Niños de verano

Dulce niño de verano. George R.R. Martín describe con este adjetivo a Brandon Stark, el  pequeño de la casa Stark después de su hermano Rickon, en la novela Canción de hielo y fuego, como referencia a que a causa de su juventud (la del personaje) no ha conocido los rigores del invierno. ¿Pero, esta frase hace referencia únicamente a eso o es una metáfora?

A menudo los escritores usan sus textos para mostrarnos mensajes. Estos mensajes no tienen por qué ser claros, visibles y directos, pero están ahí. O pueden estarlo, mejor dicho.
La obra de Martín, al igual que muchas otras, ha sido revisada por expertos, lingüistas, filósofos y por supuesto fans. Es tenida por una obra que muestra claramente mensajes sobre política enmascaradas por la aventura y la fantasía. Pocos lo ponen en duda e incluso pintorescos personajes como Pablo Iglesias, lo tienen como referencia, hasta el punto de usar el primero de los tomos como regalo en forma de mensaje político al rey Felipe VI de España.

Pero un libro puede tener más de un mensaje. Un libro, de hecho, tiene más de un mensaje o el libro sería muy plano. Un libro no solo habla de una cosa y menos si viene de la mano de un autor veterano como Martín.

La referencia a “niños de verano” se extiende a muchos de los personajes de la novela. A pesar de tener más edad que Brandon, muchos de los principales personajes protagonistas de la novela son jóvenes que, aunque hayan conocido el invierno no han vivido o no recuerdan su rigor, debido a que esos inviernos han sido cortos o suaves. Jon, Arya, Danierys, Rob, Sansa, Theon, Samwell… se podrían incluir en esta lista a personajes no tan jóvenes como Tyrion o Brienne aunque evidentemente conocen que es el invierno. Pero ¿y si el invierno no fuera una estación como la primavera o el verano?

Lo siguiente es una reflexión mía. Reflexión que puede ser cierta o no y que ha podido ser ya interpretada de este modo por otra gente, aunque en mi ignorancia lo desconozca.

Un niño de verano es un joven sin experiencia. Es alguien que no ha conocido las atrocidades de la vida, alguien inexperto y que ha tenido cierta facilidad en su vida.
Con facilidad no me refiero a que su familia sea acomodada o que haya disfrutado de privilegios especiales, sino a que ha disfrutado de privilegios que simplemente otros no tienen. Lejos, cerca, muchos, pocos, pero los niños de verano disfrutan del calor de esos privilegios. Un niño de verano no ha conocido el horror, no ha vivido la violencia diariamente en las calles, no ha conocido, en definitiva, la guerra… los protagonistas de Juego de tronos, muchos de ellos al menos, han vivido en una larga y duradera paz. No conocen las atrocidades de la guerra por no haber participado en ella ya que las últimas conocidas fueron la rebelión de los Greyjoy y la Rebelión de Robert Baratheon, ambas hace mucho tiempo ya. Y la rebelión de los Greyjoy, solo afecto a una parte del continente, una mínima parte y durante un breve periodo.

Los niños de verano no conocen que es el duro y frio invierno con la venida de los otros, no saben que es ver la muerte a su alrededor a causa de la guerra, no saben que es la traición del hermano, no saben que es ver a los hombres morir en masa, no saben lo que violen a las mujeres, no saben que es que los hijos no tengan para comer, hasta el punto de preferiría la muerte antes que vivir así. El niño de verano, a pesar de haber visto caer los copos de nieve, siguen siendo niños de verano hasta que un día todo estalla, todo se quiebra y de repente, el niño de verano deja de serlo, como Sansa, como Jon, como Arya, como Rob, como Theon, como Samwell y tambien por eso, como Tyrion y como Brienne. Todos ellos podrían ser niños de verano antes de la muerte de Ned Stark.

Lo que me pregunto ahora es ¿Qué nos está queriendo decir el autor? ¿Somos todos nosotros, desde hace dos generaciones (o más en algunos lugares del mundo), niños de verano?

Occidente vive en una paz relativa desde la segunda guerra mundial. Ha habido conflictos en lugares localizados como la antigua Yugoslavia, como en algunos países de América del sur pero no en la gran parte de Europa, en el resto de América, por supuesto no en Canadá y Estados Únicos donde vive el autor, y tampoco en gran parte de Asia… ¿somos niños de verano que creen que el invierno nunca llegará?. El invierno está en Siria, en algunos lugares de África, en Irak, en Somalia y en cuantos otros lugares más.

Oh, mi dulce niños de verano. ¿Qué puedes saber tú del miedo? El miedo es para el invierno, cuando cae la nieve y lo cubre todo. El miedo es para la larga noche en el que el sol se esconde durante años, y los niños nacen, viven y mueren en la oscuridad. Cuando los Caminantes Blancos atraviesan los bosques. Hace miles de años hubo una noche que duró una generación. Los reyes se congelaron y murieron en sus castillos, igual que los pastores en sus cabañas. Las mujeres asfixiaban a sus bebés antes de verlos morir de hambre…”
Vieja Tata, Juego de tronos, George R.R. Martin.

¿Y si la nieve no fuera nieve y fueran las bombas cayendo desde el cielo, cubriéndolo todo?
¿Y si el sol se esconde por que no podemos verlo debido al humo de las bombas y el fuego? Porque nos tenemos que esconder bajo tierra, porque arriba solo hay muerte.
¿Y si los caminantes somos nosotros, el hombre blanco?

Leo las palabras de la vieja Tata y veo Siria y veo Irak, veo Somalia y veo Angola, veo Yugoslavia y veo tantos otros lugares donde el horror permanece, donde los caminantes blancos portan fusiles de asalto y matan, donde los padres huyen con sus hijos y toman decisiones tan horribles como matarlos por no tener que darles de comer o mueren tratando de alcanzar una costa donde otros caminantes blancos podrían ayudarlos…

Hoy no traigo rol, aunque podría usarse para jugar a rol. Hoy traído una reflexión que podría ser cierta o no, espero que no. Por que si el invierno se acerca, si ESE invierno llega, no contaremos historias de horror, sino que protagonizaremos una de ellas.

Mientras tanto, vivid, sed felices y mejores personas. El mundo lo necesita.

Entradas populares