aventura. No vieron verdes praderas ni frondosos bosque al abandonar Lorien, no lucharon contra huestes de enemigos ni tuvieron constantes batallas donde mostrar su valor. Se escondieron, lloraron, huyeron y lidiaron con las mentiras de Gollum. Esta lectura final no recuerda a lo que se nos suelen plantear en las aventuras de El Anillo Único, pero están ahí.


No tengáis miedo por usar tonos de aventura alternativos a lo tópico, seguramente serán tan validos como cualquiera otros. Quizás más.

Entradas populares