El fin de una era de juego

Esta entrada tiene spoiler sobre, Murder in Baldur´s Gate, Hoard of the dragon queen y Rise of Tiamat.

Hace algo más de tres años,  tras la disgregación del grupo anterior con el que jugaba, comencé a dirigir Murder in Baldur´s Gate con Daniel, uno de mis jugadores habituales y amigo, y Miguel, un chico nuevo que se acercó al club para conocernos y buscar grupo de juego. El resto de nuestros anterior grupo de juego se fue de golpe por circunstancias.

Recuerdo que en aquella época estaba un poco preocupado ya que 2 jugadores siempre me han parecido pocos para una partida de rol, pero nos pusimos manos a la obra y Sandor el rey del futuro y Gustag cobraron vida, enfrentándose y matando a Abdel Adrian en la primera sesión de juego, el último portado de la semilla de Bhaal en la ciudad de Puerta de Baldur.

Semanas más tarde se pudo en contacto con nosotros vía correo electrónico Sonia, que aunque Dungeon & Dragons no le seducía para jugar, le propusimos que probara y si no le gustaba que abandonara sin compromiso. Después de tres años más tarde ha seguido jugando con nosotros, supongo que algo haríamos bien. Recuerdo que cuando entró Sonia metí su personaje de un modo que ella como jugadora tenía que currárselo, ya que tenia que entrar a los jugadores anteriores casi como quien vende enciclopedias a “puerta fría” y además, teniendo que hacer el papel de infiltrada en el grupo obligada por la cofradía de ladrones de la ciudad. Desde el primer día demostró una alta calidad de juego que nos ha acompañado hasta el último día de campaña.

No se si fue a la semana siguiente o quizás un par Pedro J. Ramos hacia una petición por Google+ como que se iba a vivir a Zaragoza y necesitaba información sobre donde alojarse y donde jugar, de modo que me puse en contacto con él y tambien se unió a la partida con un enano clérigo cuyo nombre os sonará a algunos. Kresten.

Con estos fantásticos cuatro jugadores disfruté durante alrededor de 9 meses (en aquella época todavía jugábamos 2 sesiones al mes) de su forma de jugar y compañía, y terminamos Murder in Baldur´s Gate con gran satisfacción tras 16 sesiones de juego o puede que alguna más. Puede que la campaña que más me ha gustado no escrita por mí.

Tras terminar y con más miembros jugadores de rol en el club, inicié Hoard of the dragón queen, la primera campaña que daba el pistoletazo de salida la quinta edición de Dungeons & Dragons. Pedro se dio de baja por que no quería comprometerse a una campaña tan larga, pero se unieron Carlos y Miguel, jugadores veteranos de mi antiguo club (el que queda registrado en la dirección de este blog) a los que ya conocía.

Aunque más lineal que la anterior campaña, nos permitió jugar excelentes sesiones llenas de roleo e intriga. Los jugadores rompieron la linealidad del diseño de la aventura y es posible que fuera lo mejor que pasara. Creo que todos en el grupo aborrecemos  ese tipo de diseño y queda patente cuando las decisiones y opciones de los jugadores, rompen la barrea diseñada y el director de juego debe improvisar para seguir la aventura (si es que los jugadores quieren seguirla), pero del modo que han decidido las acciones de los jugadores en la ficción.
El final de esta primera parte de la campaña fue épico. Gigantes, portadores del purpura y un dragón al que dieron muerte. El primero de la campaña. Los jugadores estaban eufóricos.

Tras un par de meses de parón debido al nacimiento de mi hija pequeña proseguimos la segunda parte de la campaña llamada Rise of Tiamat. Carlos se dio de baja por motivos laborales y en su lugar se incorporaron 3 nuevos jugadores Alberto, David y Vanessa, para hacer un total de siete.
El planteamiento de subida de nivel mediante hitos propuesto en la aventura no me gusta nada, de modo que les pregunté a los jugadores como querían jugar la campaña.  Se podía jugar tal y como indica el suplemento de juego y simplemente jugar las escenas indicadas en él o jugar como habíamos jugado hasta ese momento, a nuestro ritmo, mediante subida de nivel por conseguir experiencia, que alargaría la campaña más tiempo de lo que supuestamente es. Decidieron lo segundo. Nos íbamos a hipotecar para jugar una gran campaña hecha a nuestro gusto, pero nos divertiríamos como nos gusta sin esa sensación de conseguir poder “como en un videojuego”, que es la sensación que me da la subida de nivel mediante hitos. ¡Ojo! No tengo nada en contra de qué alguien lo use. Se que tiene sus virtudes y un objetivo. Solo que nosotros preferimos otro tipo de subida de nivel.

Para que tengáis un ejemplo de “nuestro ritmo” de hacer las cosas, en la campaña, durante la primera sesión de juego, los personajes son teletransportados a Aguas profundas. Nosotros tardamos tres sesiones de juego en llegar a la ciudad de los esplendores.
Esta forma de juego me permitió meter PNJ adicionales, introducir a los personajes jugadores nuevos, adelantar escenas del modulo, y tratar de crear una atmosfera de tensión y guerra total contra el culto del dragón, que es lo que interpreto yo al leer la campaña.

Al final, la hipoteca no ha sido tan larga. Creo que tan solo han sido 6 sesiones de juego lo que ha durado el juego de esta segunda parte de la campaña. Tras conocer las intrigas políticas, demoniacas, de las facciones, etc. e ir a cumplir la primera de las misiones planteadas en el concilio de Aguas Profundas, el grupo entero murió en la guarida de un dragón blanco adulto, al que estuvieron a punto de hacer huir, pero una serie de decisiones, tiradas y el guerrero del grupo corriendo de un lado para otro debido al miedo causado por del dragón, hizo que la victoria no fuera posible y encontraran la muerte. Y eso que la exploración del dungeon la hicieron muy bien, llegando al dragón casi al 100% de potencia.
Se lo advertí antes de jugar la sesión. La partida de hoy va a ser dura, no os andéis con chiquitas. Pero al destino no se le puede esquivar.

Han sido más de tres años de juego y alrededor de 40 sesiones las que me han acompañado mes tras mes, y podría decirse que día tras día.
Mientras escribo estas palabras me siento huérfano, sin un objetivo claro, sabiendo que dentro de unas semanas tengo mi partida semanal, sabiendo que historia vamos a contar, aunque sin saber que sucederá en ella.

No hay mal que por bien no venga ya que ya estoy comenzando a escribir y plantear cosas para El resurgir del dragón. Nuevos personajes con algunos nuevos jugadores, supongo. Nueva trama, nuevo mundo, nuevas criaturas, nuevas tierras que explorar pero sin poder evitar mirar atrás, recordando el tiempo juntos, las risas, los cafés, la complicidad, los éxitos y fracasos y la amistad surgida en este tiempo.

Al final, el Final ha llegado. Más pronto de lo que queríamos. Gustag, Sandor, Freckles, Malcer y los otros serán llorados por Kresten, que se ha quedado con la parte de los negocios de sus viejos camaradas de aventuras.
Ahora solo queda trabajar para disfrutar de nuevos momentos, nuevas tramas, nuevos éxitos y nuevos héroes en un mundo nuevo. Ha llegado el tiempo de los héroes, ha llegado el tiempo de Voldor y la incertidumbre de saber que es lo que nos encontraremos en las nuevas aventuras.


Entradas populares