La Alta magia no es magia común

Muchos juegos de rol usan la magia o la fantasía en sus ambientaciones o escenarios de campaña.
El uso de la magia puede hacer presencia de múltiples y diferentes formas. Además la frecuencia e intensidad de la magia tambien puede encontrarse en distintas magnitudes.

Cuando leo comentarios en las redes sociales sobre la magia en los juegos de rol, hay numerosas menciones a la Alta magia, Alta fantasía cuando en los entornos de campaña la magia es muy frecuente en oposición a los mundos de juego donde la magia o fantasía es menos frecuente, la Baja fantasía. Ejemplos claros de Alta magia podría ser Dungeons & Dragons donde la magia es frecuente y poderosa y entornos de juego con poca cantidad de magia podría ser Pendragón, donde los personajes, aunque se encuentran envueltos en los místicos velos de la magia, no la manejan ni comprenden.


Sin embargo, a mi modo de entender, en ocasiones no encuentro relación con lo que la gente denomina Alta magia. Parece, en ocasiones, que el único requisito para que se considere Alta magia es que sea frecuente, cuando uno de los requisitos que debiera tener la alta magia es que se consigan grandes hechos con ella. Que sea magia poderosa.
Que sea capaz de alzar ciudades enteras y hacerlas volar, capaz de mantener escudos de energía durante cientos de años, de esconder un reino entero a los ojos de sus enemigos o destruir ejércitos enteros. Una magia que de la sensación de no tener límite.
No tiene porque estar al alcance de los personajes, pero tiene que poder hacer eso.

Si reducimos el concepto de Alta magia a ser frecuente en la sociedad, podríamos incluir de alguna forma nuestro mundo como un mundo de Alta magia (ahora es cuando pensáis que se me ha ido la pinza). No, no creo en la magia, pero hay quien si cree en ella y estamos rodeados de pequeños rituales, manifestaciones, hechizos, mantras, etc. que en realidad en los juegos de rol funcionarían como magia.
Mirad a vuestro alrededor. Observad lo que hacen vuestros vecinos, abuelos, madres, amigos… sobre todo aquellos que vivís o conocéis entornos rurales. Espantabrujas para ahuyentar a los malos espíritus, chimeneras construidas de cierta forma para que no entren los duendes, salir a la calle y persignarse (y después rezar la oración de turno para que el santo designado proteja a la persona), poner velas a la virgen para realizar peticiones o poner velas negras alguien para que tenga mala suerte, los ramilletes de tomillo o males de ojo de las gitanas, ¿habéis escuchado alguna vez lo de atarle los huevos al diablo?  Se usa para encontrar objetos perdidos y es un pequeño ritual que se hace anudando un trapo y recitando un mantra (se supone que el diablo lo ha escondido y cuando le pretas los huevos lo devuelve), cerrar siempre las tijeras porque sino corta los hilos del alma, congelar limones para lanzar maldiciones, no poner nombre de bebe de un muerto reciente porque el alma del difunto toma dominio del cuerpo, sacar en procesión al santo de turno para que llueva (o no descargue piedra)… estas son unas pocas de las que veo o conozco de mi alrededor, pero hay más, muchas más.
En algunos lugares son más habituales que en otros. Galicia, Asturias, el Pirineo, Murcia… sobre todo en la zonas rurales, donde la tradición milenaria se mantiene en forma de rituales cristianos.


¿Os imagináis eso llevado a los juegos de rol? Con cada personaje ¡cualquier personaje! ¡incluso los no jugadores! Usando diariamente sus puntos de magia disponibles en los rituales cotidianos.
Imaginad al PNJ campesino de turno. Se levanta y tras desayunar ora a la deidad de las cosechas para que el grano crezca fuerte y al dios delas tormentas para apaciguar su ira, que llueva pero no caiga piedra (1 PM por cada oración).
Su mujer ordeñará las vacas o cabras y si la leche agria dirá que han echado mal de ojo a la casa y comenzará a purificarla para quitar la maldición (3 PM por el quitar maldición).
Cuando despiertan los hijos los padres les colocan un colgante fabricado con paja y hierbas que los dioses han bendecido (10 PM por la fabricación de un amuleto) y este protegerá al niños de diferentes formas un +1 en orientación, o quizás contra enfermedades o incluso 1 pto de armadura.
Por la noche, cuando la pareja se acuesta, ambos rezan a Epona para que sus cuerpos jóvenes sean capaces de fecundar otro hijo y a la mañana siguiente hayan repuesto las fuerzas del agotador día (1 PM cada uno).
En los días festivos, la comunidad rural se reúne para honrar al dios de las cosechas y un sacerdote canaliza  los PM donados por todos los campesino reunidos para que la región sea fértil y llueva…

Evidentemente los PJ tambien tendrán su razón de puntos de magia y sus rituales y conjuros, adaptados a su oficio, pero la idea está ahí. Que sea común, nada raro y en cambio ¿Dónde está la Alta magia, incluso cuando el más triste campesino conoce varios rituales y conjuros?

Es posible incluso, que el uso de la magia sea tan natural que no la consideren magia, ya que la magia siempre tiene ese punto de desconocido que en este caso, al ser tan común entre la población, no tendría.

Un entorno así, podría ser tambien de Alta magia si parte de la población fuera capaz de realizar conjuros de gran poder, realizar gestas increíbles, construir edificios al instante solo con chascar los dedos, hacer volar castillos, etc.

Es decir, la magia frecuente puede existir en un entorno con Alta magia, pero no todos los entornos de juego donde la magia sea de uso común entre la población tienen que ser de Alta magia.

Entradas populares