La novedad de hoy ya no es novedad


Vivimos en un mundo frenético don de la novedad es lo que impone el orden del día. El ayer ya no es la moda, puede que ni el presente, tan solo el futuro brilla con esa luz especial que nos hace sentir expectación por querer e ilusionarnos.

Queremos todo para ya y tras ser publicada una novedad, sin tiempo a disfrutarla ya estamos pendientes de la próxima novedad. Es casi enfermizo. O sin el casi…

Creo que, además, esto choca un poco con el concepto de realizar una actividad como el rol, que necesita un tiempo para poder disfrutar un producto determinado.
Los juegos de rol, como todos los jugadores de rol sabemos, tienen posibilidades infinitas y aunque sus mecánicas puedan quedar obsoletas o no ser tan atractivas con el tiempo, pueden ser usados durante años. Muchos años.

Esto es algo que perjudica a las editoriales. Los juegos de rol no pueden ser tan rentables como por ejemplo, los videojuegos, pues cuando a un videojuego le has metido 120 horas y te lo has pasado 2 veces en tres meses, un juego de rol puedes seguir disfrutándolo mucho tiempo más, pues son las historias que nos creamos nosotros mismos lo que hace que el juego funcione. Al inventarnos las historias nosotros mismos la editorial, después de vender el libro básico ya no gana dinero.

Para eso, las editoriales  venden suplementos, aventuras y campañas. Algunos pueden decir que si no, el juego muere con el tiempo. No entraré hoy en ese debate. La cuestión es que las editoriales siguen sacando material oficial de esos básicos dándonos a nosotros la oportunidad de adquirir más material y nosotros podemos comprarlo bien porque no tenemos tiempo de hacerlo nosotros mismos, bien porque no somos creativos o bien por otras razones.

Pero incluso esas campañas y suplementos necesitan un tiempo para ser disfrutadas. Normalmente un grupo de juego no se reúne todos los días, más bien todas las semanas o quizás una vez al mes. Esto hace que los suplementos y aventuras que la editorial nos ha vendido pueden ser utilizados durante meses para sacar rentabilidad. Por eso no entiendo algunas cosas…

EDGE Entertaiment acaba de publicar la trilogía básica de Dungeons & Dragons quinta edición, ha anunciado futuros suplementos, lo que me parece correcto, pero la gente ya está pidiendo más, como si en estos tres o cuatro meses desde su publicación ya hayan podido sacar rentabilidad a las posibilidades de juego de esos tres libros, como si no fuera suficiente con las clases de personaje, hechizos y razas de creación de personaje, ya se leen mensajes de gente pidiendo Xanathar u otros suplementos con más y más posibilidades de ampliación. Los que tenían el juego en ingles bien han podido disfrutar del juego en dos años y han podido adquirir tal suplemento de la misma forma y podría parecer coherente, pero aquí en España acaba de salir de juego y me parece una locura pedir más y más tan pronto. He nombrado Xanathar, pero podría haber nombrado otros suplementos, es solo un ejemplo.
En este juego especialmente me da un poco de pena porque entre sus básicos está una guía de creación de mundos genial que la gente seguramente tan solo usará para añadir algunas regla opcional y las listas de objetos mágicos, sin usar el verdadero potencial de ese manual. Crear las cosas por nosotros mismos.

EDGE no es el único ejemplo. En facebook y otras redes sociales se pueden leer mensajes constantes de peticiones a DEVIR sobre novedades y deseos para Pathfinder, incluso los jugadores de El Anillo Único que siempre andamos quejándonos de que la editorial nos trata muy mal el juego y siempre andamos mirando al cielo para que no nos cierren la línea, pecamos de pedir y exigir suplementos retrasados cuando apenas hemos comprado la novedad. Es verdad que un suplemento al año de este juego puede parecer poco, pero es que nada más salir la novedad ya estamos mirando la próxima, sin haber disfrutado lo que tenemos en las manos o en las estanterías.

Con Nosolorol pasa bastante más, creo, al tener más líneas abiertas y sacar más productos, las peticiones de suplementos son abundantes. Nada más salir El Retorno del dragón los aficionados ya están pidiendo material, sin dar casi oportunidad a emplear a fondo el manual. Tras la publicación de Mago ya estaban puestas las miradas en Changeling, Wright o a saber que suplemento…

Todo esto además, se suma sabiendo que la mayoría no solo compramos una línea de juego.

Es una locura ¿o no?

Es posible que como en las redes sociales todo es tan rápido, como somos tantos aficionados en las redes sociales sin parar de mandar mensajes, como todo tienen que entrar por los ojos, como son tantas líneas de juego de diferentes editoriales y como las editoriales lo saben y se aprovechan de ello, me parezca más de lo que es en realidad.

Quizás solo es una sensación personal, quizás este equivocado, pero puede que los jugadores seamos un poco culpables de toda la vorágine de novedades constantes de ciertos juegos en cierto modo…

Entradas populares